Películas infantiles que guardan lecciones para adultos

películas infantiles

No es nada nuevo encontrar temas adultos en películas infantiles. Más de una niñez se ha arruinado cuando nos damos cuenta que Shrek tiene chistes sexuales y que la muerte de la mamá de Bambi es común en un mundo donde la caza como deporte aún es permitida.

Sin embargo, hay películas infantiles que no sólo cumplen con la tarea de entretener a su público principal, sino que además guardan lecciones que podemos utilizar de adultos.

Kiki’s Delivery Service

Esta película del estudio Ghibli estrenó en 1989 contando la historia de Kiki, una bruja que al cumplir los 13 años debe abandonar su casa y adentrarse al mundo de una bruja adulta. Llega a un pueblo costero y va conociendo a los habitantes de este lugar, consiguiendo trabajo como servicio de entregas a domicilio.

La película, típica del estudió que se encargó de otros films como El Viaje de Chihiro y El Castillo Andante de Howl, tiene un trasfondo que no todos los niños asimilan la primera vez que la ven.

Durante la película vemos los altibajos de tener un trabajo a tiempo completo. El personaje principal representa a la perfección lo que hoy en día conocemos como «burn out», ese momento en el que perdemos el balance entre el trabajo y el bienestar mental, y terminamos cansados, al punto de bajar el rendimiento en el trabajo.

Con Kiki aprendemos que es necesario tener una vocación y balancear la vida laboral, la vida social y la individualidad si queremos rendir en cada aspecto de nuestras vidas sin perder nuestra chispa especial.

An american Tail

películas infantiles

En los últimos años películas como Brooklyn y la recientemente estrenada Hamilton han tocado el tema de lo que significa emigrar. Son films que cuentan los obstáculos sociales y emocionales que se encuentran las personas que deciden irse de su país natal a países donde creen que van a tener mejores oportunidades. No parece un tema para una película infantil, ¿cierto?

Pues An American Tail, o Un Cuento Americano, narra las aventuras de Feivel, un ratoncito que emigra de Rusia a los Estados Unidos y es separado de su familia en el viaje. La película tuvo un sin fin de secuelas, todas enfocadas en la ruda realidad que existe detrás de la emigración. Desde los peligros del viaje, hasta las estafas que la gente con poder usa para aprovecharse del inmigrante necesitado.

Matilda

películas infantiles

Basada en el cuento de Roald Dahl, Matilda es la película que narra la historia de una niña que, a pesar de crecer en una familia que la desprecia y la ignora, desarrolla habilidades mágicas y encuentra la felicidad en los libros.

La primera lección obvia, para niños y adultos, es la importancia de la lectura. Para las generaciones que existieron antes de Harry Potter, Matilda era el primer encuentro con la magia y el primer ejemplo a seguir para los que crecerían como amantes de libros.

Sin embargo, un mensaje que suele ser ignorado por los niños, es la importancia de la nobleza y el respeto en la gente con la que nos rodeamos. Enfrentándose toda su vida a una familia que no la apreciaba, Matilda sólo llega a entender lo valioso de su conocimiento, y sus poderes, una vez que conoce a la Maestra Miel, el único personaje noble que la trata con respeto a pesar de ser «tan sólo una niña».

Up

Up es una de las películas infantiles más conocidas por su contenido dramático. El prólogo de la película nos muestra a un par de niños que, a través de su espíritu aventurero, terminan felizmente casados. Vemos cómo el matrimonio no puede concebir hijos, cómo la esposa del protagonista muere de alguna enfermedad y finalmente el efecto que tiene la soledad en Carl, un vende globos viudo y cascarrabias que está aferrado al recuerdo de su esposa. Eso sólo en los primeros 15 minutos del film.

Como si eso no fuera poco, Up es una de las primeras películas de Disney que nos muestra un concepto de familia no convencional. Sin princesas o hechizos mágicos, la historia muestra a tres protagonistas que van cambiando los roles de líder, seguidor y protegido constantemente. Todo con el fin de salvar a una criatura extraña y su familia.

De las aventuras de Carl, Russel y Dug, podemos quedarnos con el concepto de familia adquirida: este importante, y difícil de conseguir, grupo de gente que se convierte en nuestra red de apoyo y una segunda familia.

Cats Don’t Dance

Si aún esperas que La La Land reciba el Oscar a Mejor Película, de seguro disfrutaste esta película infantil. Estrenada en 1997, esta película animada de Warner Bros, pasa al olvido una vez vista. Sin embargo, es una de las películas que mejor muestra los recovecos del mundo del espectáculo.

Basada en el Hollywood de 1930, Cats Don’t Dance, o Los Gatos no Bailan, cuenta la historia de Danny, un gato que tiene la oportunidad de alcanzar la fama, pero debe enfrentarse al mundo del espectáculo que le de prioridad a actores humanos, antes que a los gatos.

Con números musicales animados dignos de Fred Astaire y Ginger Rogers, la animación de esta película nos enseña a lidiar con el mundo laboral que le da privilegios a personas con mejor nivel social. Nos muestra que ser soñadores es importante, pero que sin dedicación y talento, los sueños se quedan como sueños y no se convierten nunca en metas.

Aprovecha este domingo para repasar estas películas infantiles y aprender lecciones que, como adultos, a veces olvidamos.

Andrea Armas
Dibujo para vivir y acumular libretas. De vez en cuando productora. No me gusta el sushi.
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!