Connect with us

Colaboradores

La feliz Caracas por Michelle Santos Uzcategui

Tendency Book

Published

on

Gabriel García Márquez aseguró que la primera vez que escuchó sobre la capital venezolana fue en una frase del Libertador Simón Bolívar: “la infeliz Caracas”. Desde entonces, pocas veces escuchó esa palabra de tres sílabas sin que fuese precedida por el trágico adjetivo. Hoy, unos 35 años después de su Memoria feliz de Caracas, la ciudad sigue siendo víctima del adjetivo y de muchos un tanto peor.

Yo nací en Caracas, pero nunca he vivido ahí. A excepción de unas semanas después de la tragedia de Vargas en el año 1999. Sin embargo, la vivo a diario desde que comencé mis años universitarios y me siento casi caraqueña. De hecho, suelo manejar mejor en sus calles que en las de La Guaira, la ciudad donde vivo.

De chiquita me encantaba Caracas por el clima, de lejos mejor que el guaireño, y porque era lo más parecido a las ciudades que veía en las películas. En mi falta de cultura e inocencia infantil, llegué a pensar que las torres de Parque Central eran las famosas Torres Gemelas de los Estados Unidos, ¡qué osadía!

De alguna manera Caracas era el mundo para mí. No sé bien en qué momento ocurrió que la dejé de mirar con extrañeza, que su metro dejó de ser atemorizante y desconocido, que sus calles comenzaron a ser amigables y mucho menos sé cuándo todo eso se revertió. O quizás fue, simplemente, que internalice la manera en la que la viven sus ciudadanos.

Caracas es humo, basura y violencia para muchos, pero también es alegría, vitalidad y modernidad para otros. Caracas, para mí, es cultura y arte. Es arquitectura. Es nuestro sueño americano. Es icono de Latinoamérica y el mundo. Es la señal de que ya voy llegando a casa después de un largo viaje en automóvil por Venezuela. Es justo ese sentimiento de hogar. De pertenencia.

No vivo en Caracas, pero amo la vista a El Ávila como si lo hiciera. Lo venero como si de mi casa pudiese ver el Humboldt y me enamoro de los lugares en los que, en efecto, puedo verlo. Es una ciudad que inspira a educarse y a aprender, porque si de algo se ha encargado sus habitantes es de hacer cultura y sociedad. Se dice que las ciudades son las personas y las personas hacen las ciudades.

Si Caracas es su gente, es gente bien pana, pero a la que hay que tenerle respeto cuando se molesta. Porque sí, también debo admitir que Caracas es miedo y terror, pero no existe ciudad que no pueda ser todo lo bueno y todo lo malo a la vez. Para valorar lo que ofrece, hay que saber que está en ese equilibrio entre lo terrorífico y lo maravilloso.

También Gabo comentó sobre ella que era como esas cosas que no pueden ser amadas sino por quienes las padecen. Y ahí radica el secreto del amor hacia ella. A Caracas no puedes amarla sin odiarla un poco. Ni odiarla sin sucumbir a sus encantos.

No puedes quererla sin detestar su tráfico interminable e irracional, o su inestabilidad climática. Ni mucho menos lo poco práctica que es cuando llueve.

Tampoco se escapa al odio lo sobrepoblada que está. Caracas es esa relación del “no le voy a escribir, pero no puedo evitar responderle”. La puedes intentar ignorar mientras no esté ahí, pero apenas se asome un poco, perdiste.

Queremos vivirla sin más miedo que el que genere la emoción de conocer cosas nuevas. Queremos vivirla como fue en su época dorada. Queremos vivirla con oportunidades y progreso. Queremos darle todo lo que le han quitado y todo lo que merece. Queremos que nadie nunca más tenga que usar adjetivos negativos para describirla. Ni siquiera Gabo, si estuviese vivo.

Por Michelle Santos Uzcategui

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Colaboradores

5 piezas que no pueden faltarte este invierno

Michelle Santos Uzcátegui

Published

on

Más allá del jersey y toda su versatilidad y furor esta temporada, están aquellas piezas que también están dominando el street style y los looks de las más famosas influencers.  Aún cuando nos dedicamos a predecir seis meses antes lo que usaremos durante la siguiente temporada, la calle se ha dado el trabajo de sorprendernos e incluir piezas, texturas y combinaciones que no habíamos imaginado.

