Connect with us

Colaboradores

Una princesa que ama la actuación

La princesa actriz está vinculada a varias casas reales

Compartir:
Mayte Navarro

Published

on

Princesa

Theodora de Grecia es la cuarta hija de los reyes Constantino y Ana María de Grecia, una princesa que prefirió los estudios de grabación a las actividades oficiales de la corte, aunque su padre es un monarca sin corona y no tiene competencias oficiales, pues en Grecia no existe monarquía sino una república, pero sí participaba en la vida de la realeza en toda Europa, ahora lo sucede su hijo Pablo, pues la salud de Constantino ha estado algo delicada.

Theodora de Grecia

Theodora se ha convertido en noticia, no porque haya ganado un premio por su trabajo como actriz sino porque contraerá matrimonio con Matthew Kumar, un abogado de 34 años, nacido al sur de California e hijo de Sam y Lonnie Kumar.

La princesa actriz está vinculada a varias casas reales europeas pues es prima hermana del rey Felipe VI, del príncipe heredero del trono de Dinamarca, Federico y de su hermano Joaquín, también es familia del príncipe Felipe de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra. Con esta soberana la unen lazos de afinidad pues ella es su madrina de bautizo. Theodora nació en Londres el 9 de junio de 1983, tiene 35 años. Sus estudios de arte los realizó en la Universidad de Brown en Estados Unidos y en la Universidad del Nordeste, Boston, donde obtuvo la licenciatura en actuación.

Comenzó su trabajo como actriz con algunos pequeños papeles en obras de teatro en Londres y París, luego decidió viajar a Estados Unidos, específicamente a Los Ángeles, donde reside. Debutó en la televisión encarnando a la secretaria Alison Montgomery en la serie The Bold and the beautiful, también tuvo una breve aparición en el film Where did you sleep last night? y en The big Valley.

Theodora

Si bien su título nobiliario no le ha servido como tarjeta de presentación en la meca del cine, continúa trabajando para alcanzar el papel que la consagrará. También ha participado en otras actividades como fue la de posar para el libro de fotografías In the tub, del fotógrafo T. J. Scott, como parte de una campaña organizada por él para crear conciencia sobre el cáncer de mama, enfermedad que había sufrido su madre. 150 famosos se metieron en una bañera, locación elegida por Scott para este trabajo.

Los padres de la princesa Theodora dieron a conocer la noticia a través de un comunicado que no señaló ni la fecha ni el lugar de la ceremonia, aunque muchos aseguran que podría ser en Grecia, donde residen sus padres. Otra incógnita que se han planteado los medios de comunicación es sobre la posible ausencia de los reyes de España. Sólo habrá que esperar. Lo cierto es que en esa boda se verán a muchos miembros de las casas reales europeas.


Mayte Navarro

Compartir:

Colaboradores

Vestirse bien, un acto de amor propio

¡Ámate más y vístete mejor!

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

vestirse bien

Hace algún tiempo hablaba en Belleza XL radio sobre los aciertos y desaciertos de las celebridades en las alfombras rojas de eventos, tenía de invitada a la asesora de imagen Josmar González y me dijo una frase que me quedó en la mente desde ese día: “Vestirse bien es un acto de cortesía con los demás y de amor con uno mismo” a propósito del terrible feedback que tuviera la actriz Melissa McCarthy en la alfombra de los Oscars con un vestido poco favorecedor diseñado por ella misma para los Golden Globes del 2016.

Cuando hablamos de vestirse bien, la gente asume de inmediato tacones, un vestido largo, bordado en lentejuelas, un tuxedo y no necesariamente es esa la realidad. Vestirse bien es usar ropa de nuestra talla, comprar ropa de calidad, tener un closet funcional y no lleno de piezas compradas desde el antojo, por ejemplo.

Vestirse bien también implica usar cosas que estén adecuadas a nuestras necesidades, que hagan resaltar nuestro cuerpo de forma positiva, a sabiendas que la imagen que damos es crucial para muchas cosas de la vida y esto no tiene que ver nada con la talla de ropa que tengamos. Si además te perfilas en altas esferas y te proyectas para situaciones de éxito, ámbitos, círculos de poder es absolutamente clave para tu proyección profesional. Nos guste o no así funciona el mundo real y los estudios hechos basados en la imagen así lo demuestran; cuando menos el 75% de tu imagen estima que la gente lo que ve o recuerda de ti un 75% de las veces es la forma en que estás vestido (a). En  la primera imagen que uno recibe de una persona impacta para siempre y esto va más allá de un mero cliché.

Si algo pude reforzar con el método maravilloso de Marie Kondo es que la ropa tiene un valor que no le hemos sabido dar, es por ello que ella está totalmente en contra de apiñarla en rincones y/ arrugada en montones, porque dice que si tienes gratitud con esta por vestirte no deberías tratarla así. Tu ropa es un reflejo de ti, de tu autoestima, el cómo la cuidas, el como la escoges, todo habla de ti, tu amor propio, tus valores y de cuanto respetas a los demás. Todo se relaciona, aunque a veces no lo entendamos…

Vístete para amarte es mi gran lema, y va para todos (as) pesen lo que pesen, y luzcan como luzcan. A medida de que te ames más, buscarás lucir impecable y no tienes que gastar fortunas en ello.

Pronto les estaré hablando más de esto último.

¡Ámate más y vístete mejor!

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

7 Formas de ejercitar tu resiliencia en situaciones de adversidad

Se trata de una capacidad que tenemos todos

Compartir:

Published

on

resiliencia

Ejercitar la resiliencia personal favorece nuestra salud y nos ayuda a comunicarnos mejor en el trabajo y la vida privada.

