Connect with us

Gastronomía

Granola: la opción ideal para desayunos saludables

Published

on

En la decáda de los años sesenta el médico estadounidense James Caleb Jackson revolucionó el mundo de los desayunos con la primera receta de lo que llamó ‘Granula’; una mezcla de frutos secos con múltiples beneficios para la salud que hoy en día ha tenido un gran auge gracias a la ‘onda’ Fitness.

La Granola, en su forma más sencilla, está hecha con avena, avellanas, maní y un toque de miel. Sin embargo, en la actualidad existen varias presentaciones que van desde las frutas secas hasta el chocolate.

Beneficios del consumo diario de Granola:

  • Ayuda a combatir el estreñimiento

Gracias a su alto contenido en fibra, este cereal es ideal para mejorar la digestión. Es un aliado para las personas que sufren de estreñimiento.

  • Aporta grasas saludables

La granola contiene grasas buenas que necesita nuestro organismo y que al consumirla en el desayuno se convierten en fuente de energía durante el día.

  • Es una buena fuente de vitaminas y minerales

Este rico cereal contiene antioxidantes que nos ayudan a estar protegidos de los radicales libres. Además, contiene magnesio, fósforo, cobre, zinc, y selenio.

En el mercado existen muchísimas opciones para elegir, sin embargo es importante tener presente que no todas son buenas. La Granola tiene muchos beneficios, pero no es ligera. Un plato de granola puede contener fácilmente 500 calorías mientras que un plato de avena cocida sólo 150 o 200.

Lo más recomendable es consumir aquellas que son realizadas de la forma más orgánica posible. En el mercado venezolano existen tres marcas ideales para el consumo; todas realizadas de forma artesanal.

  • Granoleña: Ana Mariela Escobar fabrica una Granola muy famosa por su método de cocción a leña. Empezó haciendo el cereal para uso personal y hoy en día forma parte de un emprendimiento que lleva su sello personal.
  • Kinola: Son barras de granola artesanal que viene en una presentación muy útil para llevar en la cartera, en el carro o tener como snack en la oficina. Vienen en tres sabores: maní, pasas y nueces.
  • Viva+: Esta marca tiene una granola especial que va acompañada de sus barras saludables. Tiene de muchísimos sabores, siendo las más famosas las de guayaba, dátiles y ajonjolí.
Tres marcas que realzan la importancia de comer saludable al tiempo que nos hacen sentir orgullosos por su emprendimiento 100% venezolano. Todas se encuentran disponibles en Café Arábica en Los Palos Grandes, Caracas

Tres marcas que realzan la importancia de comer saludable al tiempo que nos hacen sentir orgullosos por su emprendimiento 100% venezolano. Todas se encuentran disponibles en Café Arábica en Los Palos Grandes, Caracas

Recuerda que la opción más saludable es que la realices tú mismo en casa. Solo tienes que tostar en el horno hojuelas de avena a las que puedes agregarle almendras fileteadas, trozos de frutas deshidratadas y listo.

Compartir:
Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gastronomía

Hoy celebramos el Día Mundial del Malbec

Uno de los aspectos mágicos de esta cepa es que puede ser trabajada en el viñedo y en la bodega para satisfacer diferentes gustos

Compartir:
Tendency Book

Published

on

Brindemos por el Malbec, como lo hacemos cada 17 de abril, desde el año 2011. Esta variedad tinta cautiva a todo aquel que tiene el placer de degustarla, ya sea en su presentación como vino joven y afrutado, o en aquellos criados en barrica, que están cargados de elegancia y complejidad.

La historia ya la hemos contado. El 17 de abril de 1853, el político argentino Domingo Faustino Sarmiento entregó una propuesta al Gobierno para ampliar y diversificar la industria vitivinícola del país, entre otras cosas trabajando de la mano con el agrónomo francés Michel Aimé Pouget, quien se encargó de llevar semillas y plantas de diversas variedades francesas. Así arribó el Malbec a Argentina, donde consiguió adaptarse perfectamente, como si esa fuera su zona de origen.

