Sal de tu zona de confort y ámate más

zona de confort

La moda y el buen vestir van más allá de conocer dos que tres diseñadores y leer Vogue religiosamente cada mes. Es más allá de un tono de azul, parafraseando la icónica escena de la película “The Devil wears Prada”. Tanto así que existe la psicología de la moda, estudios que explican a rajatabla todo con detalle lo que percibimos por la vista a través de nuestra ropa, maquillaje, accesorios, cortes de cabello, etc. Los mensajes que damos a través de nuestro estilo, todo lo que comunicamos de nosotros básicamente.

Soy una férrea creyente de que por salud emocional es necesario salirnos de nuestra zona de confort para aprender a conocernos, a saber qué nos gusta, por qué esto o aquello no nos queda y cómo podemos lucir mejor.

Mensajes de estos me llegan todos los días a través de mis redes sociales: “No sabía que una chica de talla grande podía vestir de blanco y que le quedara tan bien” “Nunca me atreví a usar un bañador de dos piezas hasta que te lo vi a ti” “Cuando te vi esta combinación de colores me animé y la probé en mí con la sorpresa de que también me quedaba bien”.

Yo intento de hacer esto todos los días. Quizá con un cinturón, un maquillaje nuevo, un peinado inusual, pero siempre saliéndome un poquito de mi zona de confort.

¿Qué gano con esto? Me amo más, más fuerte y nunca podría ponerlo en duda.

¿Por qué? Porque aprendo a conocerme más y mejor, porque me doy la oportunidad de ver otros lados de mí, porque aprendo a conocer qué me queda bien y qué no y en base a eso fortalecer y mejorar mi imagen. Muchos interpretan todo esto en rebeldía, en ese famoso “Me pongo lo que quiero” al que le tengo pánico, porque detrás de eso hay un miedo con rabia enmascarada que no habla de una autoestima sana, por el contrario, habla de una autoestima con mucho por trabajar.

No he dejado de vestir nada por mi peso o talla, sin embargo sé identificar qué sí debo vestir porque me favorece y qué no debo vestir porque me desluce y en base a eso doy rienda suelta a mi imaginación. La imagen que das lo es todo. Saber identificar las cosas que nos perjudican versus las que nos benefician hablan de forma contundente de una autoestima sana, y el buen vestir no se escapa de esto.

Te animo como siempre a que te atrevas a probar, combinar cosas de tu closet, nunca sabes qué idea divertida puede salir de allí, que además ayude a prolongar y diversificar aún más las piezas que poseas.

El objetivo es uno: vernos mejor. Entonces atrévete, combina, des-combina, prueba, conócete y ámate.

Hasta la próxima!

Jennifer Barreto-Leyva
1st. Latina + size model, Beauty Queen & Size advocate worldwide | TV/radio host | Editor in Chief of @BellezaXL |Celebrity blogger in Huffington Post
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!