Robots: perfectos para las entregas a domicilio

Robots delivery

Para 2020, se suponía que los robots conducirían nuestros automóviles y entregarían alimentos y otros bienes a nuestros hogares.

Estas tecnologías habrían demostrado ser beneficiosas en un año definido por la pandemia de Covid-19, donde la entrega sin contacto y los automóviles sin conductor ayudarían a mantener a los humanos fuera de peligro. Pero ninguna de estas tecnologías prometidas hace mucho tiempo está lista para el uso público generalizado, y ahora parece que se está escapando una oportunidad.

Los robots de acera, los drones y los autos autónomos están en gran medida al margen, ya que la pandemia incita a las personas a quedarse en casa y solicitar todo desde sus computadoras o dispositivos móviles. Amazon y otras empresas que dependen de las entregas como Instacart han contratado a decenas de miles de trabajadores para ayudar a empacar y entregar comestibles y paquetes.

Los partidarios de la robótica son rápidos en señalar que con un robot en el trabajo, cada entrega no requiere de contacto. El distanciamiento social es algo natural.

Si bien la pandemia ha creado una gran oportunidad para los robots, la tecnología no está lo suficientemente madura como para aprovechar el momento, dicen los expertos. Los robots aún no han demostrado que sean lo suficientemente seguros como para operar de manera totalmente independiente.

Las empresas todavía deben confiar en los humanos para supervisar los robots de entrega, para evitar errores y ayudar al robot a salir de situaciones confusas.

Si bien la pandemia parece representar una oportunidad perdida para implementar estas tecnologías a gran escala, los ingenieros que trabajan en esta tecnología dicen que ven un lado positivo. Creen que la pandemia acelerará el desarrollo y la aceptación social de los robots, ya que el público en general ve lo útiles que pueden llegar a ser.

Rappi usa robots para sus entregas

La aplicación de entrega colombiana Rappi es una compañía que recurre a los robots para reducir la dependencia de los trabajadores humanos durante la pandemia de coronavirus.

Además de Colombia, Rappi opera en México, Perú, Chile, Uruguay, Argentina y Brasil.

Al igual que en otros países, la aplicación de entrega colombiana está utilizando robots para completar pedidos en un momento en que las personas corren el riesgo de contraer el virus al interactuar con otros. Hasta ahora, los robots son parte de un piloto en Medellín, con potencial para expandirse.


Información tomada de CNN y Business Insider.

Sergio Sosa
Economista (1987). Blogger desde el 2000. Beer Enthusiast. Music lover.
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!