Connect with us

Colaboradores

Así se vive Miami por Alejandro Celedon Mendoza

“Lo que más me gusta de lo poco que he recorrido hasta ahora, es ese esfuerzo visible por hacer de Miami una ciudad amigable”

Compartir:
Alejandro Celedón

Published

on

La bien llamada Ciudad del Sol me recibió con un astro sol esplendoroso, brillante y hasta picante, uno que otro día de lluvias fuertes y sorpresivas, y unas noches frías de fuerte brisa. La capital de Latinoamérica en los Estados Unidos —porque sí, Miami es más nuestra, al menos culturalmente hablando, que del gran coloso del norte—, es hoy día una urbe vibrante, moderna, altiva y también cercana, siempre colorida, que hace mucho rato dejó atrás esa percepción de localidad de descanso para jubilados. Aunque hay cosas que no han cambiado. Miami sigue siendo una ciudad sexy, seductora, basta darse un paseo por Miami Beach para admirar cuerpos esculturales por doquier, moldeados centímetro a centímetro en el gimnasio y también, hay que decirlo, en los quirófanos.

Lo que más me gusta de lo poco que he recorrido hasta ahora, es ese esfuerzo visible por hacer de Miami una ciudad amigable que, si se dispone del tiempo suficiente, puede recorrerse un poco a pie y otro tanto en Metromover o en los pintorescos trolleys, al menos algunas zonas como el Dowtown para luego darse una rodadita por Brickell, Key Biscaine, Wynwood, el Miami Desing Distric o la Pequeña Habana con su emblemática Calle 8.

El número de venezolanos que hacen vida aquí es cada vez mayor, y uno de los que más se hace sentir es el maestro Eduardo Marturet. Gran acierto, a mi juicio, el haber escogido su batuta para dirigir una orquesta como la Sinfónica de Miami, mejor conocida como MISO. Su actitud relajada, irreverente y trasgresora, sus zapatos brillantes, Athina, su esposa y musa, y claro está, su innegable talento, están en perfecta sincronía con la ciudad. Y la ciudad vibra con cada una de sus actuaciones.

“La poesía de la música y el diseño” fue un concierto homenaje dedicado a finales de febrero a la arquitecta iraquí Zaha Hadid, gran amiga del Maestro, quién falleció hace dos años. La presentación tuvo lugar en el edificio Moore, joya histórica construida en 1921 en lo que hoy es el Miami Design Distric, que acoge la deslumbrante instalación Elástika, autoría de la ganadora del Premio Pritzker.

Otra presentación memorable tuvo lugar en el Adrienne Arsht Center. Bajo el nombre Miami Pops se llevó a cabo una verdadera fiesta sinfónica de música pop. El repertorio, con piezas de Emilio Estefan, Rudy Pérez, Liszt, Piazzolla, Benson, Carlos Gardel y Puccini, entre otros, fue interpretado por jóvenes talentos entre los que destacó el tenor puertorriqueño Víctor Espinola. Mención especial para el maestro del jazz Ed Calle. El rap corrió por cuenta de la agrupación FIN! FAN! FOOM. Gianfranco Berardinelli, Rocío Higuera, Harry Levi, Giovanni Scutaro, Rosalinda Serfaty y Luis Chataing estuvieron entre el público. Yo tuve la grata compañía de Mariahe Pabón, entrevistadora de postín, sin duda una de las grandes plumas del periodismo venezolano.

