Connect with us

Colaboradores

Modest fashion: una tendencia con conciencia

Un movimiento que apuesta a no desnudarse ni exhibirse

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

modest fashion

Desde hace al menos unas 3 décadas viene cocinándose la famosa revolución femenina de la que se conoce en la actualidad en una de sus vertientes, el famoso feminismo. Activismo del cuerpo que invita a liberarse de prejuicios, estigmas y demás impuestos por la sociedad. Como todo movimiento social es una influencia en la moda y tendencias, para un extremo y para el otro.

De un lado tenemos a las feministas (especialmente las occidentales) quienes apuestan e invitan a la liberación femenina desde la piel, y eso incluye el desnudarnos en redes sociales, en la calle y donde sea cuantas veces nos provoque. Apuntan a aquello de que “De mi cuerpo y mi vestuario ahórrate tu comentario”.

Sin embargo, en el medio oriente a la par de que se libera la mujer de distintas capas de toxicidad cultural, se mantiene el movimiento de vestimenta modesta o “modest fashion” sin divorciarse de la liberación femenina en lo absoluto. Este movimiento apuesta a que no hay necesidad de desnudarse o exhibirse para demostrar amor propio, fuertemente influenciado por el Islam, religión practicada en una mayoría avasallante de la región; sin embargo, en el occidente, entre islamistas y no islamistas, esta tendencia está lejos de desaparecer.

Lo interesante de esta tendencia del mundo de la moda, es que es liderada por mujeres de todas las tallas, sin distingo de unas u otras.

Un grupo de mujeres apela a que la religión y los tabúes de preceptos antiguos son las banderas que le dan fuerza a este movimiento de vieja data, quienes consideran que los desnudos públicos son un avance en sus luchas puesto que es la cristalización de la liberación. Sin embargo, este grupo de mujeres señaladas por no estar “aún liberadas” se mantiene firme, y bastante lejos de desaparecer. Tanto que recientemente se ha creado la semana de la moda modesta o “Modest fashion week” en Arabia Saudita junto a otros eventos de moda, menos ambiciosos, todos presididos por mujeres, donde los hijabs, abayas y demás piezas son diseñadas con exquisito cuidado y materiales de lujo y alto standard, pero además, una generación de diseñadores de moda, en su inmensa mayoría mujeres, están abriendo camino en un mundo desconocido y no explorado, creando desde cero, moda para mujeres con este pensamiento. Un paso gigantesco e importantísimo cabe destacar en cuanto a moda se refiere.

Claudia D’Arpizio, socia de Bain & Company y autora de un reciente estudio de moda, explica que esta industria ha entrado en un proceso de conciencia, donde entienden el poder de la inclusión y de la moda para todos.

Según este estudio, el “modest fashion” o moda modesta representó el 40% de las ventas de prêt-à-porter de lujo para mujeres en 2018, incluida la ropa específica para clientes musulmanes y otros tipos de ropa considerada “naturalmente” modesta.

Seas de un grupo o del otro, lo importante es que sepas respetar y reconocer la presencia del contrario. Si eres de las que disfrutas con el tema de los desnudos ¡adelante!; si eres de las que por el contrario, sientes que no es necesario desnudarse para mostrar amor propio y empoderamiento femenino disfruta al máximo realizando distintas combinaciones de tus outfits, reafirmando el amor propio desde tu esencia, a la par de no olvidar la inmensa importancia de lo que realmente estás demostrando desde tu vestimenta o desnudo. La psicología, específicamente en su vertiente de la moda no se equivoca…

Seas del team que seas, como mujer, reconoce a tus pares, respétalas, y aplaude sus espacios.

Hasta la próxima.

Compartir:

Colaboradores

7 Formas de ejercitar tu resiliencia en situaciones de adversidad

Se trata de una capacidad que tenemos todos

Compartir:

Published

on

resiliencia

Ejercitar la resiliencia personal favorece nuestra salud y nos ayuda a comunicarnos mejor en el trabajo y la vida privada.

Se trata de una capacidad que tenemos todos los seres humanos y podemos aprovecharla en situaciones de adversidad, incertidumbre o desmotivación.

La resiliencia nos permite crecer mentalmente sanos, proyectarnos a futuro y superar las frustraciones, aunque vivamos en dificultades extremas.

Usar la resiliencia implica formas de pensar y conductas que cualquiera puede aprender y desarrollar con ejercicios como estos:

1. Practica el control de tus respuestas dejando de juzgar de inmediato lo que lees o escuchas. Haz una pausa y reflexiona sobre las posibles utilidades de esa información que tienes frente a ti.

2. Aléjate de las fuentes de información que te produzcan desesperanza o ansiedad. Si esos “hechos” no te ayudan a sentir alguna posibilidad de mejora, decide no consumirlos.

3. Conéctate con frecuencia con las personas que te valoran más, te recuerden tus virtudes y te hagan sentir bien. De manera consciente busca leer o escuchar a personas de las que aprendes. Todas ellas te hacen ver otras realidades y oportunidades.

4. Recuerda tus logros y fortalezas, aunque parezcan pequeños. Es un ejercicio que oxigena el alma porque conecta tu cerebro con tu potencial, tus capacidades y con los recursos que te brindan estabilidad emocional.

5. Cultiva un lenguaje de posibilidades. Recuerda que las palabras que más usamos en el día a día determinan nuestras emociones. Por ejemplo, quéjate  menos de lo que no puedes cambiar o no sabes, y define tus opciones de acción con lo que sí sabes y controlas.

6. Practica la bondad y ayuda a otros en circunstancias adversas. Sentirás que eres útil y que siempre puedes hacer algo frente a las dificultades.

7. Practica el agradecimiento de manera activa. El hábito de sentirse agradecido y expresarlo tiene profundos efectos físicos y emocionales. Solo necesitamos estar pendientes de aprovechar cada oportunidad para ejercitarlo.

Ten presente que la resiliencia es una fuerza humana que todos llevamos dentro. A veces se duerme. Pero siempre podemos despertarla y mantenerla activa.


Juan Carlos Jiménez es empresario, consultor, profesor y conferencista en marketing, ventas, atención al cliente, cultura corporativa, valores y liderazgo.

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

La industria de tallas grandes y sus extremos

¿Has vivido alguno de estos escenarios?

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

Tallas grandes

Si hay una industria en el mundo de la moda donde uno no puede aburrirse, es en la parte o sector de las tallas grandes. No solo porque abundan las polémicas, sino porque surgen cosas absurdas, extremistas, risibles y hasta divertidas de vez en cuando…

Conversaba con un querido amigo sobre moda en tallas grandes recientemente y entendí muchas cosas de por qué los varones no están interesados en el tema, una de ellas es porque no se lo inculcan como a nosotras desde niños, porque se supone que estas son cosas de mujeres nada más, cuando es totalmente falso; la moda es y debe ser siempre para todos(as), pero además de eso me hablaba de la falta de opciones, de que le aburría salir a comprar porque encontraba lo mismo. Él, un hombre de casi 50 años, de talla grande, con pena al hablar del tema, habló sin desparpajos esta vez. Inclusive entre risas me decía: “Jen, hace años compré mi bañador y no tengo interés en comprar otro, ¿sabes por qué? Porque estoy seguro que voy a encontrar las mismas tediosas opciones. No me emociona para nada el asunto”; ahí en ese justo momento empecé a comprender muchas cosas, pero lo más interesante vino después, y es que me mostraba orgulloso su última compra, una camisa casual, de manga larga, en un precio infumable absolutamente. Entré en horror y pánico a la vez. Grité: “¡Pero con lo que pagaste por esa camisa puedes comprar un país entero!”; mi horror venía de que además de ser una pieza común, no era de diseñador, ni hecha a medida ni nada. Entonces el sobreprecio era solo porque sí. Fatal…Y eso es la moda en tallas grandes: extremos.

Cuando finalmente se consiguen opciones son bastante costosas y con mucho que desear en la calidad y el fitting, cuando miramos hacia las pocas ofertas de calidad, entonces los costos salen de lo desproporcionado por lejos. No hay un punto medio al cual echar mano. El consumidor a todas estas queda totalmente huérfano. Este es un debate perpetuo que tímidamente comienza a plantearse y a conversarse ya directamente con diseñadores y proveedores. Está lejos, muy lejos de llegarse a un punto medio, de sanearse las bases del marketing, la calidad de las prendas, queda un camino largo y tedioso por recorrer, que al menos en Argentina va avanzando con la aprobación de la discusión de la “Ley de talles”, ley que regula todo este tema en la nación del tango y los vinos tintos. Este es un tema que está realmente crudo y que mientras sigamos con miedo de reclamar un mercado de altura, que se parezca más a nosotros –como debe ser- y menos a las mentes cerradas que dominan esta industria, más difícil será que esos cambios que tanto queremos se materialicen. No basta con reclamar tímidamente desde redes sociales, hay que llevarlo más allá…

¿Has vivido alguno de los escenarios aquí descritos? Coméntame, iniciemos el sano debate, visibilicemos el tema.