¿O tú si sabías que este invierno tendrías que desenpolvar o intentar recuperar tus boinas de cuando eras adolescente? Una de las tendencias para esta temporada eran los sombreros, y los beanies siempre están presentes, pero la popularidad de la boina ha sido sorprendente.

Lo mismo con la “pana”. Una textura que estaba enterrada en el fondo de muchos armarios y ha hecho su aparición esta temporada para impregnar blazers, pantalones y hasta vestidos. Y sí, seguramente también debes tener alguna prenda de esta textil en tu closet.

Aquí hay otras 5 piezas que no pueden faltarte este invierno:

El blazer de cuadros

El tartán siempre es un estampado común durante estos meses. Tal cual como las flores durante la primavera y las rayas en verano. No obstante, este año la vemos específicamente en los blazers muy estilo preppy o colegial. Esas rayas que se intercalan para hacer un estampado plaid perfecto. Los grises, negros y azules son los que más disfrutamos en el street style.

El pantalón oversize

Y si son de pana, mejor. Ese corte entre boyfriend y culottes (porque tienen que ser a la cintura a juro), está siendo muy popular últimamente. Vestir jeans pitillos regulares ya es demasiado aburrido para el mundo de la moda. Lo nuevo son los pantalones anchos que quedan perfectos en cualquier tipo de cuerpo.

La boina francesa

Sí, esa que se usó mucho en los 90s o a principios de este milenio. Las vimos en las pasarelas Otoño/Invierno 2017-2018 de Maria Grazia Chiuri para Dior, Giorgio Armani, Nicholas K, entre otros; pero no pensamos que se volvería tan viral, ¿verdad?

El slip dress

Otra tendencia que, aunque tiene rato, esta temporada su gráfico vuelve a tener una punta considerable. Especialmente para combinarlo con jersey, suéteres o sudaderas que lo adapten a las bajas temperaturas. El layering también es una tendencia –ya no tan tendencia- que se ha quedado a lo largo de todos estos años y es la excusa perfecta para volver a poner el slip dress en juego.

El maxi-abrigo

¿Cómo iba a faltar un super abrigo de piel? Falsas, como se propuso hacerlas Gucci este año para proteger a los animales; o reales, como los polémicos furs de Fendi que podrían costar hasta más que una casa. El abrigo, más que una tendencia, es una necesidad en invierno depende del lugar en el que te encuentres.

¿Y tú, ya tienes algunas de estas prendas para comenzar a rockear la temporada?

Por: Michelle Santos Uzcategui

Continuar Leyendo

Cine & Tv

‘En Navidad… y hacia el Oscar’

Estas son solo algunas de las películas que, según nuestra experta en cine Moraima Blanco, serán incluídas en las candidaturas al Oscar

Moraima Blanco

Published

on

Ya estamos inmersos en la maravillosa energía del mes durante el cual la Humanidad vive, ama, siente y actúa de manera positivamente diferente, benditamente poseída por un espíritu solidario, generoso, altruista, alegre y, a la vez, muy introspectivo, recóndito,-tan elevado y etéreo como humano- que hace ver a la gente más hermosa y bondadosa.        

Es Diciembre y aunque para algunos grupos humanos del Universo dicotómico y multisensorial su entorno general sea inhóspito, privativo de derechos, distante de la paz y/o carente de aquello que debería ser parte de su Navidad… la esperanza renace en todos los ámbitos y puntos geográficos de nuestro planeta cuando el Espíritu Navideño, tan arraigado en millones de almas, se apodera de él con su colorido, alegría nostálgica, música propia, sed de nuevo comienzo y esas costumbres -casi genéticas- tan relacionadas con nuestro recorrido cronológico.