Se trata de una capacidad que tenemos todos los seres humanos y podemos aprovecharla en situaciones de adversidad, incertidumbre o desmotivación.

La resiliencia nos permite crecer mentalmente sanos, proyectarnos a futuro y superar las frustraciones, aunque vivamos en dificultades extremas.

Usar la resiliencia implica formas de pensar y conductas que cualquiera puede aprender y desarrollar con ejercicios como estos:

1. Practica el control de tus respuestas dejando de juzgar de inmediato lo que lees o escuchas. Haz una pausa y reflexiona sobre las posibles utilidades de esa información que tienes frente a ti.

2. Aléjate de las fuentes de información que te produzcan desesperanza o ansiedad. Si esos “hechos” no te ayudan a sentir alguna posibilidad de mejora, decide no consumirlos.

3. Conéctate con frecuencia con las personas que te valoran más, te recuerden tus virtudes y te hagan sentir bien. De manera consciente busca leer o escuchar a personas de las que aprendes. Todas ellas te hacen ver otras realidades y oportunidades.

4. Recuerda tus logros y fortalezas, aunque parezcan pequeños. Es un ejercicio que oxigena el alma porque conecta tu cerebro con tu potencial, tus capacidades y con los recursos que te brindan estabilidad emocional.

5. Cultiva un lenguaje de posibilidades. Recuerda que las palabras que más usamos en el día a día determinan nuestras emociones. Por ejemplo, quéjate  menos de lo que no puedes cambiar o no sabes, y define tus opciones de acción con lo que sí sabes y controlas.

6. Practica la bondad y ayuda a otros en circunstancias adversas. Sentirás que eres útil y que siempre puedes hacer algo frente a las dificultades.

7. Practica el agradecimiento de manera activa. El hábito de sentirse agradecido y expresarlo tiene profundos efectos físicos y emocionales. Solo necesitamos estar pendientes de aprovechar cada oportunidad para ejercitarlo.

Ten presente que la resiliencia es una fuerza humana que todos llevamos dentro. A veces se duerme. Pero siempre podemos despertarla y mantenerla activa.


Juan Carlos Jiménez es empresario, consultor, profesor y conferencista en marketing, ventas, atención al cliente, cultura corporativa, valores y liderazgo.

Compartir:
Continuar Leyendo

Colaboradores

La industria de tallas grandes y sus extremos

¿Has vivido alguno de estos escenarios?

Compartir:
Jennifer Barreto-Leyva

Published

on

Tallas grandes

Si hay una industria en el mundo de la moda donde uno no puede aburrirse, es en la parte o sector de las tallas grandes. No solo porque abundan las polémicas, sino porque surgen cosas absurdas, extremistas, risibles y hasta divertidas de vez en cuando…

Conversaba con un querido amigo sobre moda en tallas grandes recientemente y entendí muchas cosas de por qué los varones no están interesados en el tema, una de ellas es porque no se lo inculcan como a nosotras desde niños, porque se supone que estas son cosas de mujeres nada más, cuando es totalmente falso; la moda es y debe ser siempre para todos(as), pero además de eso me hablaba de la falta de opciones, de que le aburría salir a comprar porque encontraba lo mismo. Él, un hombre de casi 50 años, de talla grande, con pena al hablar del tema, habló sin desparpajos esta vez. Inclusive entre risas me decía: “Jen, hace años compré mi bañador y no tengo interés en comprar otro, ¿sabes por qué? Porque estoy seguro que voy a encontrar las mismas tediosas opciones. No me emociona para nada el asunto”; ahí en ese justo momento empecé a comprender muchas cosas, pero lo más interesante vino después, y es que me mostraba orgulloso su última compra, una camisa casual, de manga larga, en un precio infumable absolutamente. Entré en horror y pánico a la vez. Grité: “¡Pero con lo que pagaste por esa camisa puedes comprar un país entero!”; mi horror venía de que además de ser una pieza común, no era de diseñador, ni hecha a medida ni nada. Entonces el sobreprecio era solo porque sí. Fatal…Y eso es la moda en tallas grandes: extremos.

Cuando finalmente se consiguen opciones son bastante costosas y con mucho que desear en la calidad y el fitting, cuando miramos hacia las pocas ofertas de calidad, entonces los costos salen de lo desproporcionado por lejos. No hay un punto medio al cual echar mano. El consumidor a todas estas queda totalmente huérfano. Este es un debate perpetuo que tímidamente comienza a plantearse y a conversarse ya directamente con diseñadores y proveedores. Está lejos, muy lejos de llegarse a un punto medio, de sanearse las bases del marketing, la calidad de las prendas, queda un camino largo y tedioso por recorrer, que al menos en Argentina va avanzando con la aprobación de la discusión de la “Ley de talles”, ley que regula todo este tema en la nación del tango y los vinos tintos. Este es un tema que está realmente crudo y que mientras sigamos con miedo de reclamar un mercado de altura, que se parezca más a nosotros –como debe ser- y menos a las mentes cerradas que dominan esta industria, más difícil será que esos cambios que tanto queremos se materialicen. No basta con reclamar tímidamente desde redes sociales, hay que llevarlo más allá…

¿Has vivido alguno de los escenarios aquí descritos? Coméntame, iniciemos el sano debate, visibilicemos el tema.

¡Hasta la próxima!

Compartir:
Continuar Leyendo
A %d blogueros les gusta esto: