Connect with us

Chanel

Penélope Cruz: de actriz a embajadora de Chanel

La actriz y modelo española, Penélope Cruz, será la imagen de la próxima campaña de la colección Crucero 2018/19

Compartir:

Published

on

La casa de moda francesa Chanel dio a conocer que la nueva embajadora de su prestigiosa firma será la actriz y modelo española Penélope Cruz, quien además fungirá como la imagen de la próxima campaña de la colección Crucero 2018/19 fotografiada por Karl Lagerfeld, el diseñador de modas más influyente.

En la Semana de la Moda de París se pudo ver a Penélope en el desfile de Chanel Alta Costura otoño-invierno 2018/2019, en el Grand Palais de París, donde afirmó estar emocionada por tal nombramiento.

En declaraciones ofrecidas al diario El país, la nueva imagen de Chanel, Penélope Cruz afirmó que “es un auténtico orgullo ser embajadora de Chanel” e indicó que “es una casa con la que he trabajado a menudo en los últimos 20 años, porque me han vestido para muchos eventos”

Asimismo, la actriz declaró a la revista Women’s Wear Daily que Chanel “Es una marca icónica y Karl es un genio”.

Para comenzar a desempeñar su función de embajadora de Chanel, Penélope lució un diseño muy característico de la firma, resaltando el típico look parisino con un vestido de tweed, una boina ladeada, un minibolso con cadena y tacones nude.

Algunos personajes emblemáticos de Penélope Cruz:

* La niña de tus ojos (1998)

Fue la primera película que protagonizó y estuvo dirigida por Fernando Trueba, quien la haría interpretar a Macarena de Granada. Posteriormente este rodaje recibió 18 nominaciones a los Goya. Gracias a este trabajo obtuvo el premio a Mejor actriz protagonista.

 

 

 

* Volver, Pedro Almodóvar (2006)

En su segundo trabajo con el cineasta Pedro Almodovar,  le tocó interpretara Raimunda, una protagonista con muchas ínfulas  y  gracia. Penélope fue la primera actriz española nominada en los Premios Oscar, como mejor actriz principal; obtuvo el premio a la mejor interpretación femenina en el Festival de Cannes; el Goya a la mejor actriz y el premio a la mejor interpretación femenina en los Hollywood Adwards.

 

*  Nine (2009)

Dio vida al personaje de Carla, una mujer sensual, sumisa y dispuesta a todo por amor, que se transformaba cuando canta y se dejaba llevar por los sueños. El papel que desempeñó en este musical le confirió su tercera nominación a los Globos de Oro como mejor actriz secundaria.

 

 

* Piratas del Caribe: en mareas extrañas (2011)

Interpretó a Angélica, una pirata de origen andaluz, que se convierte en aliada a la fuerza del capitán Jack Sparrow interpretado por el actor Johnny Depp, para continuar la búsqueda de la Fuente de la Eterna Juventud.

Sin dudas esta famosa actriz ha logrado desenvolverse muy bien el mundo cinematográfico y ha superado cada reto, gracias los personajes que le ha tocado interpretar.

La diversidad de emblemáticos personajes hace de Penélope Cruz una mujer versátil y capaz de cumplir distintas funciones, hoy le toca representar con gran ahínco y glamour el papel de ser la embajadora de la prestigiosa firma francesa Chanel, donde la veremos brillar una vez más.

#CHANELHauteCouture #karllagerfeld

A post shared by Penélope Cruz (@penelopecruzoficial) on

Compartir:

Chanel

Tendremos un nuevo Grand Palais para el 2024

Desde el 2005 Karl Lagerfeld ha usado la atmósfera del Grand Palais para montar espectaculares sets de las colecciones de la maison Chanel

Compartir:

Published

on

Para los que aún no han tenido la suerte de poner un pie sobre una de las capitales del mundo; la ciudades de París se divide por “distritos” numerados, formalmente llamados arrondissement; estos sectores parisinos van del 1 al 20 en forma de scargot rodeando el Río Sena.

Sin desestimar a barrios y monumentos increíbles fuera del primero, podemos casi afirmar que el 1er Arrondissement, el más turístico de todos, es el centro antiguo de la cuidad de París, el cual está dividido por cuatro barrios: Saint-Germain-l’Auxerrois,  Les Halles, Palais-Royal y la hermosa Place Vendôme. 

