Botox para eliminar el bruxismo, ¿Funciona?

Botox para el bruxismo

El bruxismo es un hábito involuntario que poseen algunas personas mientras están dormidas; se trata de apretar la mandíbula fuertemente o rechinar los dientes, frotándolos o deslizándolos, sin ningún objetivo funcional.

Si el bruxismo no se trata a tiempo, puedes generar erosión en los dientes.

Las causas más comunes que generan el bruxismo son: el estrés, la ansiedad, la tensión, los trastornos del sueño; como la apnea y los ronquidos.

El bruxismo es un hábito involuntario muy común en la población mundial

Por su parte, el botox es una proteína purificada producida por la Clostridium botulinum bacterium que se utiliza para tratar algunas enfermedades neurológicas y en medicina estética.

En el área cosmética el botox también es conocida como: “una sustancia milagrosa” por su aplicación para la eliminación de arrugas faciales, debido a que es el método que ofrece más ventajas: no requiere cirugía, se puede aplicar en cualquier momento, es indoloro, sus efectos son inmediatos y muy rara vez produce efectos adversos.

Ahora es el turno del botox en el mundo da bruxismo, ¿llegó para eliminarlo?

Hasta hace muy poco, el principal tratamiento para lidiar los síntomas del bruxismo trataba de la colocación de unos protectores bucales o aparatos (férulas dentales) para el tratamiento del bruxismo y de los trastornos de la articulación de la mandíbula.

Pero al no ser muy cómodos para los pacientes, se comenzó a indagar en otras opciones, que igual de eficaces, resultan como una alternativa más rápida y favorable; tal es el caso del botox para el bruxismo.

Botox para tratar el Bruxismo 

La toxina botulínica (más conocida como Botox) se aplica de forma ambulatoria con pequeñas inyecciones en los músculos motores de la mandíbula, esto reduce sus contracciones involuntarias, pero sin afectar en absoluto a la capacidad de masticar”.

Aproximadamente 72 horas después, el paciente ya nota sus efectos, que pueden prolongarse entre cuatro y seis meses después de la sesión, lo que sin duda se presenta con una enorme ventaja sobre otros tratamientos como las férulas que requieren su uso diario.

¿Qué hace exactamente el botox? Es un relajante muscular local que, literalmente relaja los músculos masticadores afectados, sin producir los indeseables efectos secundarios de los relajantes musculares sistémicos (somnolencia, relajación de musculatura no afectada, disminución de reflejos, entre otros.

Una sonrisa luego de aplicar botox para el bruxismo

Es importante mencionar, que como todo procedimiento médico estético, existe un margen con posibilidad que el tratamiento no cumpla el cien por cien de su cometido y es vital conversar sobre esto con el médico tratante, así como de los efectos secundarios que pueden presentarse al aplicar botox para controlar el bruxismo.

A pesar de esto, no podemos dejar a un lado lo novedoso de la propuesta y cómo el botox se ha convertido con paso acelerado en una solución para problemas no solo estéticos, sino con fines curativos de enfermedades neurológicas.

¿Te atreverías a decirle sí al botox para solucionar tu caso da bruxismo?

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!