Uno de los aspectos mágicos de esta cepa es que puede ser trabajada en el viñedo y en la bodega para satisfacer diferentes gustos, sin perder su esencia: color rubí intenso con destellos violáceos; aromas de frutos negros conjugados con violeta, especias dulces y chocolate; perfecto balance de sabores, de agradable astringencia y buen cuerpo. Algunos estilos que podemos encontrar en las distintas botellas:

  • Suave y Afrutado: vinos jóvenes, sin paso por barrica (o con un corto paso), cuyo color vibrante y facilidad para ser bebido atrae a muchos consumidores, especialmente a los Millenials.
  • Vivo y Poderoso: su carácter afrutado se conjuga con una crianza media (6 a 12 meses en barrica), para dar lugar a un vino con carácter, que acompaña perfectamente a la Generación X en sus reuniones entre amigos, o en el logro de sus metas.
  • Intenso y Complejo: la paciencia de una larga guarda (más de 12 meses en barrica) se percibe en el producto final, el cual seguramente un Baby Boomer, reflexivo y en búsqueda de estructura, apreciará

El cultivo de esta vid y la producción de vinos varietales sobre vinos de corte se ha mantenido en crecimiento durante los últimos diez años. En la actualidad hay más de 41 mil hectáreas de viñedos cultivados, según lo indica el Instituto Nacional de Vitivinicultura (2016-2017). Esta variedad lidera la producción argentina, condensada fundamentalmente en Mendoza; no obstante, hay presencia de Malbec desde Salta hasta Patagonia, pasando por La Rioja y San Juan.

Siempre hay una buena excusa para levantar nuestras copas y brindar. Hoy lo hacemos por el Malbec. Descorcha una botella, deléitate con su expresión, y sé parte de la celebración del Día Mundial del Malbec.

¡Salud!

Por Elizabeth Yabrudy I.

Compartir:
Continuar Leyendo

Gastronomía

Lúcete con la ensalada “fattoush”

Una ensalada, ligera y crocante para sorprender a tu familia durante la cena

Compartir:

Published

on

No es una vergüenza quedarse sin ideas para la cena de vez en cuando. Si bien Pinterest es un gran aliado, hay momentos en que nuestro bombillo de creatividad está un poco apagado, ninguna receta nos motiva y hasta queremos huir de la cocina.

Cuando ese momento llegue, tenemos para ti una luz en ese hueco negro sin ideas, una ensalada, ligera y crocante para sorprender a tu familia durante la cena.

La ensalada “fattoush” es de origen árabe, una colorida mezcla de lechugas, tomates y muchísimas pita chips. Una preparación que te asegura que será una cena fit que no dejará a nadie con hambre.

El nombre puede asustarte pero te sorprenderá que muchos de los ingredientes ya los tienes en tu nevera. Para armar tu salad bowl al mejor estilo libanés, solo necesitas lechuga, la que más te guste, puede ser lechuga romana o portuguesa incluso la al ready washed de bolsita; cebollas moradas, hermosos mini rábanos y tomates cherry.

Guarda alguna hojitas de menta para darle el toque final, enciende el horno y pon a tostar los triangulitos de pan pita; si eres de los que les enloquece el ajo, puede bañar las pita chips en una mezcla de aceite de oliva, ajo molido y queso parmesano.

Mientras tus pita chips se están dorando en el horno, debes empezar a hacer la vinagreta, El verdadero secreto árabe de esta ensalada. El primer paso es tomar un tazón mediando y exprimir jugo de limón, la melaza de granada, un jarabe árabe parecido a una mermelada de vinagre balsámico , ajo molido, sal al gusto, una cucharadita de menta seca, aceite de oliva y algunas especias de tu elección. Remueve hasta que todos los ingredientes se fusionen y mezcla tu vinaigrette con tu salad bowl, de ser necesario rocía tu colorida cena con menta fresca y un poco de pimienta negra recién molida.

Bon Appetit!

Compartir:
Continuar Leyendo

Gastronomía

Un menú para los cinco sentidos

Carlos García conoce bien que la cocina pone a prueba todos los sentidos y en este menú la vista se deleita ante una puesta en escena colorida, ordenada

Compartir:
Mayte Navarro

Published

on

Carlos García estrena una carta en el restaurante Alto que explica porque continúa entre los mejores de Venezuela y de Latinoamérica.

Hay gente que tiene un norte y nadie ni nada les distrae. Ejemplo de ello es el chef Carlos García, quien ama su profesión y no lo demuestra con palabras sino con hechos. Ante la situación del país, lejos de dejarse vencer por las circunstancias continúa al frente de esa nave que se llama Alto, su restaurante, que se mantiene en los primeros lugares entre los mejores de América Latina. García, quien desde muy joven dio muestras de su capacidad como cocinero, por lo que hace unos años se hizo merecedor del Tenedor de Oro de la Academia Venezolana de Gastronomía, presenta ahora un nuevo menú donde los productos nacionales tienen protagonismo y cada plato cobra un acento lúdico y no oculta su mirada al pasado, pero no se trata de una carta melancólica sino que más bien busca rescatar recuerdos para traerlos al presente renovados. Para los mayores es un despertar de su memoria gustativa, paro los más jóvenes, es presentarles sabores auténticos y locales de una manera juguetona y hasta pícara.

