Connect with us

Cine & Tv

Ingrid Goes West una satírica versión de nuestra realidad

No hay que tener miles de followers para entender que solo publicamos en redes sociales la mejor de nuestras fotos

Compartir:

Published

on

Ingrid Goes West es el titulo de la película protagonizada poElizabeth Olsen que nos mostrará la vida del los influencers de Instagram en la pantalla grande. 

El antiguo dicho de “los trapos sucios se lavan en casa” ha evolucionado y pasas a comentar que “la vida Instagram es más sabrosa”, no hay que tener miles de followers para entender que solo publicamos en redes sociales la mejor de nuestras fotos, algunos más activos que otros, pero a la hora de darle “post” siempre certificamos que sea nuestra favorita.

Este film es una comedia, ubicada en la rama cinematográfica del cine negro, es decir, iremos al cine a reírnos de nosotros mismos y de la actual adicción a exponer cada segundo de nuestra vida en redes sociales.

La trama comienza con Ingrid Thorburn, papel que encarna la actriz Aubrey Plaza, quien atraviesa una etapa bastante intensa y su condición de sociópata la obliga a confundir los likes con amistades de verdad, o ausencia de ellas. Por lo que su obsesión con la “insta-perfect” Taylor Sloane se convierte en el pilar de su vida.

Una satírica versión del mundo en el que vivimos, pero en el fondo un warning real de la sociedad en la que podríamos convertirnos. Ingrid Goes West es un film para disfrutar junto a unas buenas sweet salty popcorns y muchas amigas, una película para sentir que las redes sociales pueden dominar nuestra vida y hacernos confundir la realidad.

Recomendación TendencyBook

Si te interesan más películas o cortometrajes sobre la influencia de las redes sociales en nuestra vida, dale play al primer episodio de la tercera temporada de Black Mirrow; un capítulo que te dejará con la boca abierta y con muchas ganas de reflexionar.

Compartir:

Cine & Tv

‘Tan Mujer, como… ¡Fantástica!’ por Moraima Blanco

Su director, Lelio, no pretende ‘aleccionar’ ni inducir la opinión del espectador

Compartir:
Moraima Blanco

Published

on

Por primera vez, Chile ha figurado entre los nominados al ‘Oscar’ en la Categoría ‘Mejor Film de Habla No Inglesa’ y, además, se ha quedado con la Estatuilla, por su ‘Mujer Fantástica’, a la cual Daniela Vega interpreta deliciosamente, dirigida a su vez por Sebastián Lelio, uno de los más jóvenes y reconocidos realizadores chilenos. Compitió nada menos que con las grandes películas: ‘The Square’ (Suecia); ‘The Insult’ (Líbano); ’On Body and Soul’ (Hungría) y ‘Loveless’ (Rusia). ‘La Mujer Fantástica’ debuta en el Festival de Cine de Berlín, Alemania, 2017 (‘Berlinale’), donde recibió el ‘Oso de Plata’ al ‘Mejor Guión’, escrito por su director, junto a Gustavo Maza… y en España obtuvo el Premio Goya a la ‘Mejor Película Iberoamericana’.

Su personaje protagónico central es una mujer transexual que enfrenta una batalla muy fuerte -impuesta por su entorno- contra la imposibilidad de despedirse de su novio, hospitalizado de emergencia súbitamente, quien lucha contra la muerte con sólo un hilo de vida y, antes de eso, estuvo buscando afanosamente un regalo de cumpleaños que tenía para ella, el cual no lograba recordar dónde había guardado. Ella abandona todo para ir a la ‘Emergencia’ a acompañarlo y cuidarlo, pero se lo impiden los familiares de él y las autoridades policiales, manipulados por los prejuicios y la etiqueta de ‘anormal’ adjudicada a la relación de pareja entre ambos, ya que él estuvo casado y, además, es padre.

Él desaparece… Ella sale del anonimato por el cual estaba amparada durante toda su vida nocturna de espectáculos musicales, al recorrer en el día las calles incesantemente en su búsqueda, ya que esa desaparición no ha sido -en manera alguna- voluntaria, sino provocada por sus familiares para separarlo de ella y, además, anularla como persona… La lucha de este personaje ‘diferente’, fuerte y valeroso y a la vez débil como consecuencia de su impotencia ante el rechazo, la persecución y la injusticia de los cuales es víctima, es librada sin tregua con el objetivo de poder decir “adiós” a ese hombre a quien ama (a quien la unían, además del amor, muchos planes comunes para un futuro cercano) y también por demostrar su propio valor ante una sociedad que la margina y un grupo de personas que la someten a continuas agresiones y vejaciones… Pero hay otra finalidad paralela: La búsqueda profunda de sí misma y su verdadera identidad. Tratada como una delincuente, acusada injustamente, vilipendiada y perseguida, debe ir en contra de todo para sobrevivir física, moral y emocionalmente.

