Pollo frito 2.0: la nueva forma de comer pollo sin matar animales

pollo

Cuando hablamos de sabor, sin lugar a dudas, el pollo frito viene a nuestra mente en cuestión de segundos. Nuevas tecnologías, como las que se encuentra desarrollando la empresa Memphis Meats, intentan producir carne con los mismos nutrientes y de altísima calidad, pero sin matar animales. Todo un reto dentro de la competencia entre la industria avícola y la tecnológica.

El enfoque que utiliza la empresa es la de crear “carne limpia”, ellos mismos así la han denominado. Esto consiste en el cultivo de células animales en laboratorio y luego alimentarlas de nutrientes hasta que se formen pedazos lo suficientemente grandes para cocinar y comerlos. Memphis Meats ya ha logrado algunos resultados favorables en otro tipo de carne como la de ternera y, su mayor logro del año 2018, que fue la creación de una “albóndiga limpia”.

Uno de los aspectos más importantes al momento de elaborar este tipo de alimentos, es el sabor. El diario norteamericano, The Wall Street Journal, logró conversar con una persona que tuvo la oportunidad de probar el pollo de la empresa. Indicó que aunque lo sintió “más esponjoso” en comparación a una pechuga de pollo regular, hizo énfasis en el buen sabor que mantiene la pieza. Igualmente afirmó que lo volvería a comer, lo cual es probablemente la medida de éxito que, inclusive dentro de la empresa, todos estaban esperando.

El problema que se encuentra experimentando actualmente la compañía es el costo de su producto que ronda los 17.000 euros por kilo, menos de la mitad de lo que costaba un kilo de su ternera el año pasado. Una suma muy alta para estar pensando en colocar sus productos en los anaqueles de supermercados, por ejemplo. Por otro lado, la carne cultivada no está cerca de ser producida a gran escala, lo cual también es un problema que deben solucionar.

La optimización es el camino

La reducción de los precios dentro de este ramo es cuestión de tiempo para que empiece a darse, precisamente por la efectividad que tiene al momento de dar creación a la materia. Al menos así lo asegura el profesor de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, Paul Mozdiak, quien, también, se dedica a cultivar carne de pavo en el laboratorio. Dijo que, teóricamente, podría resultar más económico que la cría de animales, porque no hay que producir plumas ni huesos que no sean necesarios para los fines alimentarios que se le da al animal, sino que toda la energía y los nutrientes podrían ser destinados a producir más carne.

Memphis Meats cree, al igual que el profesor, que los costos podrán disminuirse lo suficientemente rápido como para estar en la opción de comercializar sus productos para el año 2021. Parece que debemos esperar aunque sea un par de años, antes de ir a algún establecimiento a disfrutar de unas ricas tiras de pollo criadas en laboratorios.

¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!