¿Podría sufrir usted de infelicidad crónica?

infelicidad

El sueño que todos perseguimos es ser felices. Me cuesta recordar si alguien alguna vez me aseguró no querer esto. Lo cierto es que parece ser que mientras más buscamos conseguirla, más nos alejamos de ella. La infelicidad crónica es la incapacidad de la persona para conseguirle sentido a su vida. La infelicidad es algo mucho más profundo, que simplemente lo opuesto a la felicidad. Es angustia, ansiedad, estancamiento y tiene mucho que ver con nuestros hábitos y aquellas cosas a las que entregamos nuestra atención.

Tendemos a pensar que las personas que nos rodean se encuentran plenamente motivadas en la persecución de las alegrías y aquellas cosas que nos hacen sentir bien. Por lo contrario, si vemos más de cerca, podemos darnos cuenta de la facilidad con que le entregan su atención a problemas y cosas que no cumplen con nuestras expectativas de nuestros deseos, viviendo de manera permanente en la frustración e insatisfacción.

Nuestras expectativas es una de las cosas que más condiciona la incapacidad para ser felices. Cuando algo no cumple nuestras expectativas, nos sentimos mal, nos deprimimos, y pareciera que todas las cosas que andan bien también se empiezan a desmoronar por la inseguridad que nos aborda. El manejo de nuestras expectativas es muy importante; para esto debemos ser finos en el análisis previo del contexto que nos rodea para poder servirnos de una expectativa más real, acorde. Por otro lado, también podemos adoptar una visión sobre la no existencia de todo lo malo que nos pasa. Es decir, configurar el hábito de aceptar los problemas y los fallos como parte de la experiencia de la vida, no como algo definitorio que nos empuja al vertedero de aquellos que no pudieron lograr sus sueños.

En ocasiones podría resultar bastante extraño hablar sobre la adicción a ser infelices. Nos suena a algo completamente contradictorio. El hecho es que algunas personas se convierten en adictos a la infelicidad porque es la zona de confort que conocen. Esto lo podemos ver reflejado en la búsqueda, inconsciente, pero constante, de hacer logros a través de nuestro sufrimiento. Estamos siempre compartiendo nuestras penurias con los otros, intentando hacer ver el mérito que tenemos en base al sufrimiento que estamos experimentando.

«No es ningún mérito sufrir». George Bernard Shaw

La atención es un preciado tesoro que tenemos. Es nuestro cerebro, finamente, concentrándose en aquellas cosas con las cuales nos sentimos más cercanos. A veces, sin darnos cuenta, damos el monopolio de nuestra atención a cosas que no nos resultan positivas. Tanto así, que igualmente buscamos acercarnos a otros a través de lo negativo: «estás gordísimo», «qué te hiciste en el cabello», etc.

Todos estamos en plena experiencia de la vida y está llena de emociones y situaciones diversas. Algunas nos harán llorar de alegría y otras de tristeza, en eso radica nuestra existencia. Lo importante es mantener el foco en nuestras metas y objetivos, entendiendo que pasarán muchas cosas que nos van a llenar de vida, independientemente si los resultados que se van generando están apegados a mi deseo. Hay que prestarle, conscientemente, nuestra atención a aquellas cosas que nos hacen sentirnos serenos, felices, para alejar, así, los pensamientos de infelicidad que nos abordan.

El tren de pensamientos perturbadores

El Dr. Herbert Benson, cardiólogo y profesor de la Universidad de Harvard, quien ha estudiado muy de cerca las implicaciones de los pensamientos negativos sobre la máquina humana, asegura que debemos parar el tren de pensamientos perturbadores que entran sin nuestro permiso en la consciencia. Esta es una afirmación muy clara, porque hace un llamado al uso de la voluntad para mantener nuestra visión y esfuerzo volcado sobre aquellas cosas que realmente valen la pena, y no ser esclavos de los pensamientos que simplemente destruyen nuestro impulso.

La infelicidad crónica es, sin duda, una situación muy compleja, pero de la que podríamos servirnos para aprender sobre nosotros mismos. Al ser criaturas de mente y significado, tenemos la voluntad de tomar la decisión, una de todos los días, de ser felices. Esto sin importar la cantidad de obstáculos que estemos presentando, porque si vemos más de cerca, siempre estaremos enfrentando obstáculos. Cuando decimos que la vida es aquí y ahora, nos referimos al momento en el que estamos experimentando la realidad y por lo tanto no habrá mejor espacio, que ese, para atraer hasta nosotros, esa plácida sensación de bienestar.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!