Poderosa película ésta -muy recomendable-, que muestra hechos de violencia encubierta comunes a casi todas las sociedades, repetidos en ellas hasta el cansancio y ‘disfrazados’ de ‘justicia’ y lucha por la ‘defensa de la moral y las buenas costumbres’. Su director, Lelio, no pretende ‘aleccionar’ ni inducir la opinión del espectador; no esgrime ‘moralejas’ para manipularlo… Revela, pero no impone… Aborda cada situación con toda la elegancia y sutileza posibles, de forma poética y muy simbólica, apoyado en una Fotografía hermosa, colorida, deliciosa (un placer para quien está en la butaca, frente a la pantalla), sin pretender que esta última sea un ‘suceso’ en su especialidad.

Sebastián Lelio es un cineasta identificado con historias de mujeres muy particulares, fuertes y a la vez vulnerables (director de ‘Gloria’, protagonizada fabulosamente por Paulina García y ganadora también de unos cuantos premios). Esperamos tener pronto esta hermosa película (‘Una Mujer Fantástica’), en pantallas venezolanas: Duro relato, pero con positivos e inspiradores giros de gran optimismo y esperanza.

Su triunfo en la más reciente entrega de los Premios ‘Oscar’, ha sido para la Cinematografía de Hispanoamérica un gran espaldarazo, tan fantástico así como es ‘tan mujer’ su ‘fantástica’ figura central.

Por: Moraima Blanco

Compartir:
Continuar Leyendo

Cine & Tv

México: 4 Años, 3 Directores, 4 Oscars por Moraima Blanco

El prestigio y el financiamiento obtenido por ‘Los Tres Amigos’ al engranarse en la maquinaria hollywoodense, les ha permitido invertir cada vez mayores sumas en sus producciones

Compartir:
Moraima Blanco

Published

on

Desde el norte de América -y en español-, México se ha apoderado, desde hace cuatro años, de manera consecutiva, de la Categoría ‘Mejor Dirección’ en los premios anuales otorgados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood’, a través de tres de sus jóvenes directores más talentosos e innovadores y de películas nada convencionales y/o estáticas, cuya temática particular -nada clásica- las ha hecho sobresalir en el universo fílmico internacional de manera descollante. Uno de ellos, Alejandro González Iñárritu, lo logró durante dos años en fila, por sus dos cintas ‘Birdman’ (2015) y ‘The Revenant’ (2016)… Los otros dos son Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro… aunque estos tres no son los únicos realizadores provenientes de ese país que han figurado de manera relevante alrededor del planeta, pues también lo han logrado Michel Franco, Carlos Reygadas, Amat Escalante y otros.

México en los últimos cinco años no sólo ha sido premiado cuatro vece consecutivas por ‘Mejor Dirección’, sino también por ‘Mejor Dirección de Fotografía’, Cortometrajes y Cintas animadas (como, por ejemplo, este año, ‘Coco’, la cual obtuvo, además, otra estatuilla a la ‘Mejor Canción’). Se ha quedado con catorce (14) estatuillas en este lustro, recibido diferentes galardones de otras Academias, así como nominaciones y triunfos en los ‘Golden Globes’… Y algo muy importante: Se ha hecho acreedor de premios y respeto en varios Festivales internacionales de gran importancia, como Cannes-Francia; Venecia-Italia; Berlín-Alemania; San Sebastián-España y algunos más en los diferentes Continentes. Figura en el décimo lugar entre los de mayor recaudación en taquilla y en cuarto lugar en cuanto a número de boletos vendidos, por lo cual el mercado cinematográfico mexicano es vital para la industria estadounidense,

