¿Aprietas mucho la mandíbula? Esto te puede ayudar

mandíbula

La concepción de que el año 2020 ha sido uno de los más estresantes parece ser generalizada y ampliamente aceptada; y es que las razones para estar estresado ciertamente abundaron. El estrés se manifiesta de distintas maneras en el cuerpo humano, y pese al hecho de que cada quien tiene una manera particular de canalizarlo, una se volvió especialmente común esta temporada; esta es la presión inconsciente de la mandíbula.

Sandra Chiu, acupunturista propietaria de Brooklyn’s Lanshin Clinic y Michael Apa, dentista estético de la clínica estética APA de Nueva York han tenido que hacer frente al exorbitante aumento de casos dentro de sus clientes este año.

Apretar la mandíbula, aunque podría parecer algo sin importancia, está directamente relacionado con un sinfín de condiciones y patologías que van desde encías hinchadas, hasta otras más serias relacionados con el desgaste de los dientes y la correcta movilidad mecánica de la mandíbula.

Tal como lo explica el dermatólogo neoyorquino Robert Anolik, visualmente, apretar la mandíbula puede provocar un masetero agrandado (el prominente músculo masticatorio que va desde el pómulo hasta la línea de la mandíbula), a medida que se fortalece la base del músculo cerca de la parte posterior de la mandíbula se agranda y puede hacer que la mandíbula parezca cuadrada.

Pero hay más, ya que la piel también se puede ver afectada como consecuencia de un flujo sanguíneo deficiente que eventualmente evita que la piel pueda recibir nutrientes y oxígeno. Las consecuencias van desde enrojecimiento, hasta mejillas caídas como consecuencia de la acumulación de líquidos.

¡Pero no te preocupes! No todo son malas noticias. Existen diferentes formas de prevenir las terribles consecuencias de este enemigo silencioso.

Auto-masajearse

Probablemente la más simple y rápida de las medidas que se puede tomar en contra de la presión inconsciente de la mandíbula son los masajes. Masajear suavemente nuestras mandíbulas fácilmente puede relajar los músculos e incentivar el flujo sanguíneo que tanto requerimos para el cuidado de nuestra piel.

Una sesión de acupuntura jamás sobra

Una buena acupunturista podrá estimular de manera apropiada el sistema nervioso y podrá aplicar acupuntura para regular los sistemas del organismo interrumpidos por la presión atípica de la mandíbula. También podrá ejercer tratamiento para partes del cuerpo vinculadas con la mandíbula, tales como son el cuello y los hombros.

Un “Night Guard” dental podría ayudar

Los “Night Guard” son protectores de silicona que se crean adaptados a la forma dental de cada individuo, que funcionan como amortiguadores de la presión que se ejerce en la mandíbula durante las horas de sueño.

¡Visita a tu dermatólogo de confianza!

Algunos dermatólogos han conseguido resultados satisfactorios a través del uso de neuromoduladores como el botox, ya que éste puede ayudar a relajar la base del musculo cerca de la mandíbula y reducir su tamaño. Vale decir que el efecto del botox, a diferencia de sus efectos en el tratamiento de arrugas y líneas faciales, no es inmediato; pero sin duda alguna, la espera de unas pocas semanas pueden valer la pena.

Lo clásico siempre funciona

No debemos olvidar que, a fin de cuentas, estamos hablando de una consecuencia del estrés; así que tratar las fuentes del estrés, es también tratar y prevenir la presión mandibular. Elementos básicos como la meditación, la buena hidratación y dormir 8 horas pueden hacer cambios inimaginables. De esta manera, dormir lo necesario, tomar mucha agua (o ingerir frutas como el melón o la patilla que son casi en un 90% agua), así como tomar 15 minutos diarios para respirar de manera relajada y consciente, pueden dar un giro de 180 grados a tu vida. Seguro tu cuerpo te lo agradecerá.

Alexandra Hidalgo
Disfruto del orden que habita en el caos de ahí mi amor por la moda, la fotografía, los libros y mis peleas con lo absurdo.
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!