The Last Dance: 5 lecciones de liderazgo

The Last Dance

The Last Dance es una serie documental de ámbito deportivo, centrada en la temporada 1997-98 de los Chicago Bulls de la NBA. La miniserie, producida por ESPN fue lanzada el 19 de abril de 2020 y al día siguiente en la plataforma Netflix. Está dirigida por Jason Hehir y consta de 10 capítulos, lanzado dos nuevos episodios semanalmente.

La serie está centrada en la temporada 1997-98 de los Chicago Bulls, en la que sería la última temporada de Michael Jordan en la franquicia de Illinois. Siguiendo el transcurso de la misma, en la que los Bulls consiguieron su sexto anillo, así como el futuro de su plantilla y cuerpo técnico, por la inminente marcha de su estrella la temporada siguiente.

La estructura de la serie sigue dos líneas temporales diferentes, que acaban juntándose. La primera línea temporal comienza durante la pretemporada de la temporada 1997/98, terminando con las finales de esa temporada. Mientras que la segunda línea temporal, comienza con los inicio de Jordan en el instituto y universidad, recorre su carrera en los Bulls, y finalizando al unirse a la primera línea temporal, en 1997.

El título de la serie documental, hace referencia al nombre que le asignó el entrenador Phil Jackson, a la temporada 1997-98 de los Chicago Bulls. Ya que ésta iba a ser su última temporada como entrenador en Chicago, la catalogó como «The Last Dance» («el último baile»), en alusión al último recorrido que harían como equipo.

5 lecciones de liderazgo

Aunque este documental gira alrededor del desempeño de Michael Jordan durante el tiempo que estuvo en los Chicago Bulls, es innegable que se pueden extraer valiosas lecciones de vida y liderazgo:

  1. Ser un competidor feroz: en cada partido, Michael Jordan entraba a la cancha como si estuviera jugando el último juego de la temporada. Jordan llegaba 45 minutos antes que sus compañeros de equipo a cada una de las prácticas y en muchas ocasiones también era el último en irse. Esto le sirvió de inspiración a varios de sus compañeros.
  2. Estar abierto al feedback: una de las formas para obtener una lección valiosa de cada una de las situaciones por las que atravesamos consiste en estar abiertos al feedback. Esto es algo muy difícil de lograr cuando tenemos un ego muy grande pero Michael Jordan supo hacer a un lado su ego para recibir el necesario feedback, lo que le permitió convertirse en un gran jugador de basketball.
  3. Ser flexible: Michael Jordan era un jugador extremadamente versátil lo que contribuyó a que el juego en equipo fuera mucho más dinámico y les permitiera alcanzr el campeonato de la NBA en varias oportunidades.
  4. Aprender de los propios errores: Jordan usaba el fracaso como fuerza motivadora para empujarse tanto a sí mismo como a sus compañeros año tras año.
  5. Tener un fuerte deseo de ganar: el deseo por ser el mejor fue algo que motivó a Jordan durante toda su carrera. Además. no quería decepcionar a los fans del equipo que pagaban para verlos jugar con excelencia cada día.

The Last Dance es la historia de un atleta notable que, durante sus años con los Chicago Bulls, combinó enfoque, intensidad y trabajo duro para ganar, entretener e inspirar.

¿Crees que puedes poner en práctica estas lecciones tanto en tu vida personal como en tu vida laboral?


Información tomada de www.cronista.com y Wikipedia.

Sergio Sosa
Economista (1987). Blogger desde el 2000. Beer Enthusiast. Music lover.
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!