Las perlas el clásico que no pasa de moda

Las perlas

Ya decía mademoiselle Chanel que una mujer necesita tiras y tiras de perlas y es que son por mucho las joyas más sofisticadas y atemporales que una dama debe tener. ¿Pero desde cuándo se utilizan las perlas?

Te contamos la historia de las perlas y su influencia en distintas culturas

Las perlas podrían ser la gema más antigua del mundo con más de 4000 años de antigüedad. Y es que el cultivo de perlas inició durante finales de 1800 y 1900 cuando investigadores japoneses buscaron nuevas técnicas para cultivarlas y aumentar la oferta para satisfacer la demanda que cada vez era mayor. Kokichi Mikimoto quien utilizó la técnica creada por el biólogo marino británico William Savillekent fue el pionero de la industria cultivada. Ingenioso como nadie, se encargó de convencer a los compradores que el cultivo de perlas era tan o más valioso que las perlas naturales. En menos de 50 años estuvieron disponibles para cualquiera, al punto de que hoy en día las perlas de alta calidad son asequibles para todo el mundo y no solo para nobles.

Pero estas gemas se remontan muchos años atrás y de la mano de otras civilizaciones; por ejemplo, en Egipto sus pobladores eran aficionados a la madreperla conocida también como concha, esto ocurrió alrededor del 4000 a.C y para ellos no eran la gran cosa. La madreperla era utilizada para decorar los espacios de vida, así como a ellos mismos. Muchas de sus joyas fueron creadas a partir de cuentas hechas de conchas.

                                                   

Para la India, en sus antiguos escritos hindúes la primera perla fue descubierta por el dios Krishna. Otra mención sobre estas gemas está en el Ramayana, el antiguo poema épico que describe un collar compuesto de 27 perlas. También en Asia, los chinos creían que las perlas eran posesiones preciadas y eran los regalos favoritos para la realeza, la primera mención de perlas está en los registros chinos de 2300BC.

En el imperio Romano, por su parte, creían que las perlas eran símbolo de riqueza y prestigio. También creían que eran adecuadas para un dios y es por ello que adornaron la estatua de mármol de la diosa Venus con los mejores y más grandes pendientes redondos de los que pudieron echar mano. Su concepción de alto valor dado a las perlas los llevó a prohibir su uso a quienes consideraban indigno.

Para los griegos las perlas traían amor por lo que era una característica destacada en muchas de las bodas. Homero describió famosos pendientes de perlas de Juno en la Ilíada. Por otro lado, el golfo pérsico tenía camas de ostras naturales y fue la principal fuente de joyería de perlas en Grecia.

En Estados Unidos y Europa las perlas llegaron con los descubridores; en 1800 las perlas se encontraron en el Alto Mississippi comenzando una búsqueda del Tesoro comparable con la fiebre del oro en California. El suministro de las perlas se secó en el siglo XIX al asesinar a millones de mejillones debido a la pesca excesiva y a la contaminación que la acompañaba. Los mejillones también eran extraídos y procesados en botones hasta que en el siglo XX fueron reemplazados por los plásticos.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!