Connect with us

Colaboradores

La feliz Caracas por Michelle Santos Uzcategui

Michelle Santos Uzcátegui

Published

on

Gabriel García Márquez aseguró que la primera vez que escuchó sobre la capital venezolana fue en una frase del Libertador Simón Bolívar: “la infeliz Caracas”. Desde entonces, pocas veces escuchó esa palabra de tres sílabas sin que fuese precedida por el trágico adjetivo. Hoy, unos 35 años después de su Memoria feliz de Caracas, la ciudad sigue siendo víctima del adjetivo y de muchos un tanto peor.

Yo nací en Caracas, pero nunca he vivido ahí. A excepción de unas semanas después de la tragedia de Vargas en el año 1999. Sin embargo, la vivo a diario desde que comencé mis años universitarios y me siento casi caraqueña. De hecho, suelo manejar mejor en sus calles que en las de La Guaira, la ciudad donde vivo.

De chiquita me encantaba Caracas por el clima, de lejos mejor que el guaireño, y porque era lo más parecido a las ciudades que veía en las películas. En mi falta de cultura e inocencia infantil, llegué a pensar que las torres de Parque Central eran las famosas Torres Gemelas de los Estados Unidos, ¡qué osadía!

De alguna manera Caracas era el mundo para mí. No sé bien en qué momento ocurrió que la dejé de mirar con extrañeza, que su metro dejó de ser atemorizante y desconocido, que sus calles comenzaron a ser amigables y mucho menos sé cuándo todo eso se revertió. O quizás fue, simplemente, que internalice la manera en la que la viven sus ciudadanos.

Caracas es humo, basura y violencia para muchos, pero también es alegría, vitalidad y modernidad para otros. Caracas, para mí, es cultura y arte. Es arquitectura. Es nuestro sueño americano. Es icono de Latinoamérica y el mundo. Es la señal de que ya voy llegando a casa después de un largo viaje en automóvil por Venezuela. Es justo ese sentimiento de hogar. De pertenencia.

No vivo en Caracas, pero amo la vista a El Ávila como si lo hiciera. Lo venero como si de mi casa pudiese ver el Humboldt y me enamoro de los lugares en los que, en efecto, puedo verlo. Es una ciudad que inspira a educarse y a aprender, porque si de algo se ha encargado sus habitantes es de hacer cultura y sociedad. Se dice que las ciudades son las personas y las personas hacen las ciudades.

Si Caracas es su gente, es gente bien pana, pero a la que hay que tenerle respeto cuando se molesta. Porque sí, también debo admitir que Caracas es miedo y terror, pero no existe ciudad que no pueda ser todo lo bueno y todo lo malo a la vez. Para valorar lo que ofrece, hay que saber que está en ese equilibrio entre lo terrorífico y lo maravilloso.

También Gabo comentó sobre ella que era como esas cosas que no pueden ser amadas sino por quienes las padecen. Y ahí radica el secreto del amor hacia ella. A Caracas no puedes amarla sin odiarla un poco. Ni odiarla sin sucumbir a sus encantos.

No puedes quererla sin detestar su tráfico interminable e irracional, o su inestabilidad climática. Ni mucho menos lo poco práctica que es cuando llueve.

Tampoco se escapa al odio lo sobrepoblada que está. Caracas es esa relación del “no le voy a escribir, pero no puedo evitar responderle”. La puedes intentar ignorar mientras no esté ahí, pero apenas se asome un poco, perdiste.

Queremos vivirla sin más miedo que el que genere la emoción de conocer cosas nuevas. Queremos vivirla como fue en su época dorada. Queremos vivirla con oportunidades y progreso. Queremos darle todo lo que le han quitado y todo lo que merece. Queremos que nadie nunca más tenga que usar adjetivos negativos para describirla. Ni siquiera Gabo, si estuviese vivo.