Cuarón, González Iñarritu y Del Toro, trío de directores-guionistas al cual se conoce como ‘Los Tres Amigos’ (tal como el film dirigido por John Landis en 1986), creó la Compañía Productora ‘Cha Cha Cha Films’, en la cual se apoyan sus producciones (así como han descansado siempre las de Pedro Almodóvar en ‘El Deseo’, empresa de él y su hermano Agustín). Se ha hablado mucho acerca de que ellos no están dirigiendo cine mexicano ni filmando en México, sino, básicamente, en Estados Unidos, con actores de diversas nacionalidades y en otros idiomas, fundamentalmente inglés… pero opino que lo más importante es que algunos hechos le otorgan la cualidad de  representantes genuinos de ese país: Funciona en México su Compañía Productora (y en todo el mundo el Cine que hacen, donde sea que lo hagan); su cultura siempre está implícita de forma velada, casi tácita, en algunos elementos de sus cintas; la nacionalidad de los tres es, pues, la mexicana y jamás se han alejado realmente en forma definitiva de su tierra natal… E Incluso Alfonso Cuarón estrenará pronto un film rodado por él hace unos dos años en territorio mexicano… Él fue quien inició ese ciclo ganador, en 2014, con su ‘Gravity’, para dar paso luego, durante dos años (2015 y 2016), a González Iñárritu con ‘Birdman’ y ‘The Revenant’, respectivamente (el más mimado por Hollywood desde su ’21 Gramos’ en 2003, poseedora de un Guión extraordinario).

El prestigio y el financiamiento obtenido por ‘Los Tres Amigos’ al engranarse en la maquinaria hollywoodense, les ha permitido invertir cada vez mayores sumas en sus producciones, pudiendo así incrementar su calidad técnica, sin perjuicio alguno a la calidad integral y la cualidad de ‘Cine de Autor’ que caracteriza a sus Obras… Ha influído mucho en todo ello su constancia y la ausencia total de pausa en su vida fílmica, la cual -aún cuando no produzca una película anual- no conoce el descanso en cuanto a su proceso de evolución creativa…

Este año el Oscar a ‘Mejor Dirección’ lo obtuvo Guillermo del Toro (‘El Espinazo del Diablo’, ‘El Laberinto del Fauno’ y la muy diferente ‘Hellboy’), por su complejo e impecable trabajo en ‘The Shape of Water’, compitiendo con los de los realizadores Christopher Nolan (‘Dunkirk’), Jordan Peele (‘Get Out’), Paul Thomas Anderson (The Phantom Thread’) y la celebrada debutante Greta Gerwig (‘Lady Bird’). Del Toro es el más reciente perpetuador de ese admirable ‘Ciclo Triunfal del Talento Cinematográfico Mexicano’, iniciado por Alfonso Cuarón con su asombrosa ‘Gravity’, en 2014 y sorprendentemente continuado dos años seguidos por Alejandro González Iñárritu con su muy particularmente abstracta ‘Birdman’ y su impresionante ‘The Revenant’…

Desde hace cuatro (4) años, México tomó para sí la Casilla ‘Dirección’ de los Oscar… y tres (3) de sus más jóvenes y reconocidos directores han dado la pelea muy aguerridamente al resto de los realizadores del mundo… Sólo que uno de ellos es tan peligroso como competidor que en dos (2) años se llevó las dos (2)…

‘Gravity’ (Alfonso Cuarón, 2014):

‘Birdman’ (Alejandro gonzález Iñárritu, 2015):

Por: Moraima Blanco

Compartir:
Continuar Leyendo

Cine & Tv

La homofobia evidenciada, American Crime Story: El asesinato de Gianni Versace

Estrenada el pasado 16 de enero, la segunda temporada de American Crime Story de Ryan Murphy regresó a través de la pantalla de FX

Compartir:
Antonio Vasco

Published

on

Estrenada el pasado 16 de enero, la segunda temporada de American Crime Story de Ryan Murphy regresó a través de la pantalla de FX. American Horror Story: El asesinato de Gianni Versace se convirtió en una de las series más esperadas del año. Con el sello de Ryan Murphy creador de éxitos como “Feud”, “Glee” y “American Horror Story” y con un elenco internacional encabezado por Edgar Ramírez (Gianni Versace), Penélope Cruz (Donatella Versace), Ricky Martin (Antonio D’Amico) y Darren Criss (Andrew Cunanan), llegó para hacer justicia a una historia que sacudió al mundo de la moda y la fama en 1997.

Las expectativas eran muy altas, sobre todo después del éxito de la primera temporada de American Crime Story donde se mostró el tan mediático juicio a O.J. Simpson por su doble asesinato, y que le valió a la miniserie llevarse 3 Globos de Oro y 9 premios Emmy durante el período 2016/17, además del aplauso unánime de la audiencia.

