Connect with us

Cine & Tv

“Volvieron para quedarse” por Antonio Vasco

“Will & Grace” cambió la TV y nos alegra tenerlos de vuelta. Esta nueva temporada demuestra que Will, Grace, Karen y Jack, volvieron para quedarse

Antonio Vasco

Published

on

“Will and Grace” en inglés significa voluntad y gracia, pero esta combinación de palabras también da nombre a la primera serie en horario de máxima audiencia en la televisión de E.E.U.U., protagonizada por personajes abiertamente homosexuales como protagonistas, continuando la presencia destacada de personajes LGBTQ en la televisión abierta que empezó Ellen DeGeneres con su histórica salida del armario en la serie The Ellen DeGeneres Show.

Pese a no alcanzar la popularidad internacional que obtuvo “Friends”, “Will & Grace” cambió la televisión para siempre, promedió más de 13,7 millones de espectadores durante 187 episodios, divididos en 8 temporadas e hizo historia desde su estreno el 21 de septiembre de 1998, cuando NBC desafió a la audiencia, demostrando que el público no solo estaba preparado para estos personajes e historias que la serie contaba, sino que además lo querían.

Recordemos que los protagonistas, el abogado Will Truman (Eric McCormack) y la diseñadora de interiores Grace Adler (Debra Messing) no hipnotizaron al público solos, contaron con la participación de sus amigos, la excéntrica, adinerada e inclemente Karen Walker (Megan Mullally), y el frívolo, superficial y alocado Jack McFarland (Sean Hayes). La química entre los cuatro actores era evidente, sumada a unos guiones llenos de diálogos y momentos que incluían referencias políticas, sexuales, de alcohol y de drogas, que tenían gran ingenio y divertían al público, algo atípico para la época en una cadena tan tradicional como NBC.

En mayo de 2012, durante la transmisión del programa “Meet the Press” el entonces vicepresidente de EE.UU., Joe Biden dijo que pensaba que la serie se había convertido en una influencia dentro del pensamiento americano en materia de derechos LGBTQ. Biden dijo: “Yo creo que “Will & Grace” hizo más para educar al público americano que casi cualquier cosa que nadie ha hecho nunca. La gente teme a lo diferente. Ahora están empezando a entender”. Afirmó además, que estaba “absolutamente cómodo” con el matrimonio del mismo sexo.

Pero la comunidad LGBTQ no se conformó con estos pequeños guiños en favor de las relaciones homosexuales. Will Truman era un hombre guapo, inteligente, simpático y con una carrera exitosa. Sin embargo, su vida sentimental era inexistente. Durante las ocho temporadas la relación más importante que tuvo Will sucede justo antes del primer capítulo, duró 7 años, pero solo apareció en un episodio. En la tercera temporada el abogado inicia una relación con un periodista deportivo, rol interpretado por el actor Patrick Dempsey (Grey’s Anatomy) quien se negaba a salir del closet, impidiendo su relación con Will y perdiendo así la oportunidad los guionistas de seguir abordando el tema de las relaciones entre hombres de forma más natural. Es hasta el final de la sexta temporada que aparece Vince (Bobby Cannavale), un policía con el que Will mantiene una relación importante hasta el final de la serie. Por su lado, Grace no deja de establecer citas para conseguir pareja que se convierten en tema de tramas llenas humor dentro de la serie, haciendo de su sexualidad algo completamente normal. En el caso de Will esos momentos no suceden nunca. El reto para la cadena, los productores y guionistas, era que debían lograr normalizar la homosexualidad, pero sin arriesgarse tanto que incomodara a los espectadores más conservadores.

En un capítulo de la segunda temporada los guionistas respondieron a las quejas de la audiencia sobre la falta de momentos afectuosos entre hombres en la serie, creando una trama en la que Will y Jack se indignan por la ausencia de besos “gays” en televisión, y durante una manifestación retransmitida en directo, ambos se besan, rompiéndose uno de los grandes tabúes de la televisión, un beso entre 2 hombres. Al respecto, el vicepresidente Joe Biden durante un discurso en apoyo al matrimonio igualitario, dijo que esa escena había sido clave en la lucha de la comunidad LGBTQ por la igualdad.

Will & Grace no fue perfecta durante sus 8 temporadas, pero ayudó a reconocer hasta su capítulo final en el 2006, que los homosexuales existían y además mostró qué en una relación sentimental entre dos personas homosexuales, existen las mismas luces y las mismas sombras que en una entre dos personas heterosexuales.

Estos exitosos recuerdos le valieron a todo su equipo, diez años después, su regreso unos meses antes de las elecciones estadounidenses de 2016, cuando los cuatro protagonistas se juntaron para grabar un anuncio en apoyo a la candidatura de Hillary Clinton. En ese momento regresó la magia y 7 millones de fans enloquecieron con el video. NBC no dudó en pensar regresar 11 años después con una nueva temporada, idea que a los actores y creadores también les pareció muy buena.

Es así como el pasado 28 de septiembre se estrenó en los Estados Unidos una nueva temporada de “Will & Grace”, con sus protagonistas originales y hasta el mismo apartamento en donde sucedía la mayor parte de la trama.

El problema era cómo arrancar esta nueva edición, después del capítulo final de la serie en la octava temporada en donde Will y Grace toman rumbos separados con esposos e hijos. Los creadores de la serie Max Mutchnick y David Kohan decidieron solucionarlo de la manera más sencilla: obviar ese episodio. Revivir la magia en el punto en el que se quedaron antes de esa separación era la clave, por ello pensaron que lo mejor era volver a tener a los cuatro amigos viviendo juntos, Jack de vecino y Karen haciendo sus apariciones.

“Si hubiésemos continuado donde dejamos en el capítulo final, que algunas personas amaron y otras no tanto, no estaríamos haciendo esto” comentó Eric McCormack a Entertainment Weekly.

Sin embargo, ya no vivimos en la década de los noventa y los creadores de la serie, Max Mutchnick y David Kohan se enfrentarán ahora a una generación de espectadores y críticos muy diferente. “Will & Grace” debe y necesita de nuevo ir más allá. Ya no será suficiente tener un protagonista gay como centro de la acción, necesitamos más normalidad en su manera de afrontar la vida y las relaciones entre personas del mismo sexo, personajes que muestren todo tipo de diversidad sexual, pero sin perder su extraordinaria química entre sus protagonistas y el gran dominio de humor en sus “gags”.

Durante años “Will & Grace” obtuvo semanalmente los veinte minutos más divertidos de la televisión. En 2004 todos sus personajes fueron incluidos dentro de los 100 mejores personajes de televisión. En 2012, The Washington Post clasificó a “Will & Grace” como la novena mejor comedia de la NBC de todos los tiempos. Por todo esto, NBC volvió a demostrar su confianza en la serie extendiendo esta temporada del regreso a 16 episodios y ya confirmó una segunda, incluso ya se sabe que Michelle Obama va a aparecer en uno de los episodios.

Definitivamente Will, Grace, Karen y Jack, volvieron para quedarse.

Por Antonio Vasco

Continue Reading
Click para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cine & Tv

‘En Navidad… y hacia el Oscar’

Estas son solo algunas de las películas que, según nuestra experta en cine Moraima Blanco, serán incluídas en las candidaturas al Oscar

Moraima Blanco

Published

on

Ya estamos inmersos en la maravillosa energía del mes durante el cual la Humanidad vive, ama, siente y actúa de manera positivamente diferente, benditamente poseída por un espíritu solidario, generoso, altruista, alegre y, a la vez, muy introspectivo, recóndito,-tan elevado y etéreo como humano- que hace ver a la gente más hermosa y bondadosa.        

Es Diciembre y aunque para algunos grupos humanos del Universo dicotómico y multisensorial su entorno general sea inhóspito, privativo de derechos, distante de la paz y/o carente de aquello que debería ser parte de su Navidad… la esperanza renace en todos los ámbitos y puntos geográficos de nuestro planeta cuando el Espíritu Navideño, tan arraigado en millones de almas, se apodera de él con su colorido, alegría nostálgica, música propia, sed de nuevo comienzo y esas costumbres -casi genéticas- tan relacionadas con nuestro recorrido cronológico.

Hoy, a través de esta Columna, quiero concentrarme en enviar a quienes la lean la mejor energía posible, cargada del mayor deseo de evolución global a todo nivel y equilibrio ecológico, justicia y paz… y un gran abrazo de solidaridad, amor, unión y fé…

…Y al entrar en materia en cuanto al tema al cual se dedica, mencionaré unas cuantas películas, las cuales, en mi opinión, pueden conformar el privilegiado grupo de ellas que acaparará la atención del mundo al ser incluídas en las candidaturas al premio cinematográfico más famoso: el ‘Oscar’, ya que, apenas comienza cada nuevo año (en enero), son dados a conocer públicamente todos sus Nominados y esa premiación es un Evento que aglutina a su alrededor millones de miradas (quizás el primero que acapara su atención inmediatamente después de la Navidad). Para hacer ‘ligerita’ y digerible la Columna de hoy, en fechas en las cuales casi toda la gente ‘corre’ debido a la cantidad de actividades que genera la Época (y casi toda la gente ‘contra reloj’), sólo mencionaré ese grupo de películas, sin agregar muchos detalles acerca de ellas -ya lo haré el próximo año, ya que se hará  imprescindible, de acuerdo a acontecimientos que lo ameritarán-. Ellas son las siguientes:

  1. ‘Phantom Thread’, dirigida por Paul Thomas Anderson, aliado nuevamente al actor Daniel Day Lewis, dos veces ganador como ‘Mejor Actor’.
  2. ‘Darkest Hour’, de Joe Wright, con un Gary Oldman irreconocible en su caracterización de Sir. Winston Churchill, junto a John Hurt (recientemente fallecido) y Kristin Scott Thomas.
  3. ‘Downsizing’, del director Alexander Payne, cuyas películas ‘Sideways’ (Entre Copas), ‘The Descendents’ y ‘Nebraska’ fueron nominadas al Oscar como ‘Mejor Film’ e incluso las dos primeras también a ‘Mejor Guion’. Al reparto pertenecen Matt Damon, Kristen Wiig, Christophe Waltz, Alec Baldwin, Neil Patrick Harris y Jason Sudeikis.
  4. ‘Call Me By Your Name’, de Luca Guadagnino, de muy destacada figuración en el Festival de Sundance (el más importante de Cine Independiente Estadounidense).
  5. ‘Detroit’, dirigida por Kathryn Bigelow, única mujer , hasta ahora, ganadora del Oscar a la ‘Mejor Dirección’… A su reparto pertenecen John Krasinski y Anthonie Mackie.
  6. ‘Murder on the Orient Express’, nueva adaptación al Cine de la obra de Agatha Christie, dirigida y protagonizada por el actor Kenneth Brannagh, como el famoso detective Hercules Poirot, con un reparto muy interesante: Johnny Depp, Josh Gadd, Judi Dench, Michelle Pfeiffer, Penélope Cruz y William Dafoe entre sus integrantes.
  7. ‘Marie Magdalene’, de Garth Davis (director de ‘Lion’). Otra adaptación con un reparto muy atractivo y peculiar, conformado en las figuras principales por tres actores cuyo ‘aroma a Oscar’ es permanente: Rooney Mara, interpretando a María Magdalena, Joaquin Phoenix como Jesús (¡Imperdible!) y Chiwetwer Ejiofor, quien es el apóstol Pedro.
  8. ‘The Post’, dirigida por Steven Spielberg, protagonizado centralmente por Tom Hanks y Meryl Streep.
  9. ‘Wonderstruck’, del director Todd Haynes, injustamente obviado por la Academia en la entrega anterior del Oscar, con su excelente ‘Carol’. Adaptación de la novela infantil homónima de Brian Selznick (autor del libro en el cual está inspirada la película ‘Hugo’, de Martin Scorsese). Cuenta paralelamente dos historias interconectadas de manera muy extraña. Julianne Moore y Michelle Wiliams son dos de sus protagonistas.
  10. ‘Mud Bound’, de la directora Dee Rees. Film que causó sensación en el Festival de Sundance. Historia de racismo y trauma post-bélico, en cuyo reprto figuran Carey Mulligan, Jason Clark y la extraordinaria vocalista Mary J. Blige.
  11. ‘Happy End’, de Michael Haneke. Drama famiriar, al igual que su premiadísima ‘Amour’, en un contexto político-social de la crisis migratoria en Europa, con Isabelle Huppart, Mathiew Kassovitz y Jean-Louis Trintignant.

Me falta mencionar otro grupo de películas, casi infaltables entre las futuras nominadas al Oscar  (lo cual haré en un futuro muy próximo), entre ellas varias a las cuales he dedicado esta Columna, disponibles en este mismo WebSite. Estas últimas son: ‘Dunkirk’ (Christopher Nolan), ‘Mother!’ (Darren Aronofsky), ‘The Glass Castle’ (Destin Daniel Cretton), ‘The Beguiled’ (Sofía Coppola), ‘The Shape of Water’ (Guillermo Del Toro) y ‘Wonder Wheel’ (Woody Allen).

