Haciendo de lo ordinario, algo extraordinario

Hoy, tratando de hacer de lo ordinario algo extraordinario, quiero  compartir con ustedes una versión distinta del típico plan “vamos al cine”. Porque si de algo no nos queda duda, es que a todos los habitantes de esta ciudad, nos encanta ir al cine y es un punto de encuentro indiscutible para todas las edades y gustos, y es que ¿a quién no le gusta disfrutar de una buena película? Por eso hoy les traigo tres opciones para deleitarse con una tarde de cine, sin recurrir a lo habitual.

El primer lugar para disfrutar de una buena película, saliéndonos de lo común, es el Centro de Arte Los Galpones, en donde todos los sábados al caer el sol, sus jardines se llenan de sillas, mantas y cojines, sirviendo de escenario para amigos y enamorados, que teniendo las estrellas como techo, se disponen a disfrutar un momento distinto. Ver una película, tener  el cielo sobre ti, un ambiente inigualable, además de la magia que se siente desde que atraviesas sus portones, es la combinación perfecta para que quieras regresar sábado tras sábado (lo digo por experiencia propia).

Otra idea excelente, es dentro de una sala de cine, pero les prometo que el plan, (al igual que todos los planes que nos gustan) se sale de lo común. Olvídense del típico corre corre para ver el estreno del momento. En este caso, algo que me encanta es ir los miércoles en la tarde a los espacios del Trasnocho Cultural, en el centro comercial Paseo las Mercedes, en donde podrán disfrutar de la proyección de algún clásico cinematográfico. Películas que tal vez no hemos tenido la oportunidad de ver y que esta sala de cine nos ofrece. Es un plan increíble, en una de las salas de cine con más mística que he visitado hasta ahora. Y algo que no puedo dejar de mencionar,  es la experiencia única que estos espacios nos brindan, sobre todo por la atención de las personas que allí trabajan.

Otro de mis planes predilectos, es ir religiosamente a los #MiércolesDePelícula en la sala V.I.P  de D.O.C. Restaurant en Los Palos Grandes, en donde se proyectan películas gastronómicas, siempre rodeados de personas de lujo llevando adelante conversatorios, cine foros, tertulias…  Además con unos pasapalos sinigual en la ciudad. Lo que más me gusta de este plan, es que es justo a mitad de semana, y es ideal para desconectarnos de la rutina por un par de horas y disfrutar de lo bueno que nos ofrece Caracas, también les confieso que a mí me ha servido para aprender cosas nuevas, conocer gente maravillosa y conectarme con muchos proyectos loables. Eso es sólo una minúscula parte de todo lo que brinda este restaurant, que más que una comida o una película, termina convirtiéndose en una experiencia.

Aún sigo descubriendo formas no tradicionales de ir al cine, así que si les gustó podemos hacer una segunda parte de este tema. ¿Qué dicen? Lo importante es que mientras estamos #RecorriendoCaracas busquemos alternativas y vivamos nuestra ciudad de la forma más creativa posible, porque sin duda alguna es #MásAmorYMenosCaos

Por: Lety Tovar

Lety Tovar
Lic. en Estudios Internacionales -UCV Descubriendo y compartiendo mi ciudad💛 Caracas, Venezuela📍 #MásAmorYMenosCaos🍃
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!