A esto se sumaba la controversia en torno a la producción, debido a las críticas que la familia del diseñador había realizado contra el tratamiento narrativo del suceso, basado a partir del libro no autorizado por la casa Versace: Vulgar Favors: Andrew Cunanan, Gianni Versace and the Largest Failed Manhunt in U.S. History” de Maureen Orth, prestigiosa escritora y corresponsal especial de la revista Vanity Fair.

Orth, quien a partir de materiales y testimonios verídicos, con más de cuatrocientas entrevistas y las perspectivas de miles de páginas de informes policiales, cuenta la historia completa del asesino del modista, sus víctimas involuntarias y el mundo adinerado y hedonista en el que vivían y morían.

La hermana de Versace, Donatella emitió un comunicado en el que informó que nadie de la familia había autorizado ni había tenido ninguna implicación de ningún tipo en la inminente serie sobre la muerte de su hermano, así como tampoco en su momento autorizaron la edición del libro en el que se basa, por lo que la serie sólo debería considerarse como una obra de ficción.

Ryan Murphy respondió inmediatamente y de forma contundente, argumentando que la serie no es ficción porque está basada en una investigación que permite entender por qué la homofobia cultural y los prejuicios de la época, retrasaron la búsqueda del asesino del modisto italiano por las fuerzas de seguridad de Estados Unidos, así como la singular relación de Versace con su hermana y musa Donatella.

A través de nueve episodios de una hora cada uno, la serie habla sobre los retos que tuvo que enfrentar la comunidad gay y expone cómo en pleno 1997, los artistas y personas famosas tuvieron que vivir a la sombra, escondidos, sufrir abusos motivados por su orientación sexual y discriminación en general.

La verdad es que el miedo y el prejuicio lamentablemente siempre están de modaafirmó el actor Darren Criss.

La gente estaba asustada por el hecho de que este hombre estaba matando a hombres homosexuales. Incluso hoy día, algunas personas no entienden por qué sucedió“, comenta Ricky Martin.

American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace  finalizó el 21 de marzo con excelentes críticas y comentarios. Haberla visto es haber disfrutado de excelentes interpretaciones, una banda sonora perfecta, valores preciosos de producción y de dirección de arte tan similares a los del mundo de la moda, una fiesta para los ojos, incluso cuando la historia te deja con ganas de más.

Se aplaude la decisión de que la historia se vaya contado comenzando con el crimen y yendo hacia atrás. Son esas idas y venidas muy propias de Murphy las que lograron captar hipnóticamente la atención del espectador.

Sin lugar a dudas los principales elogios son para el actor antagonista Darren Criss, encargado de recrear a Andrew Cunanan, el ser que terminó con la vida de Gianni Versace a sangre fría y cuyo camino de destrucción a través de los Estados Unidos le otorgó un puesto en la lista de los 10 más buscados del FBI. Sus motivos son hasta ahora un verdadero misterio. Un asesino en serie serio, frío y calculador, con una mirada fija e impasible que sabía cómo moverse en el submundo homosexual de la década de los ‘90s para atraer a sus víctimas y que terminó quitándose la vida poco antes de ser capturado por las fuerzas de seguridad, con la misma arma con la que mató al diseñador.

Criss supo caracterizarse a la perfección y sacó partido a sus semejanzas físicas (su rostro angulado, su nariz aguileña, ojos achinados y expresivos y su cuerpo similar). Supo entrar en la psiquis de un sociópata atormentado por su infancia, sus carencias de afecto, su no aceptación, sus ambiciones, sus crímenes y los misterios que dejó en el camino al quitarse la vida. Un trabajo actoral impresionante que lo convierte en verdadero protagonista de la serie y lo coloca en la palestra para las principales nominaciones de premios de este año.

Su interpretación es tan buena que se coloca por encima de todo lo demás en The Assassination of Gianni Versace sostiene Willa Paskin en Slate.

En segundo lugar, la actuación de Penélope Cruz como Donatella calló las bocas de todos los detractores que no la veían capaz de encarar dicho reto. Después que Donatella censurara la serie, Penélope Cruz, amiga íntima de la diseñadora, se vio obligada a aclarar públicamente que contaba con su bendición para llevar a cabo su interpretación en la serie.

Si alguien tiene que hacerlo, estoy contenta de que esa persona seas tú“, le dijo Donatella a la actriz española, como ella misma reveló.