Mucho swing tuvo la presentación oficial de Metrópica, un nuevo complejo urbanístico ya en marcha ubicado en el sur de la Florida, en el condado de Broward, a pocos kilómetros del archivisitado centro comercial Sawgrass Mill, que incluye ocho edificios de residencias de lujo, apartamentos para alquilar, un hotel boutique, oficinas ejecutivas clase A y una amplia gama de marcas comerciales y opciones de entretenimiento, incluida una piscina de borde infinito. Todo esto con vistas panorámicas al Parque Nacional de los Everglades. Metrópica fue diseñado por un reconocido equipo que incluye, entre otras firmas, a la prestigiosa YOO Studio, que tiene al diseñador Philippe Starck como uno de sus directores creativos. Todos estos detalles los conocí, junto a colegas de México, Chile, y del propio Miami, en un agradable encuentro con Joseph Kavana, CEO de Metrópica Development, quien además contó que muchos latinos, incluidos varios venezolanos, han reservado su espacio de ensueño en la llamada metrópolis tropical. Lástima que no fue posible sacarle nombre alguno. Para más detalles, los invito a visitar www.metropica.com o en Instagram @livemetropica.

Mucho reggae y otros ritmos tropicales sonaron en Wynwood, barrio histórico ubicado al norte de Miami que hoy luce remozado gracias a que muchas de sus paredes fueron convertidas en obras de arte callejero. Sus calles están llenas de pequeñas boutiques y tiendas especializadas en arte, muebles y artículos para el hogar. En esta zona de la ciudad, que cada día cobra más vida, tuvo lugar el 16 de marzo un aplaudido concierto de la agrupación venezolana Rawayana junto a la banda puertorriqueña Cultura Profética. El lleno fue total.

Cierro con cine y nuevos reconocimientos para Venezuela. Los amantes del séptimo arte disfrutaron del 9 al 18 de marzo de la edición 35 del Miami Film Festival, que en esta oportunidad proyectó más de 140 largometrajes, documentales y cortometrajes provenientes de 40 países. Los grandes homenajeados fueron la actriz francesa Isabelle Huppert y el cineasta español Carlos Saura. Venezuela estuvo representada por el documental “Guaco: semblanza”, de Alberto Arvelo, y por la cinta “La familia”, de Gustavo Rondón, premiada como la Mejor Película Iberoamericana y con el galardón de la Crítica

Será hasta nueva entrega. Los invito a seguirme en Instagram: @asisevivemiami y @alejoceledon.  

Compartir:

Colaboradores

Año nuevo, ¿closet nuevo?

Nuestra imagen personal es una fotografía de quiénes somos

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

año nuevo

El año nuevo tiene en su primer mes esa famosa cúspide de alegría de la que los especialistas hablan, que nos lleva a cometer imprudencias de las cuales nos estamos arrepintiendo por el resto del año, y hasta por otros años. Llámese comida, relaciones o ropa, y de ropa es de lo que hablamos aquí.

En el mes de diciembre y entrada de enero, se manejan campañas de marketing bastante agresivas para que compremos y consumamos todo lo que nos pasa por el frente. Las cosas como son, y es que estas estrategias con planificadas a veces hasta con 2 años de antelación, como comentara recientemente la gente de los siempre deliciosos M&M, dejando saber que absolutamente nada es improvisado.

Diciembre y enero son meses donde nuestra economía puede verse comprometida y nuestras tarjetas de crédito pueden sufrir infartos masivos si no controlamos lo que compramos. En Latinoamérica especialmente tenemos la costumbre de estrenar ropa y enseñar a los pequeños de la casa a estrenar en Navidad y demás festividades cercanas. Bonita costumbre, pero si no es llevada de una forma sana, puede hacer mella en nuestros bolsillos y eventualmente en nuestra autoestima.

Siendo adolescente hubo un año que por cosas ajenas a mi voluntad no pude estrenar ropa, y recuerdo amargamente esa nochebuena como una noche donde no pude llevar a cabo esa tradición. De adulta me cuestioné el por qué me llegué a sentir diferente, un poco hasta mal esa noche. Nunca encontré una respuesta que  llenara mis expectativas.

De adulta he pasado festividades deprimida divinamente en pijama, o muy bien ataviada en vestidos hermosos, las he disfrutado ambas, porque supe romper esa presión, de las maravillosas compras, que a veces se nos pueden convertir en algo bastante tóxico.