Deseando a ustedes una Navidad lo más recuperable y feliz posible, por encima de cualquier crisis existente, me uniré a su recorrido 2018 hacia el próximo ‘Oscar’.

 ‘Phantom Thread de Paul Thomas Anderson

‘Murder on the Orient Express’ de Kenneth Brannagh:

Por: Moraima BLanco

Continuar Leyendo

Cine & Tv

‘Maracaibo’ entre aguas de Argentina y Venezuela

‘Maracaibo’ es la tercera obra del argentino Miguel Ángel Rocca. Una película intimista, en la cual no abunda el diálogo, sino más bien la gestualidad

Moraima Blanco

Published

on

Hoy me refiero a una película argentina, realizada en coproducción con Venezuela, cuyo nombre es muy venezolano (‘Maracaibo’), cuya historia es muy universal y acerca de cuya relación con esa ciudad -Capital del Estado Zulia, ubicado al extremo noroccidental de nuestro País-, no comentaré absolutamente nada, ya que no tendría ningún sentido revelar ese ‘detallito’ antes de que ustedes viesen una de sus escenas más importantes… La intriga está allí… Hubo quienes, tanto en la Prensa argentina como en algunos blogs, consideraron que debía llamarse de otra manera. Mi opinión, al haber visto la citada escena, es que está justificado su nombre, aún cuando no signifique algo de lo que hayamos podido imaginar antes de entrar a la Sala para verla.

‘Maracaibo’, tercer film del director, guionista y productor argentino Miguel Ángel Rocca, luego de ‘Arizona Sur’ (la cual dirigió junto a su coterráneo Daniel Pensa en 2007) y ‘La Mala Verdad’ (2010), ingresó muy recientemente a la cartelera venezolana (17 de noviembre 2017), dos días después de haber concursado en la Selección Oficial del Festival de Huelva, España (nov.14), cuya Edición No.  43 fue inaugurada con un homenaje al actor argentino Darío Grandinetti, la proyección de la cinta ‘Pescador’, de José Glusman –la nueva protagonizada por él- y otras dos películas de su país (una de ellas, ‘Maracaibo’), habiendo sido estrenada en Argentina el 6 de abril de este mismo año.

Su director (Rocca) es un apasionado investigador del tema ‘relación padre-hijo’ y la manera como los hijos pueden ver afectada su vida por el afán de sus padres de que ella sea forjada ‘a su imagen y semejanza’. La Culpa y la Venganza, en torno al Duelo, conforman el hilo conductor de su tercera Obra, en la cual plantea esta vez el tema a través de una realidad dura, inesperada e irremediable. La duda sobre si lo andado y decidido ha sido correcto y si aquello que considerábamos incorrecto en realidad lo es o lo fue… La venganza como mecanismo de ‘transposición de la expiación’ al ver en la culpa de otro y las acciones ajenas el propio reflejo y la propia culpa, surgida de aquello que no logramos, pudimos o quisimos evitar. La sensación agobiante de un final inacabado e injusto. La comprensión final de la esencia de las cosas y los seres como bálsamo de redención y consuelo por lo inevitable e irreversible… Y lo peor, lo más fuerte y menos evidente: Una segunda Culpa, la real, lapidaria, secreta; más trágica y deplorable; la cual muchos, al salir de la Sala, aún no han podido ver… Algo subyacente, muy delicado, terrible, infinitamente peor.

El director ha declarado que, inicialmente, ideó para su guion un drama, el cual se transformó en tragedia, surgida de una interrogante: “¿En qué momento un padre descubre que su hijo no es la proyección de él? ¿En qué momento siente que debe ‘soltar’, ‘abandonar’, ‘dejar hacer’, sin tener que preguntarse por qué todo no es como lo esperó?”…  y ha aclarado que luego asoció todo esto al tema de la elección sexual “no porque me interesaba directamente en este caso, sino como vía hacia el desarrollo psicológico de la trama, como una ‘elección de ser’ y al indagar sobre los más usuales resultados de tomar decisiones contrarias a las que los padres desean, la investigación condujo hacia el padre como figura central”.

