Haz las paces con tu closet en cuarentena

closet

Marie Kondo en su libro “Spark Joy” (esparce alegría) decía algo muy sabio y en lo cual nunca había reflexionado: como trates tu ropa, hablas de tu energía, tu autoestima, tus visiones de la vida. Y tiene mucho, muchísimo sentido. Si no te importa dejar sin lavar unos jeans por meses habla de tus hábitos de aseo por ejemplo, si no te importa arrugar una camisa en el closet, entonces no le das respeto y amor a tus pertenencias.

Un poco pasa eso en el mundo XL con la ropa. Hacemos compras desacertadas, y cuando vemos el desastre que hemos hecho bien maltratamos la pieza o la escondemos bien al final del closet. Muchas veces por emociones mal manejadas, maltratamos la ropa, lo veo mucho ¡muchísimo! Y con lo que cuesta conseguir ropa en nuestra talla es una contradicción tremenda.

Aprovechando la cuarentena, decidí hacer las paces con muchas piezas que tenía en mi closet archivadas porque con toda honestidad no las quería ver más pero tampoco quería deshacerme de ellas. Una suerte de amor-odio que era necesario resolver y cerrar como ciclo. Piezas que habían estado en un mal momento de mi vida, o habían sido vestidas junto a personas que no habían honrado mi ser. Decidí quitarles todo estigma de tristeza, desempolvarlas, recuperarlas y traerlas de nuevo a la vida. Confieso que ha sido un ejercicio duro de sanación, porque aquello de perdonar lo que concienzudamente se hace no es lo mío, y no está bien. Sin embargo, respiré hondo y me sumergí en mi depósito de ropa, saqué algunas piezas de las cuales había estado recordando donde estarían y cómo me lucirían ahora. Poco a poco las he ido reusando y la verdad ha sido menos traumático de lo que pensé. Como rezan los expertos, quitarle tu atención a lo malo es lo más grande que puedes hacer, y eso exactamente hice.

Empecé por la pieza que menos recordaba que tenía, seguí por las piezas que no me traían buenos recuerdos y terminé por las piezas que habían sido archivadas porque no me habían lucido como esperaba. Los conocimientos de estilismo han sido profundizados y ahora estas piezas pueden usarse de distintas formas y en mejores ocasiones, claro está. Ha sido un ejercicio renovador y que me ha educado como oxigenado bastante en perspectivas y creencias. Perdonar y borrar para nunca repetir es un trío maravilloso que eventualmente recomiendo poner en práctica con los momentos no tan gratos de la vida.

Nuestra ropa es parte de nosotros, entonces, si vamos a crear memorias con ella, que sean bonitas, y sí que se vale un segundo intento, como quien le da un segundo respiro a ese pantalón que por alguna idea loca no nos termina de gustar y terminamos amándolo.

Inténtalo, no te arrepentirás…

Si no te hace sentir fabulosa, no lo hagas, no lo compres, no lo uses, no lo comas, y no lo guardes”.
Anónimo

Jennifer Barreto-Leyva
1st. Latina + size model, Beauty Queen & Size advocate worldwide | TV/radio host | Editor in Chief of @BellezaXL |Celebrity blogger in Huffington Post
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!