Jeans: cómo y cuándo

jeans

Los jeans, mahones, pantalones de mezclilla o denim son de las piezas más usadas y necesarias en nuestro closet. Nos pueden acompañar literalmente a cada ocasión, desde la más informal hasta la más formal siempre y cuando sepamos cómo complementarlo.

Para las mamis es la pieza favorita porque aguanta los embates de sus criaturas; para los caballeros representa la comodidad siempre buscada y necesaria para ellos.

Pero a la hora de comprarlo, el segmento de las tallas grandes es un gran perjudicado, por la escasez de tallas, modelos y opciones. El resultado suele ser el mismo: clientes inconformes y frustrados.

Al hacer estudios de campo los resultados son los mismos, al parecer en la industria de la moda aún no dan con la fórmula del jean perfecto en tallas grandes. Pero a lo que nos ocupa.

Al comprar jeans hay algunas claves que debemos tener presentes para que el margen de error sea menor.

En el mercado hay al menos 16 modelos o tipos de jeans así que debes tener en claro para comenzar cuál modelo quieres y si éste te favorece de acuerdo a su corte y tu figura –que nada tiene que ver con tu peso o talla- teniendo esto claro puedes comenzar la búsqueda con el panorama claro.

A partir de la talla 16 americana los jeans suelen venir con un porcentaje alto de stretch para ayudar a ajustarse a las curvas con más facilidad. Es importante que antes de comprar ese pantalón nos fijemos en la calidad del stretch, suele a veces no ser muy bueno, y viene entonces un problema post-compra: el pantalón se estira de más –cosa que no debe pasar- y vienen incomodidades no esperadas.

Comprar en nuestra talla siempre es importante, pero cuando se trata de la tela denim, de la que se hacen los jeans es más importante todavía. Un jean en una talla que no es la nuestra puede hacernos deslucir terriblemente. Sin contar los problemillas colaterales que pudieran generarse como las rozaduras, entre otros…

Y hablando de la talla, es importante en ese proceso de conocer nuestros cuerpos que conozcas tus medidas. Me pasó alguna vez y estoy segura que a ti también, que descartaste probarte algo por lo que decía la etiqueta. La etiqueta tiene en ella solo un número, ese número no es reflejo de absolutamente nada. Recuerda que tampoco hay legalmente una regulación con el tema de las tallas a nivel mundial y es por ello que hay tanta disparidad entre marcas. Puedes quizá escoger un jean que sea talla 20 y tú seas talla 24 (me ha pasado cientos de veces) es por ello tan importante que sepas tus números. Quizá estés descartando comprar una pieza que sí te sirva y sea de tus medidas, pero que no esté en tu talla.

Por último y no menos importante, lleva expectativas sanas de lo que vas a encontrar. Sabemos y para nadie es un secreto la profunda carencia de moda en el sector de las tallas grandes, sabemos que no será mucha la variedad de cosas que encontremos, y que si queremos variedad debemos acudir al mundo 2.0 para más opciones. Sin olvidar las importantes recomendaciones que compartí en este espacio semanas atrás de cómo hacer compras online. Los mercadillos o flea markets son una muy buena opción, te puedes sorprender de las buenas cosas que allí consigas, yo siempre le llamo tesoros.

Ve con buena actitud y disfruta la experiencia, recuerda que el proceso de amor propio está en todo, y eso incluye el momento en que compramos nuestros atuendos.

Happy shopping!

Jennifer Barreto-Leyva
1st. Latina + size model, Beauty Queen & Size advocate worldwide | TV/radio host | Editor in Chief of @BellezaXL |Celebrity blogger in Huffington Post
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!