Lingerie para tus curvas

La ropa interior es la base para que nuestro look, sea del estilo que sea, luzca impecable.

Hoy les compartiré algunos tips para hacer la mejor selección y así nuestros outfits mejoren notablemente.

1.- Da la talla con tu talla

Es frecuente que nos acomplejemos por nuestra talla y los estigmas que hay alrededor de nuestros cuerpos. A veces nos engañamos con la etiqueta y nuestra talla por no aceptarnos, y eso es un error garrafal, a nivel emocional, pero también a la hora de armar nuestro closet y eso incluye la ropa interior.

Si eres talla 3XL, llévala con orgullo y dignidad, no cometes un delito, no haces daño a nadie y tu cuerpo es exclusivamente tu asunto.

Recuerda que la copa debe abarcar todo el seno, para que pueda hacer su labor de sostener correctamente. Si te pellizca el área de las axilas, si al moverte tus pechos se salen y quedan desprotegidos definitivamente debes cambiar la talla de la copa, y con respecto a la espalda igual, si te corta, aprieta o te saca “gorditos” no es tu talla. El brassier debe recoger, no maltratar.

2.- Calidad ante todo

La tela de la ropa interior, sea de la ropa que usamos a diario o en esas ocasiones especiales, debemos procurar escogerla de una tela resistente, no solo por un tema de calidad, sino que en nuestro caso es necesario, de manera que se adapte a nuestras formas sin accidentes innecesarios bien sea en la cotidianidad o en esos momentos especiales que usamos ese lingerie que nos hace sentir como las verdaderas Diosas del Olimpo.

3.- Las medidas, tus medidas

Volviendo un poco al importante punto de las tallas, es también importante que te midas bien, de forma que no solo comiences a conocer tu cuerpo y sus proporciones, sino que tengas conocimiento de tus dimensiones. La talla es una referencia nada más y que no está necesariamente relacionada con tus medidas, que son las únicas que cuentan en esto.

Así que sin vergüenza, porque, no debes tenerla, comienza a medirte y a tomar nota de tus números, números que te recomiendo siempre guardes en tu agenda, porque nunca sabrás cuando los volverás a necesitar, y créeme, para hacer una compra efectiva, siempre debes tenerlos a mano.

Una vez que conozcas tus medidas y tu cuerpo, llegarás al maravilloso punto de ni siquiera leer la etiqueta de lo que compras porque conoces que te queda y que no te queda.

Es bueno -como tip extra- que cada seis (06) meses te midas, por refrescar tus números y siempre estar al día con tus proporciones. ¡Sin obsesionarse!

4.- Elásticos y muchos dientes

Es importante que elijas piezas con elásticos resistentes porque la idea es no perder el día entero ajustándote el brassier o la panty, además que por lo general las mujeres de tallas grandes son de busto generoso y necesitan buen soporte. Lo mismo aplica para los brassiers que usamos en la vida diaria con la cantidad de “dientes” o gafetes necesarios para que sostenga y respalde con fuerza tu pecho sin maltratarte los hombros en la medida de lo posible.

5.- Apretado no funciona

Otra de las cosas en contra de no tener la ropa interior de nuestra talla, es que se marca en nuestro outfit, pero además marca nuestro cuerpo al punto de sacar rollos donde no los hay o dañando nuestro cuerpo y comprometiendo también nuestra circulación.

No vale la pena. Y sí, ciertamente en Latinoamérica no sobran precisamente las opciones a la hora de comprar ropa interior, pero siempre hay pequeñas tiendas, diseñadores, modistas que se dedican a ello, solo es cuestión de buscar.  Recuerden la máxima: calidad sobre cantidad.

6.- Telas de telas

Las telas no deben solo escogerse por su resistencia, sino también tomando en cuenta cosas como nuestro sudor, lo delicada o no de nuestra piel. Cosas como la humedad, tendencia a irritaciones son circunstancias y situaciones que debemos tomar en cuenta. No a todos nos sienta bien lo mismo.

7.- Practicidad ante todo

La ropa interior de diario o cotidiana, es preferible que la escojamos cómoda y resistente para los embates del día a día.

Siempre he pensado que los camisones de seda entre otras piezas son hermosísimas, pero son poco prácticas para un ambiente corporativo donde tus rutinas te harían complicada la jornada.

El lingerie preferiblemente para dormir, para la noche, fines de semana o esos ratitos sola donde necesitas subir tu autoestima, para que así puedas disfrutar cada pieza y tu inversión al máximo.

8.- Cuidados y duración

Mientras más cuides cada pieza más te durará, no solo es comprar cosas de calidad, sino darle los cuidados necesarios al lavarlos, al usarlos. Sean piezas que uses en tu cotidianidad o en ocasiones especiales, el cuidado debe ser el mismo. Le das larga duración a tus piezas y evitar comprar por remplazar nada más.  Es indirectamente una ayuda a tu bolsillo.

La belleza comienza desde adentro, y eso incluye nuestra ropa interior…

¡Hasta la próxima!

Agradecimientos a Buxom Girlish

Por: Jennifer Barreto-Leyva

1st. Latina + size model, Beauty Queen & Size advocate worldwide | TV/radio host | Editor in Chief of @BellezaXL |Celebrity blogger in Huffington Post
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!