Por Michelle Santos Uzcategui

Compartir:

Colaboradores

5 tips para comprar el bañador perfecto

Una compra consciente siempre valdrá la pena

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

bañador

El verano está aquí y ¡vaya que se ha hecho sentir! Muchas no han comprado aún sus bañadores o siguen intentando buscar el ideal para sus necesidades.

En esta oportunidad les traigo las cosas que deben tener presentes al comprarlo, especialmente si son de tallas grandes como yo.

1.- Buen material. La lycra con la que está diseñado el bañador, vestido de baño o traje de baño, es importante que sea gruesa y resistente, para que no se desplace ningún área del cuerpo que no deba. Si eres de busto generoso es importante que hagas especial hincapié en el área de las copas del bañador. Una pieza mal diseñada o mal estructurada puede hacerte pasar un rato desagradable. Los cierres y demás materiales deben seguir la misma línea: buena calidad y resistencia.

2.- Expectativas realistas. Si eres de caderas generosas y compras un hilo dental o si por el contrario tu busto lleva la voz cantante y usas un bañador strapless debes estar absolutamente clara, asumida y consciente de que los malos ratos e incomodidades mientras los uses están garantizados. Comprar un traje de baño o bañador que se ajuste a tu cuerpo y sus necesidades es lo más sano que pudiera aconsejar alguna vez.

3.- Colorimetría y algo más. Nos han mal acostumbrado a que por escasez de opciones compremos lo primero que encontramos. Por suerte hay un poco más de donde escoger, cada día son más y mejores las nuevas apuestas por el diseño de swimwear en tallas grandes. El mercado empieza a escucharnos, lentamente pero lo hace…

No escojas lo primero que veas, no te conformes. Conoce tu cuerpo, los tonos ideales para tu piel, qué estampados favorecen y están en tendencia. Es muy frecuente ver mezclas y composiciones en moda playera que asustan.

El buen vestir no debe abandonarse ni siquiera en la playa.

4.- Modernidad vs. Comodidad. Los chicos de tallas grandes la tienen un poco complicada a la hora de comprar bañadores, puesto que el mercado es extremista con ellos, o se ajustan a la modernidad o a la comodidad. No hay un término medio donde puedan encontrarse ambas cosas. A muchos chicos de tallas grandes no les favorecen bañadores tipo Speedo y es por ello que acuden a otras opciones. Ante escasez de alternativas, mi sugerencia es siempre ir a lo seguro. Los shorts con estampados divertidos sin caer en lo caricaturesco son siempre una estupenda alternativa para echar mano.

 5.- Buena actitud. Sí, leíste bien, buena actitud. Por tener una autoestima lacerada con justa razón, estamos muchas veces a la defensiva, predispuestos y ya mentalizados a que vamos a lucir mal, no vamos a conseguir ninguna opción que nos favorezca y a que debemos conformarnos a lucir como un absoluto desastre porque es lo que ha ocurrido toda la vida. Es momento de que pares y dejes de repetir ese patrón tan tóxico que ejercemos una y otra vez quienes pertenecemos al mundo XL. Mereces estar bien vestido, mereces lucir hermosa, y aunque un poco cuesta arriba, sí existen opciones para él y para ella, solo que por la profunda carencia del mercado nos toca explorar y tener un poco más de paciencia.

Recuerda, por antipático que suene, que cómo nos vestimos refleja cómo nos vemos y sentimos por dentro, refleja el respeto que le tenemos a los demás y lo mucho o poco que nos preocupa la imagen que estamos dando. Todo está conectado con la autoestima.

Por esto y más, una compra consciente siempre valdrá la pena.

Disfruta el verano, tu cuerpo y tu closet también.

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

Tendencias de gerencia para aumentar la productividad en las empresas

Son económicas y fáciles de llevar a cabo

Compartir:

Published

on

productividad

Las mejoras humanas pueden incrementar la productividad de las empresas, tanto o más que las tecnológicas. Y son más económicas y fáciles de llevar a cabo que las mejoras de infraestructura.

El reto de estas mejoras está en los valores de los líderes y su disposición a hacer ajustes en su cultura de trabajo.

