7 mitos sobre la crianza en madera del vino

vino

Alabada y disfrutada por algunos y criticada por otros tantos, la crianza del vino en madera es un tema controversial y aquí comentamos siete de los mitos más frecuentes:

  1. Vale la pena pagar por “madera nueva”. Hasta hace pocos años la inscripción “madera nueva” era sinónimo de calidad y un mayor costo asociado a ésta. Para bien de todos, cada vez más personas entienden que cuando la madera es protagonista al punto de encubrir o distorsionar las señas de identidad del vino eso no es para nada deseable y cada vez menos importa si la madera es nueva o tiene un par de usos.
  2. Puede “mejorar” un vino. Basta decir que una de las pocas certezas en el mundo del vino es que el buen producto se hace en el viñedo, en bodega apenas si se le pueden hacer algunos retoques.
  3. Aporta potencia al vino. Los mejores usos de la madera simplemente redondean el vino y aportan matices de especias, chocolates, ahumados, entre otros. La potencia suele ser inherente a la fruta.
  4. Los vinos sin madera son más honestos Hay varietales que son literalmente construidos a partir de levaduras seleccionadas y diversas correcciones hasta alcanzar un sabor estándar de determinada variedad con lo que terminan por ser vinos muy intervenidos pese a no tener paso alguno por madera. Por su parte, hay vinos que usan levaduras indígenas y que no se filtran por lo que, pese a su paso por madera, son bastante más fieles a su origen, a su terroir.
  5. Madera es madera no importa cómo venga. De un tiempo a esta parte el consumidor puede toparse con una diferencia muy importante en las etiquetas de vino: cuando se habla de contacto con la madera y cuando se menciona el paso por barrica. En realidad el contacto generalmente se refiere al uso de chips de madera que se agregan al vino para que aporten algún sabor, realmente no tiene comparación con el paso por madera y tiene poco sentido pagar un excedente importante de precio por las notas leves de los chips.
  6. Voy a encontrar aromas y sabores “a madera” en mi vino. Realmente sólo habrá algún asomo de madera en vinos en los que hay un uso excesivo de la madera por lo demás se expresará en notas de vainilla, coco, ahumado, chocolate, café, tabaco, entre otros.
  7. Los vinos de guarda necesariamente llevan madera. Volvemos a un tema que ya hemos comentado: el vino nace y se hace en el viñedo, en la bodega apenas se ajustan algunas cosas para darle su forma final. En la actualidad, tanto vinos elaborados con uvas de plantas muy antiguas, así como vinos criados en huevos de hormigón y otros tipos de tanque pueden desarrollarse muy bien en botella.
¡NO sigas este enlace o serás bloqueado en este sitio!