4 Condiciones para el aprendizaje eficaz de un adulto

aprendizaje eficaz

La pandemia nos ha llevado a tener que estudiar a distancia, pero el aprendizaje eficaz requiere de habilidades no tan obvias para muchos.

Estudiar a distancia tiene indudables ventajas. Pero para aprender de verdad hace falta mucha más organización y disciplina por parte del adulto.

Si no tiene sólidos hábitos de trabajo y estudio, al adulto le resulta más difícil establecer las prioridades que lo lleven a aprender con eficacia.

1) Es indispensable diferenciar estudiar de aprender

Estudiar no garantiza el aprendizaje, pero es indispensable para aprender. Si no estudias con orden y disciplina te será más difícil adquirir conocimientos y practicarlos.

Existe la idea de que asistir a clases y escuchar al profesor es aprender. Pero esas son solo partes del proceso de estudio.

El aprendizaje depende de lo que haces tú con la información que obtienes en clase y con otros recursos necesarios para generar conocimientos y ponerlos en práctica.

Por ejemplo, los estudiantes que más aprenden son los que validan con preguntas lo que están interpretando de las ideas expuestas por el profesor y los que consultan otras fuentes de información para profundizar los conocimientos de la clase.

2) Si no tienes interés y/o necesidad, no aprenderás

Estudiar sin convicción es una pérdida de tiempo.

Si puedes estudiar algo que te guste, sin dudas es una excelente ventaja. Pero sin una gran necesidad de aprenderlo, el interés no es suficiente para mantener la constancia del estudio.

Es importante tener claridad sobre la necesidad del aprendizaje. Por ejemplo, si quieres ser un emprendedor exitoso, es indispensable aprender de organización del trabajo, de comunicación gerencial, de liderazgo, de mercadeo y ventas, etc.

Ahora bien, si solo quieres probar tu suerte como emprendedor, sin mucho riesgo, a lo mejor no necesitas aprender todo eso.

Por otro lado, hay que recordar que también necesitamos aprender cosas que no nos gustan, pero las necesitamos tanto que se justifica el esfuerzo que requieren.

Por ejemplo, aprender a repasar, tomar apuntes, investigar y hacer síntesis escritas puede parecer fastidioso para un adulto que no lo sabe. Pero son habilidades indispensables para el aprendizaje eficaz.

3) Es necesario tener objetivos específicos de aprendizaje

Un vendedor con la meta de aumentar tus ventas, podría plantearse objetivos específicos como “mejorar la comunicación escrita con los clientes”, o “mejorar la manera de entrevistar a los clientes para comprender mejor lo que buscan”.

Sin objetivos específicos te resultará más difícil enfocarte en el estudio y aprovechar de inmediato los conocimientos que estás adquiriendo.

Si estás estudiando repostería, un objetivo específico no es “que me queden bien las tortas”. Eso sería una meta. Para llegar a ella, un objetivo podría ser “aprender una nueva técnica para hacer la mezcla” o “aprender más sobre opciones de harinas y levaduras”.

Lo veo claramente desde hace muchos años con mis estudiantes: los que tienen objetivos específicos aprenden más y más rápido que los que tienen ideas generales y vagas.

Los objetivos específicos en el aprendizaje son importantes también porque nos permiten medir el avance en el dominio del conocimiento y sus resultados prácticos.

4) Es indispensable contar con un cronograma de trabajo

Necesitas fijar fechas y horas específicas de estudio, de repaso y ejercicios claves para que el conocimiento lo lleves a la práctica y se transforme en aprendizaje.

Sin un cronograma de trabajo vas a divagar y las distracciones siempre serán más fuertes que tu voluntad. La buena intención es muy importante, pero sin disciplina no es suficiente para el aprendizaje eficaz.

Los adultos podemos aprender lo que querramos, pero debemos hacer un esfuerzo especial para superar la rigidez mental que podríamos tener con ciertos conocimientos.

Por ejemplo, cuando un adulto comienza un curso pensando que ya sabe mucho de ese tema y “va a ver qué más puede aprender”, inicia un proceso de estudio deficiente.

Los adultos suelen querer y necesitar resultados rápidos con el aprendizaje. Pero no siempre están dispuestos a hacer el esfuerzo práctico requerido para llegar más allá del conocimiento.

Cuando no se tienen hábitos de repasar y practicar, siempre es mucho más lento aprender. Y sin hábitos de trabajo y estudio, al adulto le resulta más difícil establecer las prioridades que lo lleven a aprender con eficacia.

¿Qué otra condición para el aprendizaje eficaz de un adulto agregarías?

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!