Hoy, a través de esta Columna, quiero concentrarme en enviar a quienes la lean la mejor energía posible, cargada del mayor deseo de evolución global a todo nivel y equilibrio ecológico, justicia y paz… y un gran abrazo de solidaridad, amor, unión y fé…

…Y al entrar en materia en cuanto al tema al cual se dedica, mencionaré unas cuantas películas, las cuales, en mi opinión, pueden conformar el privilegiado grupo de ellas que acaparará la atención del mundo al ser incluídas en las candidaturas al premio cinematográfico más famoso: el ‘Oscar’, ya que, apenas comienza cada nuevo año (en enero), son dados a conocer públicamente todos sus Nominados y esa premiación es un Evento que aglutina a su alrededor millones de miradas (quizás el primero que acapara su atención inmediatamente después de la Navidad). Para hacer ‘ligerita’ y digerible la Columna de hoy, en fechas en las cuales casi toda la gente ‘corre’ debido a la cantidad de actividades que genera la Época (y casi toda la gente ‘contra reloj’), sólo mencionaré ese grupo de películas, sin agregar muchos detalles acerca de ellas -ya lo haré el próximo año, ya que se hará  imprescindible, de acuerdo a acontecimientos que lo ameritarán-. Ellas son las siguientes:

  1. ‘Phantom Thread’, dirigida por Paul Thomas Anderson, aliado nuevamente al actor Daniel Day Lewis, dos veces ganador como ‘Mejor Actor’.
  2. ‘Darkest Hour’, de Joe Wright, con un Gary Oldman irreconocible en su caracterización de Sir. Winston Churchill, junto a John Hurt (recientemente fallecido) y Kristin Scott Thomas.
  3. ‘Downsizing’, del director Alexander Payne, cuyas películas ‘Sideways’ (Entre Copas), ‘The Descendents’ y ‘Nebraska’ fueron nominadas al Oscar como ‘Mejor Film’ e incluso las dos primeras también a ‘Mejor Guion’. Al reparto pertenecen Matt Damon, Kristen Wiig, Christophe Waltz, Alec Baldwin, Neil Patrick Harris y Jason Sudeikis.
  4. ‘Call Me By Your Name’, de Luca Guadagnino, de muy destacada figuración en el Festival de Sundance (el más importante de Cine Independiente Estadounidense).
  5. ‘Detroit’, dirigida por Kathryn Bigelow, única mujer , hasta ahora, ganadora del Oscar a la ‘Mejor Dirección’… A su reparto pertenecen John Krasinski y Anthonie Mackie.
  6. ‘Murder on the Orient Express’, nueva adaptación al Cine de la obra de Agatha Christie, dirigida y protagonizada por el actor Kenneth Brannagh, como el famoso detective Hercules Poirot, con un reparto muy interesante: Johnny Depp, Josh Gadd, Judi Dench, Michelle Pfeiffer, Penélope Cruz y William Dafoe entre sus integrantes.
  7. ‘Marie Magdalene’, de Garth Davis (director de ‘Lion’). Otra adaptación con un reparto muy atractivo y peculiar, conformado en las figuras principales por tres actores cuyo ‘aroma a Oscar’ es permanente: Rooney Mara, interpretando a María Magdalena, Joaquin Phoenix como Jesús (¡Imperdible!) y Chiwetwer Ejiofor, quien es el apóstol Pedro.
  8. ‘The Post’, dirigida por Steven Spielberg, protagonizado centralmente por Tom Hanks y Meryl Streep.
  9. ‘Wonderstruck’, del director Todd Haynes, injustamente obviado por la Academia en la entrega anterior del Oscar, con su excelente ‘Carol’. Adaptación de la novela infantil homónima de Brian Selznick (autor del libro en el cual está inspirada la película ‘Hugo’, de Martin Scorsese). Cuenta paralelamente dos historias interconectadas de manera muy extraña. Julianne Moore y Michelle Wiliams son dos de sus protagonistas.
  10. ‘Mud Bound’, de la directora Dee Rees. Film que causó sensación en el Festival de Sundance. Historia de racismo y trauma post-bélico, en cuyo reprto figuran Carey Mulligan, Jason Clark y la extraordinaria vocalista Mary J. Blige.
  11. ‘Happy End’, de Michael Haneke. Drama famiriar, al igual que su premiadísima ‘Amour’, en un contexto político-social de la crisis migratoria en Europa, con Isabelle Huppart, Mathiew Kassovitz y Jean-Louis Trintignant.

Me falta mencionar otro grupo de películas, casi infaltables entre las futuras nominadas al Oscar  (lo cual haré en un futuro muy próximo), entre ellas varias a las cuales he dedicado esta Columna, disponibles en este mismo WebSite. Estas últimas son: ‘Dunkirk’ (Christopher Nolan), ‘Mother!’ (Darren Aronofsky), ‘The Glass Castle’ (Destin Daniel Cretton), ‘The Beguiled’ (Sofía Coppola), ‘The Shape of Water’ (Guillermo Del Toro) y ‘Wonder Wheel’ (Woody Allen).