El barrio Palais-Royal es un espacio bastante querido por las grandes casas de moda francesas; el Grand Palais, Petit Palais y el dorado Puente Alexander III conforman un importante spot monumental, que han sido escenarios de importantes desfiles e históricas exposiciones de moda.

Entre ellas la casa Chanel, quien de la mano de su Director Creativo, Karl Lagerfeld comenzó a usar la atmósfera del Grand Palais para montar espectaculares sets de las colecciones de la maison Chanel desde el año 2005.

Por lo que no nos sorprende que Chanel sea el único patrocinador del proyecto de renovación del histórico Grand Palais; obras de reconstrucción con un presupuesto de 466 millones de euros, monto sobre el cual la casa Chanel dona 25 millones de euros, trabajos que serán llevadas a cabo por el estudio francés LAN con el fin de aumentar la capacidad del palacio y asegurar la adaptación del espacio a nuevos conceptos de museos e incrementar la seguridad.

Las fechas que se manejan es el inicio del proyecto para el año 2020, en el mes de diciembre y se calcula que la capital francesa dirá à bientôt al Grand Palais hasta el 2023, año para el cual se tiene prevista la reapertura parcial del espacio histórico, ya que la remodelación culmina al año siguiente.

Compartir:
Continuar Leyendo

Celebridades

Mademoiselle Prive by Chanel

Mademoiselle Prive es una exhibición que presenta el viaje de los orígenes de la casa de moda más famosa del mundo

Compartir:

Published

on

Hace algunas semanas, la casa Chanel abrió las puertas de la lujosa exposición en la cuidad de LondresMademoiselle Prive fue el nombre que la marca dio a una exhibición que presenta el viaje de los orígenes de la casa de moda más famosa del mundo. Las creaciones de Mademoiselle Chanel y Karl Lagerfeld capturan las paredes con carisma, personalidad y el espíritu irrelevante que caracteriza a ambos. Un trabajo impecable que Chanel como maison de mode implica.

La exposición “Mademoiselle Privé” de Londres fue un derroche de creatividad que realza la Haute Couture, la colección de “Bijoux de Diamants” creada en 1932 y CHANEL N°5 estuvieron expuestas en la galería de tres pisos; una verdadera casa de alta costura que propuso una aventura llena de libertad e innovación con la firma de Gabrielle Chanel.

Este 2018 la exposición se despidió del antiguo continente para continuar su viaje hasta Hong Kong, donde permanecerá desde el 13 de enero hasta el 10 de Febrero.

Mademoiselle Privé” de Hong Kong tiene un concepto bastante diferente al de Londres, el pasado 13 de enero la exposición abrió sus puertas con una glamourosa fiesta que tuvo al increíble productor Pharell Williams como invitado sobre el escenario.

Todo indica que el mood de la expo de alta costura tiene un target más juvenil, a pesar de ser una exhibición de joyas y prendas de alta costura, @Chanel en Instagram a dejado ver a la irónica figura de Mademoiselle Chanel rondando por las calles de Hong Kongsaltando de un lugar a otro, esperando por entrar al Privé.

De tener la oportunidad, no dejen de visitar  “Mademoiselle Privé” en la iluminada ciudad china, y si el timing de la exhibición no cuadra con tus planes, síguele la pista desde las redes sociales.

Compartir:
Continuar Leyendo

Chanel

Gabrielle Chanel, una rebelde de corazón

Para algunos Gabrielle Chanel va ligado al número cinco, su eterno talismán. Fue la segunda de cinco hermanos. En hebreo su nombre significa fuerza y poder. La etimología demarcó de una u otra forma su existencia rodeada en un halo de vanguardia y superación personal.

Compartir:
Jennifer Albornoz

Published

on

En su nombre convergen cual afluentes infalibles la elegancia, el esmero, el carácter de una mujer con templanza, un nombre que ha permanecido incólume por décadas y la atemporalidad. Para algunos Gabrielle Chanel va ligado al número cinco, su eterno talismán. Fue la segunda de cinco hermanos. En hebreo su nombre significa fuerza y poder. La etimología demarcó de una u otra forma su existencia rodeada en un halo de vanguardia y superación personal.

