Cómo vestir para una entrevista de trabajo

entrevista de trabajo

Hay días complicados y el día en que te entrevistan para conseguir el trabajo de tus sueños. Aparte de los nervios que surgen por el primer contacto está el «¿qué rayos me pongo yo ahora?». Y es que si hay una verdad inmutable, es aquella que a veces oíamos de nuestras madres “como te ven, te tratan” y también es cierto eso de que no conseguirás el puesto de trabajo por la ropa que uses, pero si vas mal puedes perderlo. Así que te dejamos estos tips para que tengas una idea de cómo vestir para una entrevista de trabajo y no mueras en el intento.

Primero lo primero

Una vez que respiramos profundo y mantenemos a raya el ataque de pánico, tenemos que estar plenamente conscientes de en qué ambiente nos vamos a mover. No es lo mismo una ejecutiva de Wall Street a una redactora de Vogue. Dependiendo de qué rama laboral sea la entrevista podrás adecuar tu vestuario, por ejemplo:

  • Ambiente conservador: En esta categoría se encuentran las empresas financieras, los bancos, las sociedades de inversión, también los políticos y las compañías de seguros. Por no hablar de los gabinetes jurídicos, inmobiliarias y grandes hoteles. Este grupo incluye a los altos cargos de grandes corporaciones y representantes comerciales. Si esta es tu categoría puedes llevar traje de chaqueta y pantalón. Recuerda que la formalidad no es aburrida, usa accesorios que le den sal y pimienta al atuendo.
  • Ambiente formal pero relajado: En este selecto grupo nos tropezamos con maestros, cargos medios, administrativos, médicos y enfermeras (debajo de la bata, por supuesto). Al ser menos acartonados, puedes utilizar blazer. Es decir que fácilmente podrías presentarte en jeans tradicionales, de esos oscuros sin adornos con una camisa blanca y un blazer o chaqueta con accesorios que te den un toque atractivo sin ser muy llamativos.
  • Ambientes creativos: En este grupo nos encontramos a directores de marketing, diseñadores, músicos, televisión y comercio. Aquí tienes la oportunidad de ser vanguardista y darte ciertas licencias porque tu ropa tiene que reflejar el potencial creativo que tengas (sin que te disfraces); de hecho, podemos decir sin temor a equivocarnos que tal amplitud de opciones dificulta la elección porque hay una delgada línea entre lo que espanta y lo que encanta.

Frente al espejo

Cuando tengas claro qué ropa vas a usar, póntela y mírate en el espejo. Si respondes de manera afirmativa a estas cuatro preguntas, estás más cerca de lograr destacar en la entrevista.

  1. ¿Es apropiado?
  2. ¿Me resulta cómodo?
  3. ¿Me siento segura de mi misma?
  4. ¿Estos zapatos están en buen estado?

Sigo sin tenerlo muy claro

En caso de que aún no lo veas tan nítido como te gustaría, opta por estas opciones:

  1. Dile sí al traje, es sin duda la tabla de salvación; en caso de no querer ir tan formal, combínalo con una blusa estampada o con algo más de chispa sin excederte.
  2. Si el traje sigue pareciéndote demasiado, el blazer es tu segundo comodín, úsalo con pantalones o faldas.
  3. No al sport. Por línea general, los viernes son los días de andar de sport por la oficina. Por ejemplo, los jefes ese día olvidan las chaquetas en casa. Para las entrevistas de trabajo no existen esas concesiones, así que debes ser impecable a la hora de vestirte.
  4. Elijas lo que elijas, colócale un toque personal. Ya sea en la cartera o con los zarcillos, es importante que puedas reflejar tu personalidad. Esto, además de darte seguridad en ti misma, te hará ser más cálida a ojos de tu entrevistador y a la hora de la selección te ayudará a ser recordada.

Entre otras cosas

Imagínate ya ocupando el puesto que tanto deseas e imagínate vestida para ello. Jamás te pongas ropa que no usarías ni en un millón de años porque, aunque no lo creas, eso se nota. Es importante que tengas un maquillaje neutro que destaque los mejores rasgos de tu rostro, pero no resulte excesivo al igual que los zapatos de tacón que elijas procura que no sean ni muy bajos ni muy altos y que puedas caminar con ellos de manera fácil y elegante.

Lenguaje sin palabras

Este a lo mejor es el cliché de los clichés, pero mantén una postura erguida con la barbilla paralela al suelo. Una postura encorvada te resta hasta 5 centímetros de altura además de que transmite la sensación de que eres inseguro y temeroso. Practica también tu apretón de manos, esto dice mucho de tu personalidad; procura que sea firme sin llegar apretar demasiado.

¡Ahora ya estás lista para destacar en tu entrevista de trabajo!

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!