En enero no solo vienen las masivas inscripciones a los gimnasios, los tratamientos estéticos para quienes andan en esa onda, sino las compras de las ofertas de lo que nadie se llevó de las tiendas (las mejores compras). Mucha gente no está en disposición económica de hacer compras, pero por el qué dirán, por el ego y mil cosas más, se endeudan y se ahogan en gastos nada beneficiosos, comprometiendo su economía.

Nuestros closets por modestos que sean, tienen siempre el poder de transformarse, de sacarle partido una vez más a una pieza y de las formas más inesperadas, aunque no lo creamos, un prendedor, una chaqueta, unos zapatos o hasta el maquillaje cambian totalmente la propuesta y nos harán sentir frescos, renovados y con la actitud correcta triunfaremos con nuestros outfits.

Nuestra ropa tiene poder total y absoluto cuando se trata de la imagen personal, algo que he comentado en este espacio desde el primer día, pero nuestra actitud y el cuidado que le demos a nuestra ropa es la triada perfecta para lucir siempre impecables.

La imagen personal es una fotografía de quiénes somos, de cómo nos sentimos por dentro, y de nuestro mensaje personal al mundo, ¡jamás lo olvides!

¿A lucir siempre bien? Por supuesto, es mi máxima, pero nunca al precio de hacerme sentir mal, o llegar a la bancarrota. Nunca lo vale.

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

Una caja para regalar

Un regalo con el que es imposible no sorprender

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

caja

Lo bueno hay que recomendarlo siempre, y si tiene el sello “Hecho en Venezuela” mucho más. Muchos apuestan a nuestro mágico tricolor nacional y son dignos de ser conocidos.

La Caja Caracas

Recientemente tuve la oportunidad de conocer a la gente de “La Caja Caracas” y me convenzo de nuestro poderío como gentilicio y cómo el sobresalir ante las adversidades se ha convertido en nuestro fuerte. Quedé gratamente sorprendida con un producto construido no solo con amor, sino con buen gusto. Un regalo con el que es imposible no sorprender y prendar desde su entrega.

Conversé con Mayllelim Materán empresaria dedicada al mundo de la moda a quien había conocido por una apuesta a las tallas grandes y quien hoy se dedica a este proyecto, para saber de primera mano cómo había nacido esa maravillosa caja que poco a poco se va adueñando de los venezolanos y que me enamoró al probarla.

La Caja Caracas

¿Qué te animó a apostar por este proyecto?

Las ganas de siempre hacer país, crear y llenar de felicidad a cada cliente que apoye lo que hacemos. Emprender ante los retos es algo que nos llena de fuerzas para crear cosas geniales que dejen una marca en nuestros consumidores, crear “La Caja Caracas” fue crear una sorpresa que alegrará el corazón de una persona amada.

¿Qué es la Caja Caracas? Y ¿que contiene?

La “caja Caracas” es un box de madera reciclada o cartón orgánico lleno de sorpresas, caprichos y tentaciones cuidadosamente pensadas para hacer el más memorable regalo que puedas ofrecer a una personal especial para celebrar cualquier ocasión.

En ella puedes encontrar deliciosas sorpresas y hermosos detalles para celebrar. Algunos de estos son: vinos, licores, chocolates y bombones, embutidos, quesos, patés, galletas, copas y muchos otros detalles especiales. En “La Caja Caracas” nos adaptamos a la petición de nuestro cliente, somos su aliado para sorprender a ese ser especial que tanto se lo merece.

La Caja Caracas

¿Se pueden encargar cosas específicas para las cajas?

Sí, como aliados para sorprender a ese ser querido, nuestro cliente nos puede solicitar lo que más desee regalar, tenemos productos importados de alta calidad que garantizan un regalo asombroso, delicioso y especial pero nuestro deseo es crear una caja lo más personalizada posible. Ayudaremos a sorprender desde un cumpleaños hasta una petición de matrimonio.

