Sauvignon Blanc: una uva con personalidad

Sauvignon Blanc

Como educadora en vinos y apasionada por el tema, trato de difundir entre los aficionados las diferencias que existen entre las variedades de uva, no solamente para que conozcan en términos teóricos qué las define, sino para que, como lo he comentado en textos anteriores, puedan determinar el estilo de vinos que prefieren.

Durante las próximas seis semanas estaré escribiendo sobre distintas variedades blancas, iniciando con la Sauvignon Blanc, una de las más conocidas. Cuando hablamos de cepas blancas, posiblemente es ella la primera que viene a la mente del consumidor regular, pero… ¿puede éste definir su perfil?

Esta variedad es de origen francés. Si bien puede cultivarse en muchas regiones del mundo, es muy importante el clima donde se desarrolla pues su ciclo vegetativo es corto. Si no tiene las condiciones idóneas, no madura adecuadamente y presenta notas muy vegetales en nariz, así como una acidez punzante -al punto de llegar a ser desagradable- en boca.

En los espacios donde consigue desarrollarse, la Sauvignon Blanc da vinos blancos frescos y muy agradables de tomar, especialmente si se trabaja con una vinificación tradicional realizada totalmente en acero inoxidable. En vista, sus vinos suelen presentarse con un color amarillo pálido con destellos verdosos, con un ágil andar en la copa. Su nariz es de intensidad media/alta, caracterizada por notas herbáceas y vegetales (destacando los aromas de grama recién cortada, pimentón verde y/o grosella espino), la presencia de frutas cítricas (limón y/o toronja rosada), toques de frutas tropicales (particularmente parchita), y de algo de frutas con semilla (como albaricoque y/o durazno). En boca, la acidez intensa de esta cepa es su bandera, casi siempre acompañada por toques minerales, con un cuerpo ligero y una persistencia media.

Un Sauvignon Blanc es un vino que bien puede beberse solo, pero es un excelente acompañante de platillos del mar, especialmente de ceviches. Sorpresivamente para muchos, armoniza muy bien con la receta tradicional del pesto genovés, así como con platillos a base de tomate crudo y hierbas aromáticas.

El país con mayor cantidad de hectáreas de cultivo en el mundo es Francia, en particular las regiones del Valle del Loira y Burdeos. Le sigue Nueva Zelanda, donde la Sauvignon Blanc es la cepa blanca por excelencia. Chile tiene un número importante de hectáreas, y en años recientes se han hecho muy famosos los vinos de esta uva elaborados en las zonas costeras, particularmente en el Valle de Casablanca y el Valle de Leyda. Sudáfrica también ha tenido resultados muy positivos, dando origen a vinos muy expresivos.

En los anaqueles venezolanos esta es una de las variedades blancas que ocupa más espacios, especialmente con vinos de origen chileno. Recomiendo hacer una degustación comparativa de Sauvignon Blanc, tal como la que hicimos hace unos días durante el Seminario de Identificación de Varietales Blancos que estoy dictando actualmente en Celicor Boutique. En esta ocasión degustamos Metropoly Sauvignon Blanc (Valle de Casablanca, Chile), Santa Carolina Reserva Sauvignon Blanc (Valle de Leyda, Chile) y Valle Andino Sauvignon Blanc (Valle Central, Chile). El ejercicio de cata nos permitió apreciar cómo en un país, una misma uva puede tener expresiones tan distintas, aun cuando mantiene las características que la definen como variedad.

¡Salud y hasta la próxima entrega!

Elizabeth Yabrudy
Certified Specialist of Wine & Spirits / Sommelier - Un espacio para compartir vivencias y conocimientos sobre vinos, destilados y gastronomía
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!