Cocooning: el gusto de quedarse en casa por Alejandro Celedón

A principio de los años noventa, la cazadora de tendencias y consultora de marketing Faith Popcorn vaticinó el aislamiento de las personas, propiciado en gran parte por el uso de las nuevas tecnologías y el comercio electrónico, lo que tendría como consecuencia una menor socialización.

Identificada bajo el nombre de cocooning, esta tendencia hoy día establecida hizo que el hogar recobrara su protagonismo, al punto de convertirse en una especie de trinchera moderna.

Una de las máximas de los llamados “cocooners” son: “en ningún sitio como en casa” o “mi casa, mi castillo”, por lo que, ahora más que nunca, los interioristas y asesores de diseño se han dado a la tarea de crear ambientes acogedores basados en nuestros estados de ánimo, emociones y preferencias.

Y como a casi nadie le gusta estar solo, surge también el “socialized cocooning”, que consiste en invitar a amigos para compartir en la tranquilidad del hogar, disfrutar de una película, preparar recetas y cócteles, o participar en juegos de mesa.

A continuación les presentamos algunas recomendaciones para que a tono con el cocooning, tu hogar sea más acogedor que nunca:

Busca la tranquilidad:

Procura alejarte de la agitación y el estrés. Un estilo minimalista y purista, con el uso de colores y materiales naturales y muebles de líneas limpias, es la recomendación de los expertos. Materiales como la madera, el vidrio y el metal son los ideales

Mira al pasado:

Dale cabida a elementos de tiempos pasados, de estilo Art Deco, de la escuela Bauhaus o de la década del 50. ¿Por qué? Estas piezas son un símbolo de la época anterior al internet, en la que el ritmo de vida era mucho más tranquilo.

Qué dicen los maestros:

Los suecos hablaron. Considerados como voces consagradas en cuanto al diseño se refiere, aseguran que son tres los elementos principales que deben tomarse en cuenta en una decoración a tono con el cocooning: la luz, las texturas y los detalles.

La paleta de colores:

Incluye en tu ambiente colores que te acerquen a la naturaleza tales como marrón, chocolate, naranja, verde, en toda su amplia gama, con unos oportunos toques de blanco que siempre aporta luminosidad a cualquier ambiente.

Primero el confort:

A la hora de escoger las piezas de tu “nido”, piensa siempre en esas que además de prácticas sean confortables. Presta atención a las texturas de cojines, cortinas y alfombras. Antes de comprar, toca, siente.

La cocina es la joya:

Antes era el salón, ahora es el turno de la cocina. En torno a la preparación de una receta, no importa cuán sencilla sea, se pueden disfrutar agradables momentos. Procura que este espacio sea también cálido y acogedor.

Por Alejandro Celedón

Alejandro Celedón
Periodista especializado en Estilo de Vida
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!