Chanel Métiers d’Art: de vuelta a los ‘30 en el Ritz

Al son de Puttin’ On the Ritz, Chanel presentó su colección 2016/2017, una tonada perfecta para transportarnos al París de los años 30, la cúpula de los académicos y eruditos literarios y musicales, las calles que caminó Hemingway, Fitzgerald (Zelda y Scott), Luis Buñuel, y las maravillas de la opulencia del Ritz en su época dorada, residencia de Coco Chanel por más de 37 años.

Karl Lagerfeld llevó a la casa parisina de vuelta a su hogar, en un show donde no se escatimó en detalles que embelesaran a la audiencia con finuras propias de la alcurnia cosmopolita de los años 30. El ambiente fue una extravaganza navideña y nostálgica; el público fue sentado en mesas para la cena y mientras los comensales disfrutaban de la comida, la música se encendió dando por comenzado el desfile, creando una naturaleza relajada, de paseo y compartir, más que una simple catwalk.

Los modelos, de la talla de Cara Delevingne, Sofia Richie, Lottie Moss, Georgia May Jagger, Pharrell Williams, Natalie Westling, Mica Arganaraz y Mariacarla Boscono (entre otros), recorrían el espacio del gran salón, danzando y no caminando alrededor de los asistentes.

Karl Lagerfeld llevó a la casa parisina de vuelta a su hogar, en un show donde no se escatimó en detalles que embelesaran a la audiencia con finuras propias de la alcurnia cosmopolita de los años 30.

Sin duda, la añoranza y melancolía por los años treinta se fundamentaron en las piezas de la colección de esta temporada de Chanel, enfocada en obras perfectas para la noche (y bien combinadas también para el día). La indiscutible chaqueta Chanel, con su clásico corte, fue una de las prendas más vistosas, bordadas con perlas y flores, a la que se le dio la vuelta a través de diferentes cortes como chaqueta de torero o bolero.

Las faldas (de distintos largos) y los pantalones de corte clásico fueron desarrollados con la misma tela bordada clásica de la marca, en beige, negro y grises, paletas tradicionales de Chanel, combinados con detalles como perlas y lentejuelas que le dieron viveza y maravilla nocturnal a las piezas.

¿El hair y el styling de los modelos?

“El cabello era fresco y casual, en colas de caballo sueltas y en bucle medio cayendo, que estaban vestidas con seda Chanel grande y flores de tul y velos en un guiño a otra era.” – Sam McKnight, estilista del desfile.

El desfile pareció un sueño sacado de la mente de Woody Allen, como su película «Midnight In Paris», que nos dejó una sensación de goce y deleite pero, sobre todo, de añoranza por la soberbia época de los treinta.

Disfruta del desfile y coméntanos qué te pareció en @TendencyBook.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!