Pese al imaginario popular, su acta de nacimiento indicó que ella nació el 19 de agosto de 1883 en la Casa de Caridad en Saumur, Francia, en medio de un hogar con dificultades económicas. Tal documento reveló que era hija ilegítima de Albert Chanel y Jeanne Devolle. Sus padres no tuvieron nada que ver en la escogencia del nombre. Una monja la llamó Gabrielle.

 

Albert y Jeanne se casaron varios años después de su nacimiento, este le daba un trato cruel a su madre, haciéndola trabajar al máximo de sus capacidades. Aunque Jeanne sufría de asma y se ahogaba con regularidad, para él este no era motivo de piedad alguna. El 16 febrero de 1895, la hallaron muerta a la edad de 33 años. El destino no parecía promisorio para Gabrielle. Como si de una obra de la dramaturgia francesa se tratase, su padre Albert, la internó junto a sus hermanos Julia y a Antoinette en el orfanato romano de Aubazine. Alphonse y Lucien fueron entregados a una familia desalmada.  El padre de Gabrielle nunca quiso volver a ver a sus hijos, este desaire marcó profundamente su espíritu, al punto de anhelar fervientemente ser amada por cualquier hombre.

Al respecto, en pleno auge de su carrera, Coco como la llamaban cariñosamente sus allegados, reveló que en su infancia solo deseaba ser querida. “Todos los días pensaba en cómo quitarme la vida, aunque, en el fondo, ya estaba muerta. Solo el orgullo me salvó”.

El encuentro con la costura

La joven Gabrielle aprendió a bordar a mano, coser y planchar impecablemente durante su estadía en el orfanato. Al cumplir 18 años de edad, la trasladaron a Notre Dame, internado religioso en el que estuvo hasta los 21 años. Durante esta época, amaba diseñar sombreros, era una excelente costurera, tanto que pudo conseguir empleo con rapidez. En medio de las andanzas propias de la juventud, Gabrielle conoció el café La Rotonde, de Moulins, quedó tan impactada con el mundo de la música y las artes, que quiso dedicarse por completo a ello. Su deseo se hizo realidad y consiguió un contrato en este lugar. Aunque no tenía destrezas musicales y su repertorio no era el más variado, el público la aceptó. Uno de sus clásicos fue el sonsonete ¿Quién ha visto a Coco en el Trocadero? De esta melodía surgió su sobrenombre Coco. A ella le resultaba tan melodioso que decidió adoptarlo como nombre antepuesto a su apellido Chanel.

Una mujer, muchos amores

Su corazón no fue de un solo hombre, esa necesidad de ser amada desde niña la condujo a conocer muchos pretendientes. Uno de ellos fue el playboy Etienne Balsan, adinerado, bien parecido y enamoradizo empedernido. Etienne cautivó a Coco con el lujo de su castillo, los buenos modales, las fiestas a todo dar y particularmente con su pasión compartida por el mundo ecuestre. Él la invitó a pasar unos días a Royallieu, su castillo del siglo XIII, su amante oficial la cortesana Emilienne d´Alenne, no fue impedimento para consumar este amorío. Allí Coco se deleitaba al diseñar pantalones para mujer, esta los encargaba al sastre del pueblo, los corsés, vestidos recargados y sombreros de la Belle Époque no eran lo suyo. En Royallieu impuso su estilo, lucía faldas largas rectas armonizadas con blusones hasta la cadera. Look que complementaba con un sombrero de ala ancha.

Tal fue el frenesí entre Coco y Etienne que su cortesana no pudo resistir el profundo amor que ambos se manifestaban. El cierre de este ciclo fue sencillo. Emilienne abandonó a Etienne y él enserió su relación con Coco. La pareja viajó a París, en este lugar de ensueño quedó prendada de la “Ciudad de las luces”. Su halo de magia la cautivó al punto de querer desarrollarse como diseñadora. Sus primeros pasos fueron allí, decidió emprender un pasatiempo para sus amigas de Royallieu: crearles sombreros sencillos, pero llenos de allure.

En esa época conoció a un socialité a quien apodaban Boy, un inglés amigo de Etienne, afamado por ser un atinado jugador de polo. Este hombre culto, emprendedor, encantador y elegante fue el segundo amor de Coco. Su familia pertenecía a los más altos círculos financieros de Londres y París. El magnetismo entre ambos fue instantáneo. Ella le manifestó en una de sus tantas tertulias, la necesidad de obtener un préstamo para crear un pequeño atelier en París. Conversación en la que Etienne estuvo presente, desdeñando esa idea, le manifestó que esos sombreros para mujeres no la llevarían a ningún lado. Sin embargo, Boy no tenía la misma opinión, por el contrario, observaba un gran talento en Coco.

No obstante, Etienne accedió al sueño de Coco y le prestó la planta baja de uno de sus apartamentos de soltero. Coco se mudó y el resto es historia. En 1910, Boy la financió y abrió la primera tienda Chanel en el 21 de la rue Cambon de París. La relación con Etienne llegó a su fin, Coco y Boy se amaron intensamente. Gracias a él, Coco pudo conocer otros círculos más distinguidos donde sus creaciones fueron solicitadas por la nobleza y las estrellas de la época.

 

 

El camino del éxito

 

En el año 1913, inauguró una tienda en el exclusivo balneario de Deauville, centro de la aristocracia de la época. En la maison incluyó ropa femenina, sencilla y funcional. Entre sus creaciones no se encontraban los corsés tan incómodos de la Belle Époque. En ese período Coco pudo haber sido madre, quedó embarazada de Boy, aunque una mala jugada del destino la hizo abortar y quedar esteril de por vida.

En pleno estallido de la Primera Guerra Mundial, la pareja seguía siendo afortunada en sus negocios. Ella abrió en 1915 una nueva tienda en Biarritz. La rueda del destino dictaminó el fin. Luego de 8 años juntos, Boy rompió su relación para casarse con lady Diana Wyndham, hija de lord Ribblesdale. Como era de esperarse, el mundo de Coco se desmoronó en un santiamén, quiebre que  se dio en pleno auge de su carrera. Las mujeres de la alta sociedad solicitaban sus pantalones de satén blanco, como un guiño a la liberación femenina que llegaría con el fin de la guerra. La Gran Manzana hasta el mismísimo Buenos Aires, en Argentina sucumbían a la simpleza y elegancia de Chanel.

Como un mero acto de rebeldía, la dolida visionaria de la moda, decidió adquirir La Milanaise, villa situada en los alrededores de París, acto seguido de cortarse el cabello al estilo garçon. Para ella esto era un símbolo de emancipación, su larga cabellera azabache era amada por Boy. Sin embargo, como la relación había terminado, su cabello ya no tenía ninguna importancia. Las parisinas quedaron tan maravilladas con su decisión que emularon inmediatamente este corte de cabello, volviéndose en un clásico hasta nuestros días. Boy y Coco se reconciliarían años después, siendo amantes furtivos con una pasión que pocos podían tener.

El ascenso de una rebelde

Todo parecía ir bien en la vida de Chanel, sus negocios habían prosperado vertiginosamente, por ello abandonó el local número 21 de la rue Cambon para extenderlo. Después se trasladó al número 31 de la misma calle, cambio que significó una evolución de ser una modista a couturière. Introdujo el Chanel suit atreviéndose a subir la falda desde el tobillo hasta encima de la rodilla. Extendió su boutique del 31 de la rue Cambon hasta los números 27 y 29.

Los momentos felices de Coco parecían ser esporádicos, el hado funesto la siguió hasta sus últimos días. En 1919, Boy tuvo un accidente automovilístico que le ocasionó la muerte. El jugador de polo se dirigía a verse con su esposa por las fiestas de Navidad. Al enterarse, Gabrielle tomó un vehículo para ver con sus propios ojos a quien fuera el amor de su vida. Después de esta imagen, abandonó La Milanaise para instalarse en la villa Bel Respiro, en Garches.

Al superar la tristeza y el luto Gabrielle lanzó en 1921 su perfume Chanel No. 5. Acontecimiento que vivió de la mano del químico perfumista Ernest Beaux. Coco creó una fragancia con 80 notas entremezcladas, la aceptación fue tal que se volvió en un clásico.

Las estrellas de Hollywood sucumbieron a esta fragancia, Marilyn Monroe declaró en una entrevista que no podía irse a la cama sin usar Chanel Nro 5.

En 1931,  fue contratada por los estudios MGM, su transacción fue tan jugosa que ascendió al millón de dólares. Una de las cláusulas del mismo indicaba que Coco debía viajar a Los Ángeles dos veces al año. Al emprender su trayecto pudo conocer a la gran Greta Garbo, quien sería una de predilectas en la meca del cine. La prensa reseñó este encuentro con el título “Dos reinas se conocen”. Además de vestir a Greta, Gloria Swanson, Marlene Dietrich y Katharine Hepburn fueron otras de las actrices que lucieron sus creaciones.

Por si fuera poco, la vida de Chanel estuvo rodeada de artistas, fue amiga y amante del pintor surreal Salvador Dalí, se dice que vivieron juntos durante seis meses, en compañía de su esposa Gala.  En sus propias palabras tuvieron un tórrido romance solo “para fastidiar a Gala”. El genio de la pintura tuvo gran importancia en su vida, de hecho el único cuadro que ella poseyó es de su autoría. El lienzo exhibía unas espigas de trigo sobre un fondo negro. Tales  serían el símbolo de la alta costura. Por este motivo, Coco lo colgó en su tienda de la rue Cambon.

En plena Segunda Guerra Mundial y a los 58 años de edad, Chanel abandonó París  y se fue a Suiza. Regresó a Francia en 1954 y a los 71, reabrió su casa de moda. A los 80 años, su perfume seguía liderizando los best sellers. Ella amaba el trabajo con toda su alma, pese a ser multimillonaria, no paraba de laborar ni siquiera un día. Aunque, en la intimidad era una mujer solitaria.  Soledad que la visitó en una fría y ostentosa habitación del hotel Ritz de París, hasta llevarse su vida a los 87 años de edad. La modista falleció el 10 de enero de 1971,  fecha en que esta rebelde de corazón trascendió al pináculo inmortal de las más memorables de la historia.

Un icono y 5 apreciaciones

Hoy a 134 años de su nacimiento quisimos rendirle tributo en TendencyBook, a través de cinco personalidades que se han dedicado al mundo de la moda en Venezuela:

“Considero que su influjo más importante fue el haber sido de las primeras mujeres en llevar pantalones. Fue la pionera en demostrar lo sofisticación del de look masculino en la mujer, y las piezas “basics”, aún cuando vivía en una época en la que las mujeres de la sociedad utilizaban únicamente faldas y excesos. Esa elegantísima sencillez que nos enseñó ha sido su mejor aporte. Soy amante de llevar pantalones para cualquier ocasión, incluso para el evento más elegante, soy amante de cómo luce un buen conjunto de pantalón y chaqueta en una mujer, esa es parte de su herencia”.

Constanza Oquendo, diseñadora de modas

“Definitivamente, Coco Chanel ha sido una gran influencia para mi trabajo y también he aprendido muchas lecciones al leer varias de sus biografías, y la más exacta de ellas “L’irrégulière” de la escritora Edmonde Charles-Roux. Una de sus grandes lecciones es el arte de reinventarse en cada etapa de su vida para ser siempre una triunfadora. La gran capacidad de trabajo de Coco, es otra de las lecciones que he aprendido de ella, el arte de rodearse con artistas como Jean Cocteau , Pierre Wertheimer, Diaghilev, escritores como Raymond Radiguet o Colette. Ella llevó el arte a la moda con inteligencia, estilo y clase”.

Titina Penzini, diseñadora de joyas y fashionista 

 “Coco Chanel ha influido en la visión de la moda de todos los que trabajamos en esta industria. Es increíble ver como su propuesta continua vigente, tomando como referencia las primeras piezas que creó. Lo que me gusta de ella es que instauró un vestuario etéreo, que más allá de lo femenino se fijó en incorporar códigos del vestuario masculino de una manera muy sutil, desafiando paradigmas y esto todavía se mantiene vigente. Si existe una casa que imponga tendencias, esa es Chanel”.

Gianfranco Berardinelli, periodista de moda

“Creo que la tenacidad de Gabrielle Chanel es algo admirable de destacar. A pesar de las circunstancias de la época fue muy fiel a sí misma y logró desarrollarse ante episodios que marcaron la historia del mundo. Por eso se encuentra entre una de las pioneras y referencia imprescindible al hablar de moda”.

Jorge Malavé, fashion brand builder

“Ella entendió que la moda debe tratarse más sobre practicidad y comodidad. También me inspiró muchísimo en que Coco fue fiel creyente de que el estilo no tenía nada que ver con la clase social. Liberó la silueta femenina de corsés cada vez más ceñidos, con una figura mucho más andrógina y effortless”.

Marvin Vicente Vargas, fotógrafo de moda

 

Compartir:
Continuar Leyendo