La casa Versace le envió un ramo de rosas blancas el día del estreno acompañado de una tarjeta: “Pienso en ti con el mayor respeto y amor“, texto que Cruz no dudó en compartir en sus redes sociales, dejando así atrás la controversia que ese mismo día enterraría gracias a su impecable versión de heredera de la firma.

Penélope llevó a cabo una exhaustiva preparación del personaje, algo que deja ver en cada secuencia. Llevar a Donatella Versace a la pantalla se prestaba a la caricaturización y ridiculización del personaje, pero nada más lejos del resultado gracias a la sensibilidad con la que Cruz abordó la construcción del mismo. Recibió clases de dicción para clavar su complicado acento y ronca voz. Cruz, con derroche de glamour y mucho empoderamiento femenino mostró a una Donatella desconocida para el mundo, quien obviamente resulta favorecida por el trabajo que Penélope hace de ella.

Por todo ello no es de extrañar que esta interpretación esté conquistando a la crítica americana y lleve a Cruz a acaparar las nominaciones de premios y galardones en su primera incursión en la televisión americana. Se ha convertido en la rival a batir en la categoría de Mejor Interpretación Femenina esta temporada, provocando las mejores opiniones de la prensa especializada y demandando mayor presencia de la española en Hollywood.

Otro en robarse el protagonismo por su respetuosa e impecable interpretación fue el actor venezolano Edgar Ramírez, quien fue el primero del casting que saltó a los medios, en febrero de 2017 debido a que la cadena FX lo tuvo claro desde el principio.

El parecido físico entre Ramírez y Versace es indudable. El actor tuvo que engordar bastantes kilos para resultar similar al modisto, logrando parecerse tanto que cuesta hasta distinguirlos en la mayoría de los casos. La forma de la cara, los gestos, el corte de pelo, las entradas y el estilismo, terminaron de pulir al personaje. Además, a pesar de que Ramírez tiene diez años menos que Versace en el momento en el que fue asesinado, apenas es perceptible a la vista. Además siendo un hispano parlante, tuvo que hablar en inglés con acento italiano, lo que significó un gran reto actoral.

Un dato curioso es que Edgar Ramírez no deja de sorprendernos y logra hacernos un saludo a todos los venezolanos, pendiente siempre de Venezuela, poniendo detrás de él una réplica del traje del Libertador al fondo de una escena que comparte junto a Penélope Cruz.

El casting se cerró en abril de 2017 cuando se supo que el cantante boricua Ricky Martin sería el encargado de darle vida al atractivo Antonio D’Amico, amante del magnate de la moda. Ambos guardan también bastante parecido físico, y es que los dos son guapos, morenos, con facciones similares y un cuerpo de escándalo. La diferencia de edad entre uno y otro casi llega a los diez años (siendo Martin mayor que D’Amico en el momento del homicidio) pero esto en pantalla apenas se nota.

Antonio D’Amico fue la última pareja que se le conoció a Gianni Versace antes de ser asesinado. Cuando era muy joven fue contratado por la casa de moda para encargarse de una labor minoritaria al principio y fue creciendo en la marca hasta llegar a convertirse en Director de la sección de Ropa de Deporte de Versace. Con solo 21 años comenzó una relación con el modisto y estuvo a su lado hasta el momento de su muerte.

Pero fue D’Amico el primero en lanzar un comunicado mostrando su indignación con la producción de Ryan Murphy, asegurando a un conocido tabloide británico que la escena en que el sujetaba el cadáver de Versace era ridícula y que no se parecía en absoluto a la realidad.

Miami Beach se convierte en un personaje más en la serie, aunque la mayor parte de los interiores se rodaron en Los Ángeles. La primera parte de la serie se filmó en la mansión en la que Gianni Versace vivió en South Beach (Miami, Estados Unidos) desde 1992 hasta su muerte. El inmueble de 12 habitaciones decorado con murales del estilo neoclásico, esculturas en mármol y una piscina con azulejos bañados en oro es hoy en día un hotel de lujo llamado Casa Casuarina que cobra entre 1.300 y 1.600 dólares por noche.

Para quienes no pudieron verla o quieren volver a disfrutarla con más detenimiento, normalmente las temporadas de American Horror Story aparecen en Netflix más cerca de la fecha de estreno de la siguiente temporada. Si American Crime Story sigue el mismo patrón, entonces es probable que veamos The Assassination of Gianni Versace en Netflix a principios de 2019.

 Por: Antonio Vasco

Compartir:
Continuar Leyendo