 

¿Con cuánto tiempo pueden ordenarse las cajas para un regalo?

La Caja Caracas

Los tiempos de orden según la petición son de 3 a 6 días. Pedidos al mayor para regalos corporativos de 7 a 10 días.

¿Se entrega a domicilio?

Sí entregamos a domicilio completamente gratis en toda la Gran Caracas y próximamente Maracay y Valencia.

¿Por qué regalar La Caja Caracas?

Porque regalar “La Caja Caracas” es regalar una experiencia, regalar detalles totalmente personalizados, únicos y deliciosos donde integras creatividad y productos de calidad sorprendiendo gratamente en cualquier ocasión especial a tu ser querido.

Además de las festividades decembrinas para las 7 religiones principales del mundo, vienen muchas ocasiones especiales como San Valentín, entre otras, que bien valen la pena dejar una huella maravillosa y con chic como la que puedes dejar con esta caja mágica que me dejó un extraordinario sabor de boca y prendó mi paladar.

En todas sus redes sociales los vas a encontrar como @lacajaccs

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

El vestido no vestido

¿Ya te diste cuenta que la vida es hoy?

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

vestido

La vida nos pasa, y sin querer desarrollamos una relación poco sana con nuestro closet y nuestra imagen corporal.

Días atrás, en mi acostumbrada limpieza de closet anual encontré una cantidad de piezas exquisitas que aún no había vestido. Un traje más hermoso que el otro. Cuando me topé con este vestido escandalosamente hermoso. Ese vestido lo tenía esperando para una ocasión especial. Y ahí sentada entre telas me di cuenta que solo ese vestido tenía pacientemente tres (03) años esperando por mí, esperando por “el momento” y el clamado momento aún no ha llegado, o al menos no que yo sepa, y el vestido solo se ha envejecido.

Mientras tanto, miles de cosas han pasado por mí y en mí. En todos los ámbitos, y ese gran vestido esperando por una gran ocasión, que quizá jamás llegue, no llegará, o de llegar lo haga en un día muy lejano…

Una de las cosas que quienes somos de tallas grandes necesitamos trabajar es la relación con nuestra ropa y nuestro closet. Estoy segura que eventualmente encontraré vestidos igual de hermosos o más hermosos. Pero el miedo a que no haya de mi talla no abandona mi subconsciente. Y el gran “¿Ahora qué me pongo?” hará de las suyas. Cuatro palabras que han hecho un daño tremendo, en el mundo XL particularmente, porque en efecto no tenemos nada que ponernos, no hay mercado para nosotros.

Por alguna razón, breves momentos de ese momento de lucidez en mi closet, lo comenté en Twitter y el twit se hizo viral. El feedback que recibí fue mágico. Gente aplaudiendo mi decisión, otros tantos contándome anécdotas personales, y todos orientados al mismo mensaje: la vida es hoy, no hay que esperar a mañana, o a una ocasión especial para vestir algo, para vivir.

Decidí en estas fiestas usar el famoso vestido. Decidí disfrutar de mis ajuares, de mi belleza, de mi ser ¡ahora más que nunca! Un statement de amor propio y amor a la vida que combina mi gran pasión por la moda.

Los grandes momentos llegan o no, y estaremos inequívocamente bien vestidos para ellos, siempre y cuando recordemos la regla inolvidable de que no hay dos veces para dar una buena primera impresión.

No esperes al año nuevo, al cumpleaños, al nuevo novio, o a la promoción laboral para celebrar. La vida no la tenemos comprada y vivir con apegos a nuestra ropa no es sano.

Celebro la vida ¡mi vida! vestida de fiesta. Y tú, ¿Ya te diste cuenta que la vida es hoy?

Hasta la próxima…

Compartir:
Continuar Leyendo
A %d blogueros les gusta esto: