Ikigai para una vida más larga y mejor

ikigai

Japón es un país que destaca continuamente, no solo por la tecnología o por tener una capital que parece un planeta en sí mismo, sino por sus continuas manifestaciones de respeto, disciplina y por ser un país en el que la gente vive más años. Muchos estudios han demostrado que la longevidad está relacionada con la dieta pero los japoneses con hechos nos han demostrado que para vivir más y mejor necesitamos de ‘ikigai’.

La palabra ikigai llega de tierras muy lejanas en el 2016 con la publicación de un libro escrito por dos españoles  Héctor García y Francesc Miralles y que lleva por título “Ikigai: los secretos de Japón para vivir más y mejor”. Esos dos personajes decidieron darse un paseo por Okinawa, una localidad japonesa en la cual se concentra la mayor cantidad de personas longevas en el mundo y en cada entrevista que hicieron hubo una palabra en común: ikigai que significa “razón de ser”.

ikigai

Para conseguir nuestro ikigai es importante tomarnos el tiempo de hacernos preguntas y ser honestos con nosotros mismos, según los japoneses todos tenemos una razón de ser, una razón para levantarnos en la mañana, en la que ser feliz no es la meta sino la consecuencia. Pero, ¿cómo llegamos a ese punto?

Según esta filosofía vivimos la vida en una vorágine en la que el trabajo es el medio para conseguir un casi primitivo fin como comer, vestirnos en fin; no nos deja ver qué es lo que de verdad nos llena. Por ello uno de los autores Francesc Miralles nos recomienda hacernos estas cuatro preguntas:

  • ¿Cuál es mi elemento? No todos somos iguales hay quienes son más retraídos que otros, en consecuencia su ikigai no podría estar hablando en público sino en actividades más solitarias como la pintura.
  • ¿Con cuáles actividades se me pasa el tiempo volando? Hay actividades en las que estamos tan inmersos que no sentimos ni la necesidad de comer o de focalizar nuestra atención en otras cosas y eso es una pasión.
  • ¿Qué te resulta fácil de hacer? Hay personas que son un hacha para ordenar, otras para escuchar, otras para pintar, cada quien tiene un don que puede y debe ser explorado, solo es cuestión de saber cuál.
  • ¿Qué te gustaba hacer de niño? Esto nos ayudara a saber en qué punto están nuestros intereses sin contaminar con los problemas adultos.

El siguiente paso es el que da más miedo y es la toma de decisiones, si decides seguir tu ikigai son muchas las cosas que podrían cambiar, desde tus amistades hasta al apartamento al que estás acostumbrado. Cada sueño tiene un precio. ¿Estas dispuesto a pagar por el tuyo?

Alexandra Hidalgo
Disfruto del orden que habita en el caos de ahí mi amor por la moda, la fotografía, los libros y mis peleas con lo absurdo.
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!