Pero si el gerente tiene sinceros deseos de mejorar su liderazgo, estas 5 tendencias pueden ayudarlo.

1. Cierto grado de desconexión digital

Según un estudio del McKinsey Global Institute, los trabajadores pasan en promedio 28% de su tiempo leyendo y respondiendo emails.

Cuando escribí el libro “El email en el trabajo” encontré varios estudios sobre la gran cantidad de interrupciones digitales en el tiempo laboral. Además, nos toma más de 20 minutos retomar el hilo de la tarea original.

Por lo tanto, para más rendimiento, concentración y colaboración, hay que reducir la cantidad de conexiones digitales en horas laborales.

Para eso el gerente podría tener más conversaciones y reuniones sin teléfonos ni computadoras. Hablando directamente, los empleados se sentirán más conectados como seres humanos, menos distraídos, y se ayudarán más.

Cuando esta mejora humana se probó en The Huffington Post, la duración de las reuniones se redujo a la mitad y se volvieron más productivas.

Por otro lado, uno de mis clientes impulsó más contacto directo entre los empleados, y las reuniones grupales de seguimiento se redujeron en 95%.

2. Que los empleados sientan más autonomía

Un estudio de la Universidad de Exeter encontró que permitir que los empleados elijan la cantidad de plantas y fotos que querían en su oficina aumentó la productividad en 32%.

La investigación también demostró que sentir autonomía aumenta nuestra capacidad de responder mejor al estrés.

Otros estudios reseñados por Daniel Pink también demuestran la estrecha relación entre la autonomía y la productividad de los empleados.

Si el objetivo es la productividad, las ciencias sociales indican que las mejoras humanas en cuanto a su libertad y autonomía ejercen una influencia significativa.

3. Que haya más vegetación en el lugar de trabajo

A las personas nos encanta la naturaleza y la vegetación. Ambos aspectos nos hacen más felices y productivos.

Estudios de la Universidad de Cornell indican que las plantas en las áreas de trabajo benefician la atención de los trabajadores.

Investigadores de la Universidad de Twente también encontraron que las plantas en las oficinas reducen el estrés.

Otro estudio encontró que las oficinas con ventanas que dan a entornos naturales generan efectos más positivos en la salud que las que tienen vista a entornos más urbanos.

En conclusión, agregue tanta vegetación y “verde” como pueda a sus áreas laborales.

4. Los trabajadores necesitan moverse más

Movernos y caminar es tan bueno para nuestra mente como para nuestro cuerpo.

Investigadores de la Universidad de Illinois descubrieron que caminar durante 40 minutos, 3 veces a la semana y a paso normal, ayuda a mejorar las conexiones cerebrales y las funciones intelectuales.

Así que estimular a los empleados a que caminen y se muevan es una mejora humana en la empresa con gran impacto en su creatividad y productividad.

Una manera de llevar a cabo esto es invitar a que los empleados no almuercen en sus escritorios y a tener reuniones caminando. Y mejor aún, si no llevan sus teléfonos al almuerzo o a la reunión.

Además del beneficio del movimiento, las reuniones caminando aumentan la conexión emocional y la disposición a colaborar. Y si se hacen en áreas verdes, más productividad pueden proporcionar.

5. Impulsar el voluntariado social de los empleados

Muchos trabajos científicos demuestran que la generosidad hace tanto bien para quien da como para quien recibe. Y esto puede llevarse a la oficina.

Un estudio de United Health Group halló que los programas de voluntariado de los empleados aumentaron el compromiso y la productividad:

  • Más del 75% de los voluntarios dijeron que se sentían más saludables;
  • Más del 90% estaban de mejor humor;
  • Más del 95% se sentían que tenían un propósito más importante en la vida.

También se encontró que los empleados voluntarios habían aumentado sus habilidades de gestión del tiempo y su capacidad para conectarse con sus compañeros de trabajo.

Otras investigaciones también demuestran el positivo poder del altruismo social.

Por su parte, la Universidad de Wisconsin encontró que los empleados altruistas son más comprometidos con su trabajo y tienen menos probabilidades de renunciar.

