El mundo de la moda no nos está escuchando

moda

El mundo de la moda ha dado un interesante y necesario revés en los últimos 20 años.

Al iniciar mi carrera, hace 27 años atrás, era absolutamente impensable tener modelos de tallas grandes, con una estatura menor a 1.60 mts. Inclusive modelos de raza negra, era algo no tan bien visto, las que estaban en aquel entonces es porque era absolutamente imposible negar su poderío en esta industria así como su indiscutible talento.

Sin embargo, vemos a casi todas las personas representadas en el mundo de la moda, solo que de forma selectiva y condicionada.

Ejemplos instantáneos que se me ocurren por ejemplo, el año pasado (2019) desfilaron no menos de 30 modelos de tallas grandes en las colecciones de 10 diseñadores en el New York Fashion Week NYFW; sin embargo, este año, hubo escasamente la presencia de unos 7 modelos de tallas en las colecciones de 3 diseñadores. Un boom mediático, y ahí quedó, en un boom.

El mercado que en la actualidad tan solo en los Estados Unidos mueve cerca de 2 billones de dólares es el de tallas grandes, en el mundo entero, es el menos promovido y el que más rápido consume su público y clientela, sin embargo, es el más desatendido y de los más vapuleados por no decir que el más…

Prendas mal cortadas, confecciones de mala calidad y telas sacadas de ultratumba con precios altísimos son alguna de las características de nuestro mercado, mercado al que le seguimos pidiendo y suplicando trabaje para quien se dedica: nosotros.

Cuando se trata de pasarelas, catálogos, publicidad y otras plataformas o sitios donde pueda mostrarse ropa y modelos, el cuerpo talla cero sigue siendo la norma, irónicamente ni siquiera el 1% de la población cumple con esta imposible talla. Los maniquíes deben parecerse a la gente y no al revés.

Al hacer encuestas en redes sociales, el termómetro más sincero, real y directo que puede tenerse, cerca del 90% de las personas dice no sentirse representada en el mundo de la moda. Y sin el menor desparpajo las quejas empiezan a hacerse sentir, una tras otra, se repiten usuario tras usuario: no hay mi talla, eso no es talla grande, la ropa se daña enseguida, es costosísima y así siguen las molestias que aquejan a hombres y mujeres de tallas grandes en Hispanoamérica.

Cuando hablamos recientemente en el podcast de Revista Belleza XL (@bellezaxl en Instagram) sobre el tema, la publicista Lía Zavala y la psicóloga Yumary Guerra de Sosa ambas nos manifestaron que los diseñadores, publicistas y empresarios dedicados al tema, aún no están entendiendo los propósitos de sus marcas y al público al cual le están dirigiendo sus ventas. No hay click, no conectan las marcas y diseñadores con sus clientes y ahí tenemos un gran problema sin duda alguna, porque como resultado, tendremos una y otra vez a una clientela profundamente inconforme. Un ejemplo claro de ello es cuando encontramos tiendas que dicen vender tallas grandes y solo tienen prendas hasta la talla XL o su patronaje es adaptado a cuerpos asiáticos. O qué decir de cuando un diseñador dice trabajar en todas las tallas pero nunca incluye las tallas grandes en sus catálogos. Desconexión absoluta.

No se trata de pedirle a ninguna tienda que cambie de target, mucho menos de hostigar a algún diseñador para que ahora se dedique a las tallas grandes, pero quienes vayan a dedicarse a ello, que lo hagan bien y supliendo las necesidades del mercado para el cual están apostando, con la altura y respeto que nosotros como público nos merecemos. Parece obvio y lo es, pero aún el mensaje no se entiende…

En mi muy personal opinión pasarán unos cuantos años para que esto suceda, el entender que es necesaria la representación y hacer un click como marca, diseñador o casa de moda y clientela es algo parece, demasiado difícil de procesar.

El cliente más allá de “siempre tener la razón” como reza el viejo adagio, es quien tiene el poder de compra y convocatoria, es a quien va dirigido el producto. Entonces cabría la pregunta: ¿Hasta cuándo le das poder con tu dinero -que vale tanto como el de gente de otras tallas- a gente que dice dedicarse a vestirte y que solo te viste de frustraciones?

Como comprador siendo de tallas grandes, llegó hace rato tu momento de hacerte valer, porque así hemos trabajado muchos para que suceda, el turno ahora es el tuyo…

¡Hasta la próxima!

Jennifer Barreto-Leyva
1st. Latina + size model, Beauty Queen & Size advocate worldwide | TV/radio host | Editor in Chief of @BellezaXL |Celebrity blogger in Huffington Post
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!