Arquitectura Verde: Contenedores como Materia Prima Protagonista

verde

En la vida diaria los contenedores son primeramente utilizados para almacenar y transportar mercancía marítima, y, anualmente, más de 800.000 son desechados. La arquitectura verde llegó para demostrar que no es el único uso que pueden recibir, porque no dejan de surgir proyectos y estructuras que tienen a los contenedores como materia prima protagonista de edificios, casas, hoteles, oficinas, restaurantes y más.

En la actualidad se han vuelto bastante factibles técnicas que caracterizan la arquitectura verde. Esta se basa en construir usando materiales reciclados o del entorno natural teniendo en cuenta la protección del medio ambiente. Últimamente, una de las iniciativas más ingeniosas y populares son las creaciones de proyectos arquitectónicos con módulos de contenedores marítimos en diferentes partes del mundo. Esta particularmente inició en Europa, y se ha extendido a Sudáfrica, Estados Unidos, Israel, Corea del Sur, Uruguay, Brasil, Argentina, México, entre otros.

La arquitectura verde con contenedores marítimos además de ser una beneficiosa opción ecológica, también ofrece como ventaja una reducción triple o cuádruple de gastos y plazos de construcción. Además, el tiempo de vida de un contenedor gira alrededor de 10 años y son óptimos para resistir terremotos, tornados y huracanes. Pero la pregunta es, ¿cómo es posible habitar dentro de un rectángulo de acero corrugado? Los arquitectos que trabajan con este material responden que lo más importante es humanizar el espacio. Esto lo hacen reforzando el acero, aplicando capas de materiales aislantes y placas de yeso, aplicando pintura espacial que resguarda el metal de los efectos del clima, y, por supuesto, construyendo un sistema de fontanería y red eléctrica interna. Es una opción que entrelaza el lujo y la accesibilidad, porque son muchísimo más baratas que las viviendas de ladrillo y cemento, y además son capaces de adaptarse para cualquier tipo de estructura que se quiera construir.

Existe un proyecto de viviendas que se llama Drivelines, diseñado por el estudio neoyorquino LOT-EK en Johannesburgo, Sudáfrica.  Este fue un proyecto que buscaba renovar la perspectiva de la vida urbana en el centro de la ciudad de Maboneng. Es un logro arquitectónico con 140 contenedores marítimos reciclados que se apilaron, dividieron y combinaron para lograr ser un edificio residencial con un diseño verde lleno de un estilo cómodo y moderno para sus habitantes; contrario a las primeras impresiones que se podrían tener de vivir en un apartamento contenedor.

Drivelines. Johannesburgo, Sudáfrica.

Los contenedores pueden ser transformados en estructuras válidas para vivir, trabajar y recrearse. Cada vez más nacen planes de instalaciones y estructuras con el diseño sostenible que ofrecen los contenedores. Hay casos como los del encargo de la Autoridad de Puertos de Israel, realizado por el Estudio Potash Architects, unas instalaciones en el Puerto Ashdod que se han convertido en las nuevas oficinas del lugar, que, asimismo, cuentan con espacios revestidos de madera para eventos y cuartos técnicos.

Puerto Ashdod.

La arquitectura verde con contenedores pueden ser atractivas construcciones que resaltan como iniciativas de reciclaje que pueden terminar siendo imanes para los turistas. En Corea del Sur, existe un mirador llamado OceanScope, diseñado por AnL Studio, donde los visitantes pueden deleitarse con los amaneceres y atardeceres panorámicos. Está ubicado en el Puerto Incheon, uno de lo más importantes puertos de ese país.

OceanScope. Incheon, Corea del Sur.

No dejan de aparecer estudios y constructoras que se especializan en la arquitectura con esta materia prima como protagonista, lo cual hace cada vez más interesantes los diversos proyectos arquitectónicos que aparecen alrededor del mundo.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!