En el reparto reposa gran parte del interés que pueda despertar el relato, pues a cargo del padre está un gran actor: Jorge Marrale (protagonista principal de ‘El Papa Francisco’). Su colega médico y gran amigo es interpretado por Alejandro Paker, en una actuación que considero sencillamente adorable, por lo natural y creíble. En cuanto a la madre, de ella se encarga Mercedes Morán, quien no necesita tampoco hacer esfuerzo alguno para que emane de ella una buena actuación: Madre que hace espacio en su dolor a la solidaridad y la discreción. Ellos tres, básicamente, son eficiente soporte para la trama, la hacen creíble, comunican emociones que la enriquecen y ‘llenan’ la lentitud con la cual transcurre la mayoría de las escenas. El resto del elenco ha desempeñado bien su trabajo, aunque la sub-trama policial no logra ‘engancharme’ y detesté (o) la escena de la pelea. El detenido por confesión de homicidio es Interpretado por Nicolás Francella, hijo de un ‘enorme’ actor: Guillermo Francella (de los mejores de ese país y uno de mis favoritos). Matías Mayer es el intérprete de Facundo (el hijo de Gustavo y Cristina) y Luis Machín el de Hugo, padre del detenido. Sobre la intervención del actor venezolano José Joaquín Araujo (Damián), opino que es de corta duración, pero acertada. En cuanto a la proyección de un film (cortometraje) dentro del film, es, sin duda, un muy beneficioso elemento para el discurrir de la historia… y de una gran relevancia.

‘Maracaibo’ es una película intimista, en la cual no abunda el diálogo, sino más bien la gestualidad. El Guion ha sido escrito por su director, Miguel Ángel Rocca, junto a Maximiliano González. A cargo de la Producción están el argentino Daniel Pensa -con quien Rocca dirigió conjuntamente ‘Arizona  Sur’, su Ópera Prima, hace diez años- y el productor venezolano Gil Molina. La Música pertenece al pianista venezolano Olegario Díaz. Su distribución en Venezuela es potestad y tarea de ‘Gran Cine’, Organismo nuestro, afiliado a la Confederación Internacional de Cines de Arte y Ensayo (CICAE), con sede en París, Francia y ganador del más reciente Premio Monseñor Pellín, como ‘Empresa de Cine 2017 en Venezuela’.

La película compitió, en marzo de este año, en el Festival de Cine de Guadalajara, México, y lo hizo también en ‘Pantalla Pinamar’, Argentina, como Preestreno; también lo hizo en la Selección Oficial de los Festivales de Shanghái (China) y Huelva (España). Su historia ‘navega’ entre aguas argentinas y venezolanas; su ‘nave’ está anclada entre ambas, en espera de ‘zarpar’ pronto hacia Trieste (Italia) y Santiago de Compostela (España), a competir en los respectivos Festivales de Cine de ambas poblaciones europeas.

Por Moraima Blanco

Continuar Leyendo

Cine & Tv

Por qué ‘Citizen Kane’ antes que ‘Casablanca’ por Moraima Blanco

Citizen Kane es un clásico del cine que nos sorprende, nos genera tensión, nos encanta. Moraima Blanco nos cuenta por qué está antes que ‘Casablanca’

Moraima Blanco

Published

on

Una película ha sido considerada desde hace muchos años y por casi todos los grupos de expertos ‘La Mejor de Todos los Tiempos’, aún por encima de ese Clásico adorable –al cual dediqué hace ya algunas semanas esta Columna- llamado ‘Casablanca’, el cual mucha gente se pregunta por qué no ha logrado desalojarle de ese primer lugar tan defendido y ratificado a nivel mundial en suficiente cantidad de oportunidades. Eso es lo que exploraremos hoy acá: Las razones por las cuales ‘Citizen Kane’, film ganador de un solo Oscar, dirigido en 1941 por Orson Welles, no ha tenido un rival con el suficiente poder para derribarle de inamovible pedestal…

De ellas, la fundamental -además de su comprobadísima calidad- es que todos los elementos que la integran le hacen diferente, al no haber sido usados antes por otros directores: La Innovación que representó para el mundo del Cine, en cuanto a Dirección de Fotografía, Música y, por sobre todo, su Estructura Narrativa o manera de presentar al público, frente a las cámaras, la historia narrada. Esa diferencia está indisolublemente ligada al hecho de haber sido Hollywood quien, de forma directa, buscó a Welles para pedirle que la dirigiese, concediéndole absoluta libertad para ‘contarla’ desde su óptica, sin tener que hacer frente previamente a control de censura alguno y encargándose además él mismo de su Casting y la elección de su Equipo de Filmación, algo nunca antes visto en el seno de la Industria Hollywoodense, menos aún tratándose, como en este caso, de un director debutante, todo lo cual convierte a ‘Citizen Kane’ en el primer film ‘independiente’ emanado de la ‘Meca del Cine’ y, por tanto -al no tener que hacer concesiones-, en un ‘producto’ mucho más artístico que comercial, en el cual la calidad máxima es absoluta prioridad.

