En la vida hay amores que nunca pueden olvidarse

Tito Rodriguez

El bolero sigue invitándonos de la mano de sus cantantes y de sus letras a recordar nostalgias, amores, desamores y otros estados de ánimo propios de esos momentos de éxtasis.

¿Quién no ha pasado por estas emociones?

Hoy tenemos al boricua a toda prueba, pero de sangre cubana y dominicana, quien desde niño demostró sus dotes artísticas, siendo compositor, cantante y un gran maraquero, aunque de esto último poco se sabe.

TendencyBook les presenta a Tito Rodríguez:

Tito Rodríguez comenzó dando serenatas, pero con solo 13 años ya firma su primer contrato como cantante. Seguro de que lo que le esperaba era un futuro artístico, se mantiene en esa línea, hasta llegar al Cuarteto Mayarí teniendo un inusitado éxito. Desde siempre sus juguetes fueron maracas, piano, trompeta y su sueño tener su propia orquesta. Avanza en su carrera y Xabier Cugat lo contrata, y allí Tito se luce con esa voz especialmente particular, tanto para las guarachas y sones, como para el bolero.

En 1952 llega a Nueva York con menos de 30 años y estudia formalmente música y gana la mención de honor de la Century Conservatory of Music, claro que por su talento, pero especialmente por el estilo tan particular que tenía como cantante.

En el Palladium de Nueva York alterna con las más grandes orquestas de la época como Tito Puente, Charlie Palmieri, Arsenio Rodríguez y La Sonora Matancera, entre otras grandes orquestas.

Despunta entonces con guarachas como «Avísale a mi contrario»¸ «Cara de payaso», «Mama Guela», «El que se fue»; hasta saltar con los temas inolvidables y románticos y convertirse en una de las voces más importantes del bolero, no solo de Puerto Rico, sino de toda Latinoamérica.

Hablamos aquí de la década del 60 y un bolero de Félix Reyna permite una transición entre bolero y guaracha, «Si te contara».

Tito recorre no solo su Borinquén, sino toda la cuenca del Caribe y se convierte en el invitado especial de todos los carnavales de Caracas, llega a ser el Rey Momo de los carnavales en 1966 presentándose en el Hotel Tamanaco y en el Night Club El Campo, en la Avenida Francisco de Miranda.

Sus guarachas amenizan los carnavales, pero sus boleros lo hacen inmortal. Tito Rodríguez, «Cómo imaginar»:

Elsy Manzanares
Periodista, tiene en su haber varios libros y uno de ellos es un trabajo sobre el bolero que se pasea por una serie de entrevistas y anécdotas infinitas sobre el tema. Este libro "La noche de anoche" nació desde su programa de radio en la Emisora Cultural de Caracas: "La intimidad del bolero
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!