Por lo tanto, los gerentes pueden promover programas de voluntariado que estimulen que los empleados retribuyan lo que reciben.

Lección sobre las mejoras humanas en las empresas

Quizás para algunos empresarios y gerentes las mejoras humanas no son tan impactantes, pero los estudios demuestran que sí.

Hay muchas oportunidades sencillas y económicas para mejorar la productividad, más allá de la tecnología y la infraestructura.

Por otro lado, las ciencias sociales han demostrado que las personas se sienten mucho más motivadas por recompensas internas o intrínsecas que por recompensas externas o extrínsecas.

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

Mi silueta, tu silueta

¿Conoces cuáles son los tipos de silueta?

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

silueta

La silueta va un poco como aquello de los tipos de belleza, hay un tipo distinto tantos como personas existen, sin embargo según el Fashion Institute of London, los seres humanos ocupamos en el mundo del patronaje y la moda 11 tipos de siluetas, de los cuales 7 son exclusivos a las tallas grandes.

La diseñadora Yuliya Raquel a través de su casa de modas Igigi www.igigi.com, se tomó a la tarea de diagramarlas -siendo la única iniciativa a la fecha- y desde entonces miles sin su permiso han hecho uso de las mismas.

En esta ocasión y con su bendición absoluta les explicaré de forma sencilla, ¿cuáles son los tipos de silueta? Y cómo puedes identificar la tuya.

1.- Losango o diamante.

La característica principal de esta figura es la cintura ancha, el abdomen abultado es una característica común, que no siempre está presente.

diamante

Es importante evitar fajines en la ropa, cinturones anchos y todo lo que atraiga la atención hacia esa zona del cuerpo.

2.- Reloj de arena

La característica principal de esta figura es la proporción perfecta entre caderas y hombros. Es la figura más buscada y aceptada en el modelaje de tallas grandes cabe destacar.

reloj de arena

Para conservar la proporción visual es importante no sobre adornar las caderas o los hombros.

3.- Forma de pera

Algunos les conocen como forma de triángulo. Las caderas y abdomen son los grandes protagonistas aquí. Los hombros suelen ser angostos.

forma de pera

Se recomienda resaltar el busto, el cuello y los hombros para generar equilibrio visual.

4.- Rectángulo

La silueta humana sigue literalmente ese patrón, haciéndose difícil distinguir la cintura a la hora de realizar el estilismo. Esa es su característica principal. Es común en mujeres con esta silueta con piernas muy largas.

rectángulo

Se recomienda el uso de cinturones y pantalones de talle bajo.

5.- Forma de triángulo

A pesar de tener similitudes con la forma de pera, el abdomen acá no suele destacarse tanto como para tomarle en cuenta.

Forma de triángulo

Se recomienda al igual que en la forma de pera, destacar siempre el busto, cuello y hombros a la hora de vestir.

6.- Forma ovalada

En esta forma o silueta el gran protagonista es el abdomen, puesto que visualmente se lleva toda la atención de la figura.

Forma ovalada

Los famosos vestidos corte imperio son un must en los closets de mujeres con esta figura puesto que favorecen totalmente estos cuerpos. 

Es importante evitar a toda costa: faralaos, volantes, cinturones y pantalones a la cadera.

7.- Triángulo invertido

Los hombros son las estrellas absolutas de esta figura, el tronco suele ser corto y las piernas eternas en su longitud.

Triángulo invertido

Es importante evitar todo accesorio y atención en el estilismo de la cintura para arriba.

Las faldas en corte A, con volantes, los cinturones amplios y los zapatos llamativos son unos aliados incondicionales en el buen vestir de la silueta bajo esta figura.

Para conocer quiénes somos es importante equivocarnos, aprender cada centímetro o pulgada de nuestro cuerpo y, por sobretodo, como siempre les digo disfrutar el proceso. La moda no debe ser jamás para dañar o sufrir.

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo
A %d blogueros les gusta esto: