Un color vale más que mil palabras

Un color vale más que mil palabras

El mundo del color es amplio y versátil y llega a influirnos de manera profunda pero sutil y al igual que la música tiene su propio lenguaje. Para quienes trabajan en el mundo del arte es fundamental conocer la psicología que existe tras ellos pero para los que no también resulta de vital importancia. ¿Sabes el por qué? Te contamos porqué el color vale más que mil palabras.

La psicología del color es un estudio que nos permite conocer cómo percibimos el color y cómo nos comportamos ante determinados tonos, incluso las emociones que nos despiertan. Tiene aspectos subjetivos como la variación en el significado de las interpretaciones debido a la cultura, sin embargo hay principios acertados que repasaremos más adelante.

El color en el día a día

¿Sabías que en este preciso instante el color está influyendo en cómo te sientes? Y es que normalmente hablamos del color sin darle mucha importancia; por lo general nos referimos a ellos como colores cálidos y fríos cuando vamos a vestirnos o cuando pintamos nuestras casa. Tal vez alguna vez te haya pasado que has descartado entrar a algún sitio porque no te convence o vas de visita a la casa de alguien pero la notas “pesada” y todo esto es gracias a cómo percibiste los colores.

El color en el marketing

Conocer los colores es fundamental para quienes trabajan en esta área y es que es la base de las estrategias comerciales. Muchas veces creemos que estamos comprando desde el raciocinio y es la emoción la que está determinando el impulso. La pregunta más frecuente que se oye en los estudios publicitarios es: ¿cómo llegamos al corazón del cliente? Y la respuesta mas lógica siempre es a través del oído y la vista; según los especialistas la elección del consumidor entre y un producto y otro el 85% de las veces es determinado por la percepción de los colores utilizados.

¿Alguna vez te has preguntado por qué las cadenas de comida rápida como McDonald’s, Wendy’s o KFC utilizan el color rojo en sus logotipos o locales? La respuesta es que el rojo estimula el apetito y en el caso de McDonald’s al combinarlo con el amarillo potencia el estímulo pero no te permite relajarte por lo que es poco factible que hagas sobremesa una vez hayas terminado de comer. ¿Sorprendido?

Lo que hay detrás de cada color

  • Blanco: asociado a la pureza y lo inmaculado, a la inocencia y la virtud.
  • Gris: tiene connotaciones muy distintas dependiendo de la cultura, mientras unos la perciben como el color de la mediocridad otros la asocian a la paz, la tranquilidad y la tenacidad.
  • Negro: despierta prestigio, poder, sobriedad, fortaleza y determinación, pero también es un color que se asocia a la muerte, lo desconocido y a lo malvado; sin embargo, en el antiguo Egipto significaba crecimiento y fertilidad.
  • Amarillo: de todos los colores resulta el más ambiguo porque puede percibirse como sinónimo de riqueza, felicidad, abundancia, fuerza y acción pero también como ira, traición, o envidia. En muchas cantidades el amarillo puede llegar a irritar a la persona.
  • Naranja: puede relacionarse con la lujuria, la juventud, la exaltación y optimismo.
  • Rojo: es símbolo de pasión, vitalidad, fuerza, virilidad y peligro. Por ser el color de la sangre lo asociamos a la agresividad y a las sensaciones extremas.
  • Rosado: es el color que representa la amistad, la dulzura, la delicadeza, el amor puro y lo femenino.
  • Púrpura: es un color asociado a la elegancia, al misterio, a lo sofisticado, y a lo misterioso. Era un color muy utilizado en la antigüedad por la realeza y el papado.
  • Azul: es el color de la tranquilidad, la armonía, la confianza, la inteligencia y la frescura.
  • Verde: representa la esperanza, lo ecológico, la relación y bienestar.

¿Qué te ha parecido todo lo que se esconde detrás de un simple color? Seguro ya tiene sentido el porqué tienes un color preferido.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!