Carlos García conoce bien que la cocina pone a prueba todos los sentidos y en este menú la vista se deleita ante una puesta en escena colorida, ordenada. Las pequeñas flores nos remiten a un lienzo impresionista, el color habla de la frescura del pescado o en el tiradito e incita a comerlo, mientras que el sorbete presentado a manera de Popsicle (o posicle como le dicen en el oriente de Venezuela) sin probarlo transmite frescura y no defrauda al tenerlo en el paladar. Ya el cerebro lo había concebido como un trocito de patilla y las papilas lo confirman.

Y es que este menú comienza como un juego con los espagueti rociados con polvo de huevas de lisa que sirven de nido a unos buñuelos de yuca. Unos palitos que se vuelven un vicio y podrían sustituir de maravilla a las adictivas cotufas, lúdicas también.

El tacto entra en acción cuando llega el plátano frito con la crema de caraotas, gracias a las distintas temperaturas. Este bocado pasa casi en silencio, lo que se agradece pues el ceviche de guayaba y mandarina entra glorioso con su toque de color que denota frescura, la única manera de servir los productos del mar. Un plato que pareciera inocente, pero al igual que una Lolita seduce a un cuarentón, esta entrada coquetea y casi hace caer al comensal en la tentación de un bis.

Otra travesura del chef  se siente en el arroz pegado con huevo frito. No es otra cosa que rendirle culto al socarrat, eso que tanto nos gustaba cuando niños y que más de una vez nos comimos escondidos en la cocina. Esta vez lo sirve enrrolladito y coronado por un huevo jugoso que envuelve al cereal como un vestido.

El menú continúa subiendo en intensidad y esta vez García quiere que el comensal coma con las manos y por eso sirve un lomo de pescado blanco preparado en un caldero, bañado por un caldo de verduras  y acompañado  por unas miniarepitas amasadas con queso y colocadas sobre un estilizado anafe que provocan comerse cien. La guasacaca y el mojito aderezan la tierna carne sin robarle su sabor original.

Pero hay más sabores locales en este menú y gracias a la originalidad a la hora de servirlos continúan sorprendiendo, como lo hacen los linguini con crudo de pescado y maíz. Se trata de una pieza de róbalo impecable, tibia, gracias al calor de la pasta que se mezcla con una crema de maíz, lo que le da cierta dulzura.

Los postres, que muchas veces decepcionan en cierto restaurantes de Caracas, acá llegan para obligarnos a pecar y hacerlo sin ningún remordimiento y muchos menos sin que se produzca la  contrición. Hay un toque fetichista en el Pie de limón, una receta que deconstruye la original. La crema se coloca en forma de pie sobre un crocante desmenuzado con café y cacao que gana en disfrute porque no se abusa del azúcar. Pero si queremos cerrar esta experiencia con fuegos pirotécnicos hay que disfrutar  del quesillo de ron y sarrapia, cuyo aspecto sólido, de epidermis lisa y  perfecta esconde una crema que nos dejará contentos por un largo rato.

Con este menú Carlos García y su equipo de cocina restituyen lo digno que hay en cada ingrediente y por humilde que parezca le dan categoría. Como todos  los que cocinan en  Venezuela, el chef tiene que enfrentarse a la escasez, pero conocer el oficio y poseer  voluntad de luchador no admite que la adversidad llegue a las mesas de Alto Restaurante, referencia obligada en la gastronomía caraqueña. Tanta ricura compite en precio con más de un restaurante y otros locales más populares, con el valor agregado de un excelente servicio de sala.

Carlos García no sólo da de comer a sus clientes. Él es uno de los fundadores de la iniciativa Barriga llena corazón contento que alimenta a niños y empleados del Hospital J.M. de Los Ríos.

Alto Restaurante, Primera Avenida con Tercera Transversal, Los Palos Grandes. Teléfono 0212 286 7748 y 284 3655. www.restaurantalt.com altorestaurant@gmail.com @restaurantalto

Por: Mayte Navarro

Compartir:
Continuar Leyendo