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

Sauvignon Blanc: una uva con personalidad

Una cepa que da vinos blancos frescos y muy agradables de tomar

Compartir:
Elizabeth Yabrudy

Published

on

Sauvignon Blanc

Como educadora en vinos y apasionada por el tema, trato de difundir entre los aficionados las diferencias que existen entre las variedades de uva, no solamente para que conozcan en términos teóricos qué las define, sino para que, como lo he comentado en textos anteriores, puedan determinar el estilo de vinos que prefieren.

Durante las próximas seis semanas estaré escribiendo sobre distintas variedades blancas, iniciando con la Sauvignon Blanc, una de las más conocidas. Cuando hablamos de cepas blancas, posiblemente es ella la primera que viene a la mente del consumidor regular, pero… ¿puede éste definir su perfil?

Esta variedad es de origen francés. Si bien puede cultivarse en muchas regiones del mundo, es muy importante el clima donde se desarrolla pues su ciclo vegetativo es corto. Si no tiene las condiciones idóneas, no madura adecuadamente y presenta notas muy vegetales en nariz, así como una acidez punzante -al punto de llegar a ser desagradable- en boca.

En los espacios donde consigue desarrollarse, la Sauvignon Blanc da vinos blancos frescos y muy agradables de tomar, especialmente si se trabaja con una vinificación tradicional realizada totalmente en acero inoxidable. En vista, sus vinos suelen presentarse con un color amarillo pálido con destellos verdosos, con un ágil andar en la copa. Su nariz es de intensidad media/alta, caracterizada por notas herbáceas y vegetales (destacando los aromas de grama recién cortada, pimentón verde y/o grosella espino), la presencia de frutas cítricas (limón y/o toronja rosada), toques de frutas tropicales (particularmente parchita), y de algo de frutas con semilla (como albaricoque y/o durazno). En boca, la acidez intensa de esta cepa es su bandera, casi siempre acompañada por toques minerales, con un cuerpo ligero y una persistencia media.

Un Sauvignon Blanc es un vino que bien puede beberse solo, pero es un excelente acompañante de platillos del mar, especialmente de ceviches. Sorpresivamente para muchos, armoniza muy bien con la receta tradicional del pesto genovés, así como con platillos a base de tomate crudo y hierbas aromáticas.

El país con mayor cantidad de hectáreas de cultivo en el mundo es Francia, en particular las regiones del Valle del Loira y Burdeos. Le sigue Nueva Zelanda, donde la Sauvignon Blanc es la cepa blanca por excelencia. Chile tiene un número importante de hectáreas, y en años recientes se han hecho muy famosos los vinos de esta uva elaborados en las zonas costeras, particularmente en el Valle de Casablanca y el Valle de Leyda. Sudáfrica también ha tenido resultados muy positivos, dando origen a vinos muy expresivos.

En los anaqueles venezolanos esta es una de las variedades blancas que ocupa más espacios, especialmente con vinos de origen chileno. Recomiendo hacer una degustación comparativa de Sauvignon Blanc, tal como la que hicimos hace unos días durante el Seminario de Identificación de Varietales Blancos que estoy dictando actualmente en Celicor Boutique. En esta ocasión degustamos Metropoly Sauvignon Blanc (Valle de Casablanca, Chile), Santa Carolina Reserva Sauvignon Blanc (Valle de Leyda, Chile) y Valle Andino Sauvignon Blanc (Valle Central, Chile). El ejercicio de cata nos permitió apreciar cómo en un país, una misma uva puede tener expresiones tan distintas, aun cuando mantiene las características que la definen como variedad.

¡Salud y hasta la próxima entrega!

Compartir:
Continuar Leyendo
A %d blogueros les gusta esto: