Lo que no sabías de la protección solar

protección solar

 

Que esté nublado, que llueva, nieve o haga frío y que estés cubierta de pies a cabeza con ropa no quiere decir que pases desapercibida ante los rayos ultravioleta. Hacen el mismo daño o más los rayos del «sol de invierno» que el «sol de verano». Y es que obviamos que están y pensamos que la protección solar es sólo cosa de la época de verano. No se puede estar más equivocada.

Rayos UVB

Son los de verano, los que te broncean, a los que temes y por los que crees que son los únicos por los que hay que protegerse. Constituyen el 5% de radiación ultravioleta que nos llega del sol y su energía tiene tanta fuerza que son capaces de atravesar ventanas y ropa fina hasta llegar a la piel.

Provocan quemaduras ya que se reflejan fácilmente por lo que puedes llegar a recibir un 17% más de concentración de UVB a través de la arena y mayor aún, de la nieve.

Rayos UVA

Alcanzan toda la superficie de la tierra y tienen lugar durante todo el año, incluso en los días más fríos y más cubiertos de nubes. Constituyen el 95% de la radiación ultravioleta y también atraviesan ropa ligera o cristales. Sin embargo, esta «no duele» (como sí lo hace una exposición prolongada a los UVB) y debido a esto, no nos damos cuenta de que penetran hasta las capas más profundas de la piel, generando radicales libres y provocando alteraciones celulares que causan envejecimiento, manchas e incluso melanoma.

1- Playa: Lo importante de estos foto protectores es que sean resistentes al agua, ya que los baños desgastan la capa protectora que crean las cremas solares. Que una crema sea resistente al agua significa que estaremos protegidos en el agua hasta 40 minutos sin que pierda efectividad. Pasado ese tiempo, hay que replicar la crema para volver a estar protegidos. Las lociones solares  que no son «water resistant» pierden la efectividad nada más entrar en contacto con el agua. También deben ser de amplio espectro y que protejan de los rayos UVA y UVB

2-Montaña: El factor determinante de un protector solar para la montaña es que sea de alto espectro ya que, al estar a más altura, los rayos atacan  directamente. Además, en épocas de nieve, ésta refleja hasta el doble los rayos. Así, debemos utilizar una protección alta, mínimo de 30 además en las montañas podemos estar expuestos a menores temperaturas de la que nuestro cutis está habituado.

3-Ciudad: Es posible que pienses que no es necesario tener protección solar si te quedas en la ciudad o tienes unas vacaciones urbanas. pero los rayos del sol llegan a nuestra piel. Además, si estás de turismo, pasas muchas más horas en la calle que en el día a día laboral. También es importante recordar las zonas sensibles como las orejas, lunares o nariz.

En el ajetreo de la vida diaria normalmente se nos olvida el paso tan importante que es la protección solar, por eso una excelente recomendación para protegernos en cualquier ambiente es el protector solar de Solar Expertise de L’Oréal que posee la protección que necesitamos en su empaque podrán ver que especifican la protección ante los rayos UVB Y UVA, resistente al agua y además con vitamina E para nutrir nuestra piel, también poseen la increíble versión para los mas pequeños que les encanta estar expuestos al sol.

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!