Si a todo ello agregamos la particularidad de que Orson Welles, su director, fue también el autor del Guión (junto a Herman J. Mankiewicz), su productor (en compañía de George Schaefer) y su actor protagonista central, tenemos frente a nosotros a una verdadera Obra Maestra, de rasgos absolutamente excepcionales, debido a que el producto final de toda esa excepcionalidad logró ser la mayor calidad deseada … De allí la dificultad de cualquier otra película durante todo estos años transcurridos desde su estreno en los años 40’s -pasando por su reestreno en el territorio de los Estados Unidos durante la década 50’s- hasta la fecha, de destronarla como única campeona de todos los tiempos en el ranking cinematográfico mundial.

Lideró durante casi cincuenta años el Listado de ‘Las 10 Mejores Películas’ publicado por la Revista ‘Sight & Sound’ como resultado de sus votaciones. En dos oportunidades (1958 y 2007) fue la No.1 de la Lista “AFI’s 100 Años… 100 Películas” emanada del ‘American Film Institute’. Pero, pese a que contó con el apoyo de la Crítica desde el comienzo, dada su calidad asombrosa e inusual, fue todo un fracaso en taquilla (inicialmente). El factor decisivo para que se recuperase en cuanto al apoyo del público y, por consiguiente, en relación a su recaudación, fue el gran espaldarazo recibido por parte de muchos críticos franceses, el cual contribuyó a que fuese reestrenada en Estados Unidos 15 años después (en 1956), convirtiéndose entonces en un gran éxito y siendo apreciada entonces  de manera mucho más justa tanto por los críticos como por el público de su territorio originario.

Estuvo nominada al Oscar en nueve (9) Categorías (Mejor: Película, Director, Guión Original, Actor Principal, Fotografía, Dirección de Arte, Montaje -o Edición-, Sonido y Banda Sonora) y obtuvo sólo una de esas estatuillas (Mejor Guión Original). Narra la historia de Charles Foster Kane, personaje inspirado en el magnate de los medios de comunicación William Randolph Hearst y, a la manera de ver de muchos, también en el propio Welles, su director e intérprete, lo cual motivó que Hearst prohibiera a su Cadena de Diarios todo tipo de mención a la película cuando fue estrenada, ya que en ella se muestra la deformación sufrida por el objetivo original de su personaje central al ejercer el periodismo, al cual había sido guiado por un supuesto ideal de servicio social, desinteresado y altruista, que degeneró en la búsqueda inescrupulosa del poder a través de los Medios. La historia cuenta el desarrollo de la investigación de un periodista sobre el hecho de que este magnate de la Prensa haya pronunciado, justo antes de morir, una palabra (“Rosebud”) y el significado que ésta podría tener.

Datos Curiosos sobre ‘Citizen Kane’

  1. La película fue abucheada en la Ceremonia de Entrega de los Oscar, en 1941, cada vez que fue mencionada alguna de sus nueve (9) nominaciones.
  2. Debido a innumerables contratiempos durante su filmación, ‘RKO’ (su Distribuidora inicial, ya que ahora lo es ‘Warner Bros’), violó el contrado firmado con Orson Welles, apropiándose de su siguiente película (‘The Magnificent Ampersons’) y cambiando su final por uno convencional, en contra de la voluntad de él, lo cual le hizo marcharse a Europa.
  3. Steven Spielberg compró en 1.982, por 60.500 dólares, uno de los tres trineos ‘Rosebud’ usados en la escena final de la película, el único de ellos que no se quemó durante la filmación. En su película ‘Raiders of the Lost Ark’ (1981) rindió tributo a ‘Citizen Kane’ mediante su escena final, la cual fue ubicada por él dentro del Almacén del Gobierno. Además, dijo: ”Rosebud siempre girará sobre mi máquina de escribir, para recordarme que en las películas lo primero es la calidad”.

Por todo lo que he comentado acá hoy y por mucho más… ‘Citizen Kane’ es considerada ‘La Mejor de Todos los Tiempos’, incluso por sobre la adorable ‘Casablanca’. ¿Por qué ‘Citizen Kane’ antes que Casablanca?

Por Moraima Blanco

Continuar Leyendo
Web Goldea