Deseando a ustedes una Navidad lo más recuperable y feliz posible, por encima de cualquier crisis existente, me uniré a su recorrido 2018 hacia el próximo ‘Oscar’.

 ‘Phantom Thread de Paul Thomas Anderson

‘Murder on the Orient Express’ de Kenneth Brannagh:

Por: Moraima BLanco

Continuar Leyendo

Celebridades

El Principe Harry y Meghan Markel: una nueva historia en la monarquía moderna

El Principe Harry y la actriz Meghan Markel anunciaron su compromiso. Una noticia que ha revolucionado el mundo de la realeza y la moda

Gabi Ramos Caldato

Published

on

El sector de la moda británica ha estado consumida por la anticipación y la incertidumbre de la salida de “Bretaña” de la Unión Europea, por lo que una boda real entre el Príncipe tremendo y una actriz americana bi-racial, divorciada y mayor que él, se torna en un motivo de atención y por ende en un impulso económico en la industria.

Antes de entrar en polémica vale destacar que los Windsors finalmente se integran al siglo 21. Si ya estuvo fuera de los lineamientos de la realeza el hecho que el Príncipe Guillermo, eligiera como esposa a una plebeya (Caterina Middleton), esta inminente boda es sin duda, un salto a la modernidad.

En la actualidad, cuando seguramente las guía reales se han vuelto antiguas y obsoletas, lo que sí importa y llama la atención es lo que estas mujeres “reales” están vistiendo. La era de Wallis Simpson es ya historia pasada y toca celebrar la diversidad, la modernidad en lo que será la próxima princesa americana en Europa desde Grace Kelly.

La pregunta es ¿cuál será su estilo?

Al final, son estas princesas modernas quienes marcan la pauta en compras masivas. Atuendo que Caterina Middleton usa, atuendo que se vende masivamente. Lo mismo está ocurriendo con sus hijos. En el caso de Meghan Markel, el abrigo tipo trench blanco de la marca canadiense “Label” se vendió tan masivamente online que la página web se cayó a la hora del anuncio real.

Ya la señorita Mariel vistió jeans rotos en la rodilla al acompañar a su prometido a eventos reales, por lo que predecimos que su estilo será un poco más sencillo, rebelde y accesible. También varios sitios webs como Vogue tienen secciones de cómo vestir como ella y tiendas de departamento como Nordstrom usan promociones inspiradas en el estilo de la próxima princesa americana.

Pero más allá del estilo que ella misma inspire, es el tono que tomará la inevitable contraposición entre diseñadores americanos vs británicos. Cómo será esta fusión diplomática en moda. Será Megan la próxima Michelle Obama de la diplomacia al vestir. Al final estas princesas tienden a decir más con su imagen que con sus palabras, pues su impacto tiende a ser más visual que interactivo y/o vocal.

Sin duda existe un chance visionario, interesante y nuevo para Megan Merkel. Goza de un poco más de libertad respecto a los “patronages” reales, pero igual sigue llevando ese título real, por lo que su estilo, apariencia y moda puede variar de lo simple a lo implícito, de lo americano a lo británico, de lo contemporáneo a lo preppy británico. Megan tiene la oportunidad de convertirse en el símbolo de los símbolos y así empezar una nueva historia en la monarquía moderna.

En el torbellino mediático que siempre supone una boda real, deslumbra el anillo obsequiado por el príncipe Harris a la futura princesa Megan, una sortija que consta de un diamante central de doce quilates originario de Botswana, con a los lados dos diamantes de menor dimensión pertenecientes a las joyas de la princesa Diana.

Es ciertamente significativo el impacto que la noticia del por qué un diamante de Botswana y la singular empatía que la pareja real tiene con esta nación donde han compartido épocas de labor social y de románticas vacaciones, lo que ha provocado un interés masivo de los británicos hacia este país africano, demostrando la enorme capacidad de convocatoria que la monarquia ejerce en sus súbditos…

Por Gabriela Ramos Caldato

Continuar Leyendo
Web Goldea