El MET de Nueva York nos muestra su lado más “camp”

MET

Los museos siempre van a constituir una de las ventanas más grandes y cercanas que tenemos hacia nuestra historia y la del mundo. El vínculo existente entre la construcción integral de las sociedades y los museos no puede pasarse por debajo de la mesa. La realidad es que estas magníficas estructuras pueden acumular una grandiosa cantidad de tesoros que tienen algún tipo de influencia en el mundo, bien sea artística, social o científica. Esto, a su vez, va describiendo la historia universal.

Este admirable albergue de tesoros suele generar grandes intereses en una cantidad enorme de personas, atrayendo millones de visitas al año de sujetos sumamente motivados por lo que se expone dentro de estas magníficas organizaciones. El Museo del Louvre, el Museo Nacional de China, el Museo Nacional del Aire y el Espacio, y, el Museo Metropolitano de Arte son los cuatro museos más visitados del mundo entero, todo esto se debe a que poseen colecciones exquisitas que hacen delirar hasta al individuo más desapegado de la historia científica y artística del mundo que habitamos.

Sin embargo, el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York tiene un vínculo enorme con la industria de la moda, la cual nace justamente durante el año 1946. Es en este momento en el que el Instituto del Traje se traslada y se une a esta fina estructura, y, dos años después, se comienza a realizar la famosísima MET Gala.

A pesar de que ya hemos hablado bastante de este tema, muchos se preguntarán qué hay más allá de todo esto y de qué va la exposición que alberga el grandioso Museo Metropolitano de Nueva York durante casi todo el año 2019. La realidad es que la exposición cuenta con más de 250 objetos, algunos cuyos orígenes datan del siglo XVII y otros bastante modernos. Se incluyen pinturas, dibujos y esculturas que hacen juego junto a 140 piezas de vestuario que también se encuentran expuestas. En esta oportunidad, la temática abordada toca el tema de la estética “camp”, descifrada en el complejo ensayo escrito por Susan Sontag: “Notes on Camp”. Además, es el mismísimo Andrew Bolton quien afirma que el camp está experimentando un resurgimiento, lo cual es algo completamente normal en tiempos de zozobra social, rebeldía y expresión.

Entre las piezas icónicas que hallaremos expuestas en el museo se encuentran algunas de Paul Poiret, Marc Jacobs, Karl Lagerfeld, Armani PrivéElsa SchiaparelliBertrand Guyon, Stephen JonesErdem, Cristóbal Balenciaga, Christian DiorSalvatore Ferragamo, entre otros. Todas ellas se localizan en áreas estratégicas, que además fueron ambientadas con tonos vivaces que hacen que el público pueda vivir más de cerca la verdadera estética camp.

La muestra, que abrió sus puertas al público el 9 de mayo, se mantendrá dentro de las instalaciones del museo hasta el 8 de septiembre. Y promete ser una de las exposiciones más visitadas en la historia del museo. Así que todavía tenemos oportunidad de vivir una experiencia muy camp dentro de una de las estructuras más visitadas del mundo entero. ¡Apostamos que les encantará